Los registradores refuerzan su compromiso con la privacidad en el Día Europeo de la Protección de Datos

johnk

A lo largo de los últimos años, la privacidad ha cobrado relevancia en muchos aspectos de nuestra vida, tanto personal como profesional. Somos cada vez más conscientes de la importancia de los datos y en consecuencia del valor de la privacidad, de la necesidad de una adecuada política de protección de los datos personales.

Ya desde el siglo pasado, con la entrada en vigor de de la antigua Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD), a nivel nacional se empezaron a poner los cimientos de los requisitos de protección de datos, pero el impacto derivado de la digitalización, la Inteligencia Artificial (IA) o el «Big Data», ha provocado una auténtica revolución que ha exigido una mejora continua, tanto a nivel normativo como de los profesionales de la privacidad.

Como parte de dicha evolución, hace ya más de cinco años se dio un gran paso a nivel europeo con la aprobación del nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).

Esta normativa ha sentado las bases del juego para utilizar nuestros datos personales, posicionando esta normativa como referente mundial de la protección de datos, con unos altos estándares de exigencia para el tratamiento de nuestros datos.

Hoy, Día Europeo de la Protección de Datos, es un buen momento para recordar y agradecer el trabajo y la dedicación -muchas veces oculto y silencioso-, de todos los profesionales que trabajan para proteger nuestros datos, para desarrollar entornos seguros en los que operar, adelantándose y minimizando los riesgos, en aplicación del principio de responsabilidad proactiva que consagra el artículo 24 del RGPD.

Comprometidos con el buen gobierno corporativo y la transparencia, los registradores decidimos compartir con la sociedad la experiencia acumulada a lo largo de estos años. Para ello, hemos lanzado una Guía de Buenas Prácticas de privacidad para la centralización del cumplimiento del RGPD

En el colectivo registral somos plenamente conscientes de la importancia de cuidar de los datos que obran en nuestros Registros.

Por ello, desde el principio el Colegio de Registradores apostó por dotar de los mecanismos necesarios a nuestros colegiados para que pudieran proteger adecuadamente los datos de los ciudadanos, y así poder garantizar sus derechos y libertades.

Todo ello combinándolo con la finalidad propia de ser un Registro Público y garante de la inexistencia de asimetrías en la información en el mercado. Un trabajo que conlleva una continua labor de formación, asesoramiento y  sensibilización en materia de privacidad.

Comprometidos con el buen gobierno corporativo y la transparencia, los registradores decidimos compartir con la sociedad la experiencia acumulada a lo largo de estos años. Para ello, hemos lanzado una Guía de Buenas Prácticas de privacidad para la centralización del cumplimiento del RGPD.

Esta guía cuenta con los principales estándares y normativas a nivel nacional e internacional, distinguiendo entre las capas de gobierno, de gestión y operativa. A la vez y como complemento una herramiento gratuita de autodiagnóstico que permite medir los niveles de madurez del servicio prestado.

El valor de esta iniciativa, ha sido validado y refrendado por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) con el Premio a la Proactividad y Buenas Prácticas en el Cumplimiento del RGPD y de la Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales.

Celebremos hoy el Día Europeo renovando nuestro compromiso con la privacidad y agradeciendo a los profesionales que cuidan de ella, su trabajo diario para proteger nuestros datos y de las personas que más queremos.

Deja un comentario