Relevo de fiscalistas en  Deloitte Legal: Nicolás de Gaviria recoge el testigo de Luis Fernando Guerra como socio director

johnk

Mantener el ritmo de crecimiento del despacho y seguir siendo un «partner» (socio) clave en la transformación digital de las empresas son algunos de los objetivos que tiene marcados en su agenda Nicolás de Gaviria, nuevo socio director en España de Deloitte Legal desde el pasado 1 de junio.

El relevo se hace entre dos fiscalistas. Luis Fernando Guerra, exArthur Andersen hasta que recaló en el 2004 en Deloitte para ser  director de la firma desde 2009. Desde 2018 forma parte de la Junta de Gobierno del Colegio de la Abogacía de Madrid, que celebra estos días su 425 Aniversario.

Este jurista se mantiene como socio director mundial de Deloitte Legal, cargo que asumió en el 2019 donde lidera a a más de 3000 abogados de 120 país.

Deloitte Legal facturó 132,42 millones de euros en 2021; un 6% más que en 2020. Lo que le sitúa entre los seis despachos de referencia del país, en un ranking liderado por Garrigues, Cuatrecasas y Uría Menéndez como firmas españolas y Pwc Tax Legal, EY Abogados y la propia Deloitte como seguidores.

Este crecimiento viene avalado por el impacto de la digitalización de sus servicios y la especialización sectorial que ha permitido desarrollar soluciones que los clientes demandan, según afirman.

En esos buenos resultados uno de los “culpables” es la puesta en marcha en la primavera de 2021 del área «Legal Managed Services» (LMS) –Servicios legales Gestionados– liderada por el socio Manuel Fernández  y a la que se incorporó recientemente la abogada y experta en innovación Sara Molina.

Con esta iniciativa, la firma se convierte en un socio estratégico para las asesorías jurídicas de empresa que deben definir e implementar nuevos modelos de gestión que aporten más valor, mantengan la calidad y la transparencia y reduzcan costes.

Los servicios legales gestionados permiten aumentar las capacidades de la función legal sin incrementar los recursos dedicados.

Los profesionales de LMS diseñan una metodología de trabajo basada en tres palancas esenciales: la optimización de procesos, la tecnología más adecuada y equipos expertos, tanto en el área jurídica como en la industria del cliente.

La estructura de los proyectos contempla desde el principio la asignación de roles y responsabilidades de los profesionales del equipo, ofreciendo un organigrama espejo al del cliente, lo que permite una comunicación natural y constante. Son proyectos que requieren metodologías ágiles debido a su complejidad y a la necesidad de la mejora continua.

Esta práctica se ha ido generalizando en el resto de las «Big Four» del mercado, donde trabajan abogados e ingenieros especializados y con amplia experiencia en la prestación de este tipo de servicios que conocen bien a los clientes.

Otra iniciativa que Guerra puso en marcha es que sus abogados conocieran la tecnología a fondo cuando este despacho lanzase La Caja Negra, un programa de formación en tecnología aplicada al derecho en el que los abogados adquieren conocimientos técnicos sobre el funcionamiento de herramientas y soluciones digitales como «cloud computing», criptografía o lenguajes de programación.

Se trataba como indicaba Isabel López-Bustamante, socia responsable de digitalización de Deloitte Legal de aunar tecnología y el derecho. Se trata de romper la barrera de que el abogado solo sabe de leyes y el ingeniero solo de tecnología para asi crear un perfil más sofisticado de abogado.

Cambio de marca

Un momento clave de la evolución de esta firma fue cuando Deloitte Abogados se convirtió en Deloitte Legal. Guerra, socio director del despacho desde el 2004, vio que había llegado el momento de este cambio, clave en la transformación del área jurídica de esta multinacional.

En aquel momento según sus declaraciones, se trataba de un movimiento global. Lo que ha hecho que  Deloitte Legal se encuentre ya en 120 paises donde son claves los servicios de asesoría legal y fiscal de esta firma.

