Una herramienta para comenzar a diseñar tu plan de innovación

johnk

Por innovación podemos entender muchas cosas. En mi caso la defino como el proceso por el que la dirección de una organización apuesta por realizar un diagnóstico de situación, teniendo en cuanta los recursos internos y externos, el contexto en el que se desarrolla la actividad y con foco en el cliente y en sus necesidades adopta decisiones para hacer las cosas de forma distinta a la tradicional logrando mejores resultados en aspectos como la eficiencia, rentabilidad, imagen, reputación o felicidad.

El proceso de innovar puede tener que centrarse en cómo se organiza un despacho, en cómo se gestiona o en cómo se presta el servicio/desarrolla el negocio.  

Puede así servir para lograr ofrecer nuevos productos o servicios, rediseñar los que ya se prestan o reorganizar los procesos, organigramas y políticas internas.

Pero innovar no es sencillo y requiere la voluntad decidida de los líderes de ponerse en marcha; conocimiento; metodología y dedicación de recursos (financieros, humanos y materiales) para hacerse realidad.

Es una realidad que a muchos despachos de abogados les está costando mucho dar el paso necesario para innovar. 

El proceso de innovar exige investigar, analizar, reflexionar, tomar decisiones, planificar, ejecutar y revisar y es circular, en el sentido, de que requiere mejora continua. 

En 2010 dos profesores de la Universidad de Lausana, Alexander Osterwalder e Yves Pigneur presentaron un libro titulado «Business Model Generation: A  Handbook for Visionaries, Game Changers, and Challengers» (Generación de modelos de negocio: Un manual para visionarios, cambiadores de juego y retadores), con una de las herramientas que más éxito ha tenido en el ámbito del emprendimiento, el llamado Business Canvas (en adelante, BC).

¿En qué consiste?

La palabra inglesa “Canvas” significa en español lienzo y la palabra, «business», negocio. 

Se trata de una plantilla reutilizable, estructurada en 9 cajas, que deben ser cumplimentadas en un orden determinado por quien desea diseñar un plan de negocio.

Es una herramienta fácil de entender y de utilizar y que ha servicio a miles de emprendedores para ordenar sus ideas y comprender si sus negocios son o no viables, determinar si tienen los recursos y son capaces de llevar a cabo las acciones clave para hacerlos realidad.

Las 9 secciones de las que se compone el BC son:

Segmentos de clientes.Propuesta de valor.Canales de distribución.Relación con clientes.Fuentes de ingresos.Actividades principales.Recursos clave.Alianzas estratégicas o socios clave.Estructura de costos.

Hay otras formas, más sofisticadas, de estructurar un plan de innovación, pero para personas que se inician en el mundo de la innovación, claramente este modelo puede servir para dar los primeros pasos.

El BC incluye todos los elementos clave para un negocio y por tanto es una excelente solución para diagnosticar cualquier tipo de organización y tomar decisiones.

Deja un comentario