Lesmes confía en que Reynders ayude a ‘desatascar’ la renovación del CGPJ, pero insiste en que si no hay avances dimitirá

por | octubre 1, 2022

El presidente del Tribunal Supremo (TS) y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, ha expresado hoy su confianza en que la visita del comisario de Justicia de la Unión Europea, Didier Reynders, a España ayude a «desatascar» la renovación del órgano de gobierno de los jueces, en prórroga de sus funciones desde el 4 de diciembre de 2018 debido a la falta de acuerdo entre las fuerzas políticas con representación parlamentaria, lo que ha imposibilitado completar el procedimiento puesto en marcha por él mismo el 3 de agosto de 2018.

De hecho, afirma que ahora estamos mejor que antes de la llegada del político belga, «porque las posiciones estaban muy enconadas» y cree que su visita «ayuda a una cierto desenconamiento, a flexibilizar un poco las posturas de ambas partes».

Lesmes ha señalado que hay coincidencia en que «la urgencia es renovar el Consejo». No obstante, ha advertido de que si no hay avances, cumplirá la advertencia de dimitir en «semanas» que anunció durante la apertura del año judicial, el pasado 7 de septiembre.

Preguntado sobre si dimitirá la próxima semana, cuando se cumple un mes del anuncio, ha indicado que «depende de lo que ocurra estos días». «Si nos mantenemos exactamente en la misma situación, mi permanencia carecerá de sentido», ha declarado.

Respecto a la posible reforma del sistema de elección de los vocales del CGPJ, considera que no debería ser «difícil» que Gobierno y PP acordaran reformar el sistema de elección de los vocales, si bien ha dicho que para esto «no hay urgencia». «Abramos un procedimiento y vamos a reflexionar hacia dónde tenemos que caminar, en la medida en que tampoco hay urgencia», ha instado.

Lesmes ha explicado que «no hay urgencia» en reformar porque realmente lo modificado no se aplicaría hasta dentro de cinco años, cuando tocaría renovar otra vez el Consejo, contando con que ahora se pactara uno nuevo. Así, ha destacado la importancia de pensar bien la reforma porque, aunque los estándares europeos exigen que la mayoría de los vocales del CGPJ sean designados por los propios jueces, ha alertado de los «riesgos» de que los «bloques ideológicos» que hay en los partidos políticos se trasladen también al Consejo a través de las asociaciones judiciales.

«No tiene por qué ser tan simple que eligen los jueces. Se puede hacer de muchas maneras para evitar que se trasladen ideológicamente bloques a través de las asociaciones judiciales porque estaríamos exactamente en las mismas. O sea, habría que buscar otros caminos», ha indicado.

LO ABORDADO EN LA REUNIÓN CON REYNDERS

En su reunión en el Tribunal Supremo con el comisario europeo de Justicia, en el marco de la ronda de encuentros institucionales que este último mantiene esta semana en España, han abordado diversas cuestiones en relación con el Estado de Derecho y la Justicia en España y con la situación del CGPJ.

Ambos han coincidido en la prioridad y urgencia de renovar a los miembros del órgano de gobierno de los jueces, ante lo que Lesmes ha definido como situación “insostenible” de la Justicia española, y que producida esa renovación deberá abordarse la reforma del sistema de elección de los vocales del turno judicial teniendo en cuenta los estándares europeos.

La Comisión Europea considera que, una vez producida la renovación del CGPJ, que estima prioritaria, será necesario abordar la modificación del sistema de designación de los vocales del turno judicial teniendo en cuenta los estándares europeos, cuestión a la que también se refirió el presidente del órgano de gobierno de los jueces durante su último discurso de apertura del año judicial, en el que consideró “ineludible” la reforma en vista de que el modelo actual “genera una percepción negativa, muy generalizada, