Nueve personas condenadas a seis meses de cárcel por desórdenes públicos en una concentración anti-covid en Palma

Nueve personas han aceptado este viernes una condena de seis meses de cárcel por desórdenes públicos durante una concentración contra las restricciones sanitarias frente al COVID en Palma en 2021, después de pactar con la Fiscalía.

Los acusados han reconocido que, durante la manifestación, que se llevó a cabo sin autorización, cortaron el tráfico en ambos sentidos en Avenidas, formaron barricadas con contenedores, arrancaron papeleras y barandillas y lanzaron objetos a la Policía.

A pesar de que tres de ellos tienen antecedentes penales por otros delitos, ninguno ingresará en prisión para cumplir esta condena porque se les ha concedido una suspensión por un plazo de dos años. Además, de la pena de cárcel, cuatro de los procesados tendrán que pagar multas de 1.080 euros por resistencia a los agentes de la autoridad.

Los acusados también tendrán que indemnizar con 300 euros a varios agentes lesionados durante los altercados y con 600 euros a la Policía Nacional por desperfectos en un vehículo. A estas cantidades se pueden sumar las que puedan reclamar Emaya y el Ayuntamiento de Palma por daños en bienes de titularidad municipal.

Beneficiados por la reforma de sedición 

El acuerdo se ha formalizado en una vista en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares, después de un aplazamiento hace unos días por la ausencia de dos de los acusados y un abogado. Los acusados se han beneficiado de la reforma del delito de desórdenes públicos de 2022 —la misma ley que derogó la sedición–, por ser su redacción más favorable para ellos.

La Fiscalía pedía originalmente penas que, en su conjunto, sumaban más de 23 años de cárcel y la expulsión de España de algunos de los acusados, de origen extranjero, por plazo de ocho años, petición que ha quedado fuera de la condena.

Dada la conformidad de las partes, el Tribunal ha dictado sentencia ‘in voce’, que se ha declarado firme.

Manifestación contra las medidas sanitarias 

Los hechos se remontan al 8 de mayo de 2021, sobre las 23.00 horas, cuando los acusados, junto con otras personas no identificadas, participaron en una concentración en plaza de España para protestar por las medidas sanitarias adoptadas por las administraciones públicas, en la que se congregaron alrededor de 300 personas.

Como la concentración no fue puesta en conocimiento de la Delegación de Gobierno y contravino las medidas vigentes en aquel momento, agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Policía Local de Palma requirieron a los asistentes por medio de megafonía que abandonasen el lugar, a lo que muchos se negaron.

Entonces, cuando los policías trataron de avanzar para disolver la concentración, recibieron una lluvia de efectos como comida, botellas de vidrio y plástico con líquido, piedras y otros objetos.

Además, los congregados invadieron los carriles de circulación de Avenidas en sus dos sentidos, cortando la circulación de los vehículos de manera intermitente, y desde la zona de la entrada a la estación Intermodal continuaron arrojando objetos a las fuerzas del orden, arrancaron papeleras y barandillas y las arrojaron contra los agentes y sobre la calzada.

Finalmente, se disgregaron por la calle Eusebi Estada y otras adyacentes, donde formaron barricadas en la calzada, mediante la colocación de contenedores, impidiendo la circulación por las vías afectadas. Tras esas barricadas se refugiaron y continuaron lanzando todo tipo de objetos contra los funcionarios policiales.

Un agente de Policía Local de Palma sufrió una contusión en una pierna por la explosión junto a él de una botella de plástico arrojada contra los agentes y que contenía algún tipo de gas en su interior. Otro agente de Policía Local sufrió una contusión en el rostro tras ser golpeado con un casco de moto y, un tercero fue alcanzado por un objeto arrojado por los concentrados.

Deja un comentario