Squire Patton Boggs refuerza su posición en el mercado de renovables

johnk

El mercado de energías renovables en España resiste a la crisis y a la inflación y los proyectos de refinanciación así como las operaciones y transacciones de fusiones y adquisiciones (M&A) se mantienen.

En este tipo de asuntos de gran complejidad parecen indispensables que fondos de inversión, bancos y empresas cuenten con abogados especializados en la materia.

En este periodo de tiempo, los bufetes han creado potentes equipos de energía, que en muchas ocasiones crean equipos transversales con los abogados de regulatorio y sector público.

Frente a firmas como CMS Albiñana Suárez de Lezo, Cuatrecasas, Gómez-Acebo & Pombo o Watson Farley Williams, entre otros, despachos como Squire Patton Boggs han encontrado su sitio y posicionamiento.

En el caso de Squire Patton Boggs la práctica de energía y recursos naturales ha tenido una tradición en los últimos años tanto en EEUU como en Europa y más tarde en Oriente Medio y Asia Pacífico.

En España en los últimos cinco años se viene apostando por el asesoramiento a esta industria emergente, tanto a nivel de refinanciación de proyectos como en la gestión de operaciones de M&A que se puedan formalizar.

El despacho acaba de asesorar al fondo de deuda Ben Oldman Unitranche Bridge Fund S.à.r.l., el vehículo de inversión de la gestora de inversión alternativa Ben Oldman, en  la financiación del proyecto “unitranche full merchant” con la filial española de Mithrasol Ltd, un promotor hispano-británico e IPP (productores independientes de energía).

Para este jurista “los proyectos son 11 plantas fotovoltaicas en Andalucía y Castilla-La Mancha. Este fondo cuenta con el apoyo del Banco Europeo de Inversiones (BEI) como inversor principal.

A principios de este año, Ben Oldman constituyó el vehículo de inversión Ben Oldman Unitranche Bridge Fund S.à.r.l con una capacidad de inversión total de 200 millones de euros, de los cuales el BEI se comprometió a participar con hasta 100 millones de euros”.

El valor global del proyecto promovido por Mithrasol supera los 35 millones de euros de costes de inversión.  La empresa está asesorada por el bufete King Wood Mallesons; tiene una importante cartera de proyectos en desarrollo en España, para ello cuenta con una gran número de activos en desarrollo.

La estrategia de esta firma global es crear equipos transversales lo que hace que confluyan  los equipos que dirigen los socios Manuel Mingot, responsable de refinanciación bancario; con Teresa Zueco, responsable de mercantil y socia directora de la firma y el área regulatoria y de derecho público que ahora dirige Antonio Bañón que se incorporó a este despacho este mes de marzo procedente de Deloitte Legal.

Antonio Bañón dirige el área regulatoria y de derecho público de esta firma.

Refuerzo en regulatorio importante

“La incorporación de Bañón es clave, no podemos olvidar que estos proyectos el inversor o banco financiador te pide tu experiencia transaccional de la parte de financiación de proyectos como de M&A como de la parte de asesoramiento legal en todo lo que tiene que ver con terrenos, contratos del proyecto, no solo en España sino también para dar este servicio a clientes internacionales que necesitan esa información”, indica Mingot.

El despacho acaba de celebrar una cumbre europea en Madrid en la que estuvieron presentes el CEO a nivel global Mark Ruehlmann, por el socio director europeo, Jonathan Jones y por el director global de estrategia Sthephen Mahon.

También asistieron los socios directores de la oficina de Milán, de París y de Frankfurt, así como los responsables a nivel mundial de prácticas como “private equity” (capital privado), inmobiliario y laboral.

En estas reuniones de trabajo se valoró bastante el giro que ha dado Teresa Zueco a Squire Patton Boggs en España, con incorporaciones de primer nivel en diferentes prácticas.

El despacho se muestra activo en esta industria a nivel de operaciones.

“España por sus recursos solares eólicos reúne las condiciones para ser una de las potencias mundiales en el desarrollo de inversión de energía renovables”, subraya.

Para este jurista “se dan todas las condiciones con esos recursos, al igual que con el hidrógeno que también se está utilizando bastante. Al mismo tiempo junto a los contratistas del sector hay fondos, bancos y entidades financieras que apuestan por estos proyectos”, indica

Este experto recuerda que nuestro país tiene en Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) con objetivos de desarrollo de capacidad instalada muy importante.

A nivel de transacciones Mingot revela que “hemos estado activos tanto con entidades financieras y bancos como con fondos. Las entidades financieras y bancos siguen manteniendo su apetito por las energías renovables y financiación de proyectos”.

Inversiones rentables pero arriesgadas

Otra cuestión que destaca es que “al mismo tiempo han llegado nuevos actores que están deseando financiar proyectos de este tipo. Estos fondos impulsan proyectos ‘full merchant’ (comerciante de pleno derecho): no tienen cobertura de precio ni subsidio ni retribución o tarifa regulada y la retribución es por el precio pool. Son inversiones arriesgadas a catorce o quince años, habitualmente”.

Otra de las operaciones en las que Squire Patton Boggs ha tenido presencia relevante tiene que ver con Capital Energy, uno de los mayores promotores de energías renovables en nuestro pais junto a la presencia de Iberdrola y Endesa.

Una firma que con la construcción de parques eólicos y fotovoltaicos da trabajo a diferentes despachos de abogados porque sus necesidades de financiación para este tipo de proyectos son importantes.

En esta ocasión el equipo del departamento financiero de Squire Patton Boggs en Madrid ha asesorado al gestor de activos francés Eiffel Investment Group en una línea de financiación de 75 millones de euros al promotor español de energías renovables Capital Energy.

La línea de financiación se realiza a través de pagarés senior emitidos por Capital Energy y colocados de forma privada en fondos gestionados por Eiffel Investment Group. La línea financiará la construcción de cinco parques eólicos y una planta fotovoltaica propiedad de Capital Energy, que suman un total de 234 MW.

Asesores muy especializados

“Nuestro papel en este tipo de operaciones es asesorar en la operación de financiación, eso conlleva hace una ‘due dilligence’ o auditoria legal previa del proyecto y de la sociedad; preparar los documentos financieros y contratos y asesorar en el cumplimiento de las condiciones precedentes que son numerosas por las licencias y autorizaciones administrativas que tienen estos proyectos”.

Recuerda que nuestro país “tiene amplia superficie de terrenos para instalar plantas solares o parque eólicos. Toda esa documentación hay que revisarlo, sobre todo si trabajas para un fondo internacional inversor”.

“A nivel de entidades financieras, estás cuentan con su equipo legal, pero en el caso de los fondos confían mucho en los despachos de abogados y en las opiniones legales que podemos darle. Cada fondo suele elegir su bufete legal confiando que la documentación esté bien preparada y que la ‘due dilligence’ este bien hecha”.

Sobre el futuro de esta actividad, Manuel Mingot cree que por el momento no se está viendo afectado por el escenario de inflación que hay a nivel internacional. “Se mantiene el crecimiento en M&A de este tipo de operaciones al igual que en financiación de proyectos con estas características. Por encima de la inflación hay otros problemas como son el cambio climático y la transición energética- Nuestro país tiene objetivos ambiciosos reflejados en el PNIEC”.

Para este jurista “esos objetivos van a suponer la puesta en marcha de diferentes proyectos en energías renovables que van a necesitan una financiación específica y el asesoramiento de abogados expertos en esta práctica. Esto hace que nuestro país siga siendo un referente mundial en energía renovables. Esto significa que la tarta es grande y hay participación para firmas legales que tengan una práctica consolidada”.

Deja un comentario