[Opinión] El diablo siempre está en los detalles

johnk

Aquí una historia de María, Luis y Ángel, jóvenes y «amigos»

María esta enamorada de Luis, Luis de ella no. Ángel es amigo de los dos. María y Luis tienen a menudo relaciones sexuales. Son jóvenes y disfrutan.

A María y a Luis les gusta experimentar cosas, aprender, son curiosos, son jóvenes, son inmaduros, son alocados todo ello normal en su edad. María ama a Luis, o al menos eso cree ella.

María, Luis y Ángel, tienen muchos amigos y compañeros con los que estudian (mundo real) y comparten redes sociales (mundo irreal).

Todos estos jóvenes son «encerrados» donde estudian durante muchos meses por culpa de la gestión frente al COVID, convirtiendo a estos jóvenes en «ollas a presión»

Sus profesores y tutores estan experimentados y les acompañan, dan charlas y motivan, saben lo que puede pasar en general en estos casos, ellos han sido tambien jóvenes y son un excelente equipo docente.

María tiene ganas de Luis y de algo más. No sabe de qué y, de pronto, proponen incorporar a un tercero en sus relaciones sexuales. ¿Chica, chico?

Da igual pero será Ángel, su amigo (más de Luis que de María).

Las relaciones a tres son divertidas en la intimidad pero no se puede decir lo mismo cuando se ventilan en las redes sociales o grupos de «Whatsapp».

Además, María confunde sentirse deseada por Luis y Ángel con no sentirse amada y mucho menos despreciada: «A Luis no le ha importado compartirme con su mejor amigo». Olvidando que ella fue quien lo propuso.

A María se le pasa el enfado y se divierte en unas duchas con Luis y Angel.

De pronto, María se confunde, no sabe gestionar sentimientos, diversión, ambiente y presión y denuncia a Luis y a Angel.

El sistema, la presión de los medios, la «casquería» y las modas de género hacen que en esta historia una y otros no salgan igual valorados y tratados.

Ya ha ocurrido en España.

Nunca ha pasado tan bien gestionado por profesores, docentes y autoridades. Nunca con tanta transparencia y reserva.

Esto ha podido suceder en un Colegio Mayor, Academia de Policía o en una Academia de Formación militar. En cualquier sitio.

Esto no va de buenos y malos en los jóvenes.

Tampoco de buenos y malos en sus profesores.

Esto va de un «sistema perverso y prostituido por modas» que «anulan y desplazan» a la policía, jueces, fiscales, padres y responsables.

Es importante pensar.

Es importante conocer.

Es importante no juzgar sin más.

Y es importante no caer en lo que la gran mayoría caerá.

Deja un comentario