Los economistas recomiendan a las pymes adoptar la nueva norma sobre información de sostenibilidad, aunque no sea obligatoria

Con la asistencia de más de 600 expertos y organizada por el Consejo General de Economistas de España (CGE), el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) y el European Financial Reporting Advisory Group (EFRAG) –con el apoyo en la coordinación de la EFAA for SMEs–, en el día de hoy se ha celebrado una jornada para explicar la nueva norma europea voluntaria de Información Corporativa en Materia de Sostenibilidad para Pymes no cotizadas (VSME, en sus siglas en inglés), y recabar la opinión de expertos y grupos de interés.

Esta sesión constituye la única que se va a realizar en España dentro de la serie que el EFRAG –organización europea impulsada y apoyada por la Comisión Europea y emisor europeo de normas de información corporativa en materia de sostenibilidad está realizando por diferentes países europeos, en el caso de nuestro país con la colaboración del Consejo General de Economistas y del ICAC. 

En las sesiones de inauguración y de clausura han participado Santiago Durán, presidente del ICAC; Valentín Pich, presidente del Consejo General de Economistas de España (CGE); Salvador Marín, presidente de EFAA for SMEs y director del Servicio de Estudios del CGE; Patrick de Cambourg, presidente del Consejo de Información en Materia de Sostenibilidad del EFRAG (EFRAG SRB); Francisco Javier Martínez, presidente de Economistas Contables (EC-CGE), y Emilio Álvarez, presidente del REA Auditores del CGE.

El acto ha contado también con la participación de la mayoría de las entidades de referencia del ámbito de la información en materia de sostenibilidad a nivel nacional y europeo (EFAA for SMEs, Cámara de Comercio de España, Banco de España, CEPYME, EC-CGE, y REA-CGE).

Dada la importancia que está adquiriendo este tipo de información, esta jornada cobra especial relevancia, más si tenemos en cuenta que en el proceso de cierre de esta norma se tendrá en cuenta el feedback obtenido de la actual consulta pública, y las opiniones expresadas en los diferentes actos organizados en los Estados Miembros, como el que se ha celebrado hoy en España. El 21 de mayo es la fecha límite para presentar comentarios, por lo que, tras ello, el plazo para su aprobación y publicación final será muy rápido. Esta nueva norma sobre informes de sostenibilidad para pymes no cotizadas ha sido diseñada directamente para la mayoría del tejido empresarial europeo, y en su elaboración ha participado el Consejo General de Economistas de España, a través de la participación en los distintos grupos de trabajo del EFRAG a los que pertenece.

Esta normativa incluye tres módulos que la empresa puede utilizar como base para la elaboración de su informe de sostenibilidad: el módulo básico, el módulo explicativo de políticas, actuaciones y metas (PAM), y el módulo de socios comerciales (SC). 

Respecto al módulo básico, se proponen un total de 12 indicadores –entre otros, el consumo total de energía, la estimación de emisiones brutas de gases de efecto invernadero y el número total de empleados desglosados por tipo de contrato de trabajo, género o país–, los cuales constituyen un requisito mínimo de información sobre sostenibilidad sobre aquellas cuestiones en las que puede tener un impacto. Este primer módulo se puede completar con un segundo módulo más descriptivo, donde se dará más detalle sobre distintas cuestiones, como los principales grupos de productos y/o servicios que ofrece la empresa, o los principales mercados en los que opera. Así mismo, habrá de informar sobre si ha adoptado políticas o actuaciones con el fin de prevenir, mitigar y/o subsanar impactos negativos reales o potenciales y/o para abordar los riesgos financieros entre otros aspectos. El tercer módulo incluye el resto de los datos que suelen contener las solicitudes de información de prestamistas, inversores y clientes corporativos de la empresa, como un detalle de los ingresos procedentes de determinados sectores o la ratio de residuos peligrosos y/o radiactivos, entre otros.

El planteamiento del EFRAG es que la empresa pueda decidir que módulo aplicar, incluso de forma combinada, con el objeto de adaptar el informe a las necesidades de información de las partes interesadas.

