Querella contra 2 empresarios que supuestamente cobraron comisión de más de 6 millones de € por comprar mascarillas

por | abril 7, 2022

El Ayuntamiento de Madrid pagó un 40 % más por un millón de mascarillas del precio por el que un vendedor hubiera estado dispuesto a realizar la transacción. Así lo recoge el texto de la querella interpuesta por la Fiscalía Anticorrupción ante la Justicia en la que acusa a Alberto Javier Lucero Cerón y Luis Ramón Medina de supuestamente haber cobrado comisiones por la compra de material sanitario durante uno de los momentos más duros de la pandemia.

Anticorrupción acusa a los querellados de inflar el precio real de venta de las mascarillas, que era de 2.465.890 euros, y que los querellados supuestamente inflaron artificialmente para llevarse como beneficio neto de la operación 3.667.705 euros.

Es decir, el 148 % del precio real del material sanitario.

Los productos adquiridos fueron 1.000.000 de mascarillas; dos millones y medio de pares de guantes de nitrilo de una calidad inferior a la contratada; y 250.000 test Covid-19 de escasa y dudosa eficacia.

Según recoge el documento, Luceño y Medina, actuando de común acuerdo y con ánimo de obtener un exagerado e injustificado beneficio económico, ofrecieron al Ayuntamiento de Madrid la posibilidad de adquirir grandes remesas de material sanitario (mascarillas, guantes, etc.) fabricado en China.

Aprovechándose de su condición de personaje conocido en la vida pública y su amistad con el alcalde de Madrid José Luis Martínez-Almeida, Medina inició los contactos con el Ayuntamiento de Madrid.

Después, fue Luceño quién continúo los contactos con la Empresa de Servicios Funerarios y Cementerios de Madrid SA, de la que participa el 100% el Ayuntamiento de Madrid.

Según recoge la querella, «presentándose como un experto en importación de productos procedentes del mercado asiático, con fábricas en China a su disposición».

En marzo de 2020, ambos empresarios firmaron con la Empresa de Servicios Funerarios y Cementerios de Madrid SA tres contratos para la compraventa de material sanitario. El precio total de los contratos fue de 11,9 millones de dólares, es decir, 10,9 millones de euros.

La querella señala que Luceño incluso dijo actuar movido por el deseo de colaborar en la lucha contra la pandemia. Aunque, en realidad, ni tenía experiencia significativa en negocios de importación ni disponía de fábricas en China.

Los productos recibidos, defectuosos

El consistorio realizó un total de nueve pagos por el importe total de 11.914.300 de dólares (unos 10,9 millones de euros), de los cuáles más de 6 millones corresponden a la compra de mascarillas. Aunque de ellos, más de 3 millones y medio fueron transferidos a Medina y Luceño.

En cuanto a los guantes que recibieron en Madrid, la empresa municipal avisó de su escasa calidad a Luceño y le pidió que solucionase el problema. Este, para calmar a la empresa madrileña encargada de recibir el material, le devolvió una cantidad de casi 4 millones de euros excusándose con que había conseguido una rebaja del precio.

Sin embargo, lo que pasó aquí fue algo diferente. Alberto Luceño solo devolvió al Ayuntamiento de Madrid aquello que este había pagado de más en un primer momento.

De forma similar, se recibieron los test rápidos, la mayoría de los cuales de dudosa fiabilidad, y por los que también se había pactado una comisión total de 2.888.583 euros (el 244 % sobre el precio real del producto).

Un yate, acciones, Ferraris…

La querella muestra en qué destinaron las comisiones recibidas los dos acusados.

En el caso de Luceño, este empleó sus más de 4 millones y medio de euros en vehículos de alta gama, como Aston Martin, Mercedes, Ferrari, Lamborghini o BMW; la estancia en un hotel de Marbella o un bien inmueble.  

Por otro lado, el casi millón de euros que recibió el dinero que tuvo Medina fue destinado a la compra de acciones y un yate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *