Una ley contra la excesiva temporalidad

johnk