Al final lo que se ha creado es un despacho moderno, especializado, capaz de asesorar a las principales empresas del sector desde cualquier lugar del mundos, a través de una metodología innovadora y asesoramiento multidisciplinar

Prueba de ello es el área laboral de Deloitte Legal en España que en junio del 2014 incorporaba a Fernando Bazán, procedente de CMS Albiñana Suárez de Lezo, como socio responsable de su práctica laboral.

Ahora esta área está formada por cuarenta abogados y Bazan desde hace un año es responsable mundial laboral, que incorporó hace algo más de un año a Fernando Ruiz, como socio procedente de Pérez-Llorca.

Otros movimientos de relieve han sido las incorporaciones de Raúl Rubio, socio responsable del área de tecnología en Baker Mckenzie al área tecnológica de esta firma internacional que ayuda a la digitalización de sus clientes.

Y al mismo tiempo, la incorporación  de Cruz Amado, exKPMG Abogados, para liderar el área de reestructuraciones del despacho. Una actividad en la que los despachos están luchando a la espera de la nueva reforma concursal

Nuevos aires para Deloitte

El nuevo socio director de Deloitte Legal, Nicolas de Gaviria, es un fiscalista de corte internacional. Ha ocupado responsabilidades como la de socio del área de Fiscalidad Internacional desde 2011, responsable del Spanish Desk en Nueva York en 2011 y responsable de la industria de Turismo, Hostelería y Servicios, del área de Desarrollo de Negocio y del grupo de Corporate and International Tax de Deloitte Legal.

A lo largo de su trayectoria profesional ha participado y coordinado proyectos de constitución de fondos internacionales, «due diligence» (diligencia debida), diseño, revisión e implantación de sistemas de remuneración así como procesos de reestructuración a nivel internacional en clientes principalmente del sector turístico y hotelero.

Es licenciado en Derecho por la Complutense, tiene un Máster en Tributación por el Centro de Estudios Financieros y un PDD por la IESE Business School

En sus primeras declaraciones señala  “el reto es mayúsculo e ilusionante a partes iguales por el momento que atraviesa la profesión de la abogacía”

Este jurista es consciente de que la transformación que estamos viviendo a todos los niveles, desde la situación económica y social, los cambios normativos y la necesidad de innovar y adaptar nuestros procedimientos a las nuevas tecnologías, dibujan un apasionante camino por recorrer.

Además del nombramiento de Nicolás de Gaviria, Deloitte Legal ha designado a María Guinot,  Willy de Molina y José María Gómez como nuevos socios responsables de las áreas de Legal, Fiscal y M&A, respectivamente.

María Guinot  ha ocupado hasta su nombramiento el cargo de socia responsable del área de Regulatorio, Derecho Público y Compliance de Deloitte Legal. Licenciada en Derecho por la Universidad de Valencia y Abogado del Estado en excedencia, es experta en el asesoramiento en las áreas reguladas de la actividad económica.

Previamente fue socia responsable del área de Derecho Público y Sectores Regulados en CMS Albiñana & Suárez de Lezo y directora de Regulación en la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb).

Por su parte, Willy de Molina, nuevo responsable del área Fiscal de Deloitte Legal, ha sido responsable de la práctica de Precios de transferencia del despacho. Economista especializado en Precios de Transferencia, desde 1999, en todo tipo de sectores e industrias, destacando especialmente el sector financiero. Asimismo, ha ejercido como especialista en tributación internacional en España y Estado Unidos.

Por último, José María Gómez  es el nuevo responsable del área de M&A. Es socio de Deloitte Legal desde 2012 y está especializado en M&A Tax. Con dilatada experiencia en proyectos de estructuración de compra y venta de grupos multinacionales, tax due diligence, reorganización de modelo de negocio, refinanciación de deuda y diseño de planes de incentivos a directivos en inversiones de private equity.

Deja un comentario