Los juzgados españoles “no están preparados” para enfrentarse a los ciberdelitos

El engaño

Cometer crímenes en tu nombre

Portales de compraventa de segunda mano

Nuevas modalidades de ciberestafa

Operan desde otro país

Probar la inocencia

Los juzgados no están preparadas

Delitos sexuales

Hacker.

Un día, una persona recibe en su casa una denuncia. Le acusan de haber robado dinero de una cuenta bancaria y, según apunta la investigación, la sustracción se produjo desde su wifi. ¿Cómo puede esta persona probar su inocencia? ¿Y quién es el verdadero culpable?

Los ciberdelitos aumentaron un 25,5 % en 2023 con respecto al año anterior. Los últimos datos del Portal Estadístico de Criminalidad del Ministerio del Interior reflejan que los delitos patrimoniales como las estafas y los delitos sexuales en línea son los más frecuentes.

Una tendencia que ha quedado confirmada en los juzgados. El abogado Fran Peláez, socio director de PenalTech, asegura que en los últimos meses se han encontrado con muchos casos relacionados con varias modalidades de ciberestafas, como el phishing (el engaño a través de SMS, email o WhatsApp para hacerse con datos personales).

El engaño

“El engaño es la principal herramienta de la que se valen los ciberestafadores”, apunta el letrado, y añade que tienen en cuenta los gustos y las necesidades de la gente . Por eso, cuenta que las estafas relacionadas con ofertas de trabajo o notificaciones de la Agencia Tributaria o del banco son las más efectivas.

¿Cómo defenderse de un timo por internet? Peláez lo tiene claro: sentido común. “Si no esperas ningún paquete, no le des clic a un mensaje que parece fraudulento. Si accedes a una web que se llama zara.con en vez de zara.com, no metas tus datos bancarios. Si ves que hay algo que es extremadamente barato, bueno y bonito, sospecha”, comenta.

Sin embargo, hay un tipo de ciberdelito que es difícil de evitar y al cual PenalTech se ha enfrentado muchas veces: el fraude de identidad.

Cometer crímenes en tu nombre

En esta modalidad hay tres personas involucradas: el estafador, la víctima y en medio se encuentra la persona a la que le acusan de cometer el delito.

Ese fue el caso de una chica, clienta del despacho de Peláez, a la que le hackearon el rúter para robar dinero de otra persona. Al rastrear la IP, la Policía se encontró con que la titular de esa conexión era esta chica y la acusaron de realizar actividades fraudulentas. Finalmente, los abogados lograron probar su inocencia al demostrar que el robo se produjo desde un teléfono Samsung y que ella no era titular de ningún móvil de esa marca.

Portales de compraventa de segunda mano

El letrado destaca que otra de las estafas más típicas son las que se producen en los portales de compraventa de segunda mano. En el marco de otro caso de suplantación de identidad, el despacho logró que absolvieran a un adolescente de 19 años que fue engañado en Wallapop al intentar comprar una videoconsola.

El joven se puso en contacto con el comprador, que resultó ser un estafador, y este le convenció de hacer un pago por adelantado y de intercambiarse sus carnets de identidad para generar confianza. La transacción del producto no se llegó a realizar y no supo nada más del tema hasta que, meses más tarde, le acusaron de estafar dinero mediante una cuenta bancaria que estaba a su nombre.

“Lo que ocurrió es que el estafador se abrió una cuenta bancaria a través de entidades que tienen cuentas online, como BBVA, Santander o Openbank, ya que solamente necesitan el DNI para abrirla”, explica Peláez.

Nuevas modalidades de ciberestafa

El letrado asegura que cada día surgen nuevas modalidades de ciberestafa. Además del engaño para obtener datos y el fraude de identidad, hay otra que se llama “man in the middle”.

En esta variante, el ciberestafador intercepta las comunicaciones entre dos personas, por ejemplo, un trabajador por cuenta ajena que emite una factura al que le ha contratado. El delincuente termina recibiendo los datos que le interesan para cometer su actividad fraudulenta y lo remite al contratante con los datos modificados para que no sospeche. 

Operan desde otro país

En la mayoría de los casos no es posible identificar al culpable, primero porque lo hacen muy bien, y segundo porque se encuentran en un país que España no tiene competencia para juzgarlos. ” afirma el socio director.

Además de ser muy habilidosos, el investigador español se encuentra limitado por el Código Penal que, en palabras del letrado, “está planteado para un espacio físico y para acciones que no son virtuales”.

Los ciberdelitos actúan en tiempos diferentes, pues generalmente se descubren una vez ya se ha producido, y se pueden realizar desde fuera de España.

“En general, en Europa no hay problema para la investigación y tenemos convenios de cooperación con algunos países de Latinoamérica”, matiza Peláez. En este sentido, apunta a China y Rusia, seguidos de Brasil y algunos países del continente africano como Senegal como los peores. “Ahí no importa que sepas los nombres y apellidos del criminal, es casi imposible pillarlos”, asegura.

Probar la inocencia

Por eso, despachos como PenalTech se han especializado en defender a personas que han sido acusadas de cometer delitos informáticos. “Contamos con herramientas muy buenas: ciberdetectives y peritos informáticos que son muy cualificados”, afirma.

Todo ello les ayuda a salir exitosos en la “inmensa” mayoría de los casos.

Los juzgados no están preparadas

Aun así, en muchas ocasiones se encuentran pegas de los propios juzgados. “Hablarles de una IP es hablar en chino. Y si le propones un medio de prueba técnico, como que se mande un oficio a una compañía de telefonía e internet para que se localicen las IP de conexión, a lo mejor te dicen sin fundamentos que ‘no’ porque no saben de lo que estás hablando”, revela el letrado.

Ni la justicia, ni los funcionarios, ni los jueces están preparados para abordar estos delitos”, denuncia. Una situación que se extiende por todo el territorio español, según su experiencia, a excepción de algunos magistrados.

Peláez explica que, de todas maneras, al ser un despacho formado en el tema son capaces de “traducir” los tecnicismos y probar todos sus argumentos.

Delitos sexuales

En los últimos meses, el despacho del abogado ha detectado un aumento de los delitos sexuales. Además de la pornografía infantil, también se producen muchos delitos de descubrimiento y revelación de secretos por la difusión sin consentimiento de imágenes o videos íntimos tras mantener relaciones sexuales.

El letrado señala que, a menudo, estos hechos se dan entre parejas que han realizado el “sexting”.

Deja un comentario