 A este respecto, el presidente del Consejo General de Economistas de España (CGE), Valentín Pich, ha señalado durante la inauguración que “esta nueva normativa puede suponer una oportunidad para las pequeñas y medianas que la apliquen dándoles una ventaja sobre sus competidores sin grandes esfuerzos, pues en la medida en que los procesos se estandarizan se reducen notablemente las cargas administrativas”. Además, según Pich, “esta nueva iniciativa permitirá normalizar los requerimientos de información sobre sostenibilidad a las pymes por parte de los stakeholders, requerimiento éste que es cada vez más frecuente”.

En la jornada han participado dos de los representantes del Consejo General de Economistas en el EFRAG: Salvador Marín –que forma parte del Consejo de Información en Materia de Sostenibilidad del EFRAG (EFRAG Sustainability Reporting Board)– y Esther Ortiz –vicepresidenta de Economistas Contables del CGE y miembro del grupo de trabajo del EFRAG sobre estándares de Información No Financiera en la UE (European Lab Project Task Force).

Según Salvador Marín, “desde el Consejo General de Economistas de España y desde la EFAA for SMEs venimos trabajando con el EFRAG y diferentes direcciones generales de la Comisión Europea en lograr una correcta armonización en materia de información corporativa. En el seno del Consejo de Información en Materia de Sostenibilidad del EFRAG estamos intentando que se dé una adecuada proporcionalidad para las pymes en cuanto a la rendición de información corporativa en materia de sostenibilidad, siguiendo la aplicación de los principios europeos de `Think Small First´ y `Smart Regulation´, y esta nueva norma voluntaria para pymes no cotizadas es una buena prueba de ello, ya que no estando inicialmente en la agenda del EFRAG ni de la Comisión Europea, finalmente logramos se aprobara su elaboración y desarrollo, por lo que agradecemos muy sinceramente a ambas entidades su acogida a nuestras propuestas y el respeto que demuestran por la necesidad de apoyar a las pymes”. No obstante, Marín ha hecho hincapié en la “necesidad de que las pymes se sumen cuanto antes al reporting corporativo en sostenibilidad, aunque no sea obligatorio, pues ya está siendo demandado y exigido por el propio mercado”. “Sinceramente esto ya no es una opción, por lo que herramientas como esta lo que hacen es ayudarlas en el desarrollo, implementación y adecuada revelación de esta nueva cultura”, ha afirmado.

A modo de conclusión, los representantes del Consejo General de Economistas de España que han participado en esta jornada –Valentín Pich, Salvador Marín, Esther Ortiz, Francisco Javier Martínez y Emilio Álvarezhan recomendado a las pymes no cotizadas (o lo que es lo mismo, a la inmensa mayoría de las pymes) adoptar esta nueva norma sobre información de sostenibilidad, aunque no se les exija de forma obligatoria, ya que “en la actualidad las pymes ya están recibiendo solicitudes de información sobre sostenibilidad de distintas partes interesadas: de las entidades financieras, como requerimiento previo para obtener financiación; de las administraciones públicas, cuando concurren a subvenciones y licitaciones públicas; o de compañías más grandes, cuando la pyme forma parte de su cadena de valor”.

Por último, han señalado que “no cabe duda de que se está produciendo una convergencia entre la información financiera y la no financiera, concretamente entre los campos de conocimiento y práctica profesional de las diferentes contabilidades (financiera, de gestión, entre otras) y la información de sostenibilidad, dando lugar a todo un sistema contable integrado que proporciona información tanto para la toma de decisiones internas como para su divulgación externa; y este es un motivo más para que en nuestro país se apueste de una vez por todas por regular la actividad profesional de la contabilidad en España, al igual que ocurre en la gran mayoría de países del ámbito europeo”. 

“Desde el Consejo General de Economistas hemos sido los pioneros y precursores de esto, y tenemos instaurados ya nuestros certificados profesionales de economistas expertos en contabilidad y en elaboración de informes de sostenibilidad; lo que pedimos es que, además del claro reconocimiento de calidad que ya tienen, se les otorgue por parte de los reguladores y administraciones públicas el status jurídico que le corresponde en una país y una economía de larga tradición e importancia en estos campos como es la española, que nos permita dejar de ser una excepción en el mapa de nuestros homólogos y competencia europea”, han manifestado los representantes del Consejo General de Economistas a modo de cierre.

Deja un comentario