Reclamaciones y negativas de pago de seguros empresariales, se originan por no contratar la póliza apropiada

por | agosto 18, 2022

Las reclamaciones a aseguradoras por negativas de pago de seguros empresariales, generalmente se originan al no contratar la póliza adecuada, por lo que es altamente recomendable que un experto externo revise sus alcances y coberturas, para verificar que cubra la totalidad de los riesgos potenciales que pudieran afectar a nuestro negocio, explican los especialistas de Abogados de Seguros, Defensa Segura.   

Desde el 2020, el emprendimiento de Pymes aumentó de manera significativa, sin embargo, de acuerdo con un informe de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), de los 4 millones de PyMES que hay en México solo el 17 por ciento cuenta con algún tipo de seguro, por lo que es muy recomendable contratar algún tipo de póliza y al hacerlo se compruebe que la cobertura responde a las necesidades del negocio.

Contar con un seguro en nuestra empresa o negocio, nos brinda seguridad, protección, tranquilidad y es parte de una cultura de la prevención. Nos protege de gastos imprevistos provocados por afectaciones leves y hasta de pérdidas ante un siniestro que podría poner en riesgo la viabilidad de la empresa misma; sin embargo, es muy relevante conocer los alcances de la póliza contratada y así evitar negativas de pago por parte de las aseguradoras, en ciertos casos, que desafortunadamente son comunes.

De acuerdo con Alejandro García López, abogado con más de 15 años de práctica en el Derecho de Seguros y director del bufete Abogados de Seguros, Defensa Segura, una buena práctica es que un experto realice una auditoría de seguros para corroborar que su cobertura es la adecuada: “Recientemente, gestionamos para que una aseguradora le respondiera a nuestro cliente ante un siniestro y encontramos que el desacuerdo se generó porque la póliza no correspondía con el tipo de flotilla de vehículos asegurada”. 

El experto, explica que es fundamental que los emprendedores conozcan a detalle los riesgos que cubre su seguro y las cláusulas del contrato, para evitar rechazos de las indemnizaciones o reclamaciones futuras, ante la posible materialización de algún siniestro.

Para ello, es relevante comprender que existen distintos tipos de riesgos contemplados en las coberturas, ya que algunos son generales para toda empresa, mientras que otros son particulares y dependen del tipo de las actividades de cada negocio.

Los Abogados de Seguros, Defensa Segura, ofrecen algunos ejemplos sobre coberturas que se deben analizar con detenimiento:

Protección financiera: Gran parte de las empresas buscan un seguro para protegerse de fenómenos económicos adversos y contar con un respaldo para evitar gastos imprevistos, sin embargo, se debe estudiar con mucho detenimiento sus coberturas.

La pandemia de COVID 19 es un gran ejemplo, ya que aún existen controversias al respecto y de acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) la pandemia es el evento más costoso para el sector asegurador, por lo que es normal que existan negativas de pago y sus respectivas quejas contra las aseguradoras por este motivo. 

Asegurar los bienes e instalaciones: Las empresas invierten en bienes inmuebles, muebles y otros activos, como los medios de transporte (camiones o autos) y maquinaria de alto costo. En estos casos se debe revisar, por ejemplo, en el caso de los seguros de los vehículos, que se especifique su uso, ya que podría ser una causa para una negativa de pago ante un siniestro.
Cubrir daños a terceros: Se conoce más como seguro de responsabilidad civil y es importante contar con alguna cobertura de este tipo. En este sentido, hay que recordar que la empresa o negocio es responsable del cliente durante el tiempo que permanezca en las instalaciones, por lo cual es fundamental contar con un seguro que los cubra ante cualquier eventualidad. En este punto se debe considerar que las coberturas para proteger la mercancía son opcionales.

En todos los casos, lo recomendable es que se diseñe una “póliza a la medida” y que el contrato contenga cláusulas claras, que contemplen y protejan los intereses principales de la empresa y para ello, se debe tener definidos los objetivos del seguro empresarial, ya sea para la protección de bienes, de sus colaboradores, sus instalaciones, su mercancía o la suma de todo, entre otros. Además, es importante cotizar con varias aseguradoras, conocer los beneficios adicionales que nos ofrecen y su prestigio.

Finalmente, es importante recalcar que los seguros empresariales se pueden y deben adecuar a las necesidades de cada empresa o negocio para adoptarse a su forma de trabajo, y es muy recomendable contar con la asesoría de un abogado especialista en seguros para lograr el mejor contrato y cobertura posibles y evitar futuras reclamaciones.

“Contar con un seguro empresarial es una gran inversión, siempre y cuando su cobertura responda verdaderamente a las necesidades de la empresa que lo contrata. Una forma de lograrlo es mediante la asesoría de abogados de seguros, que representen a la empresa y sean la contraparte y complementen la asesoría del agente de la aseguradora, que tiene como prioridad la venta de la póliza y los intereses de la aseguradora. Al final, el resultado del trabajo conjunto de ambos expertos se traduce en algo invaluable que es la viabilidad futura del negocio y la tranquilidad de sus accionistas y colaboradores”, concluye Alejandro García López.

La entrada Reclamaciones y negativas de pago de seguros empresariales, se originan por no contratar la póliza apropiada aparece primero en Diario Jurídico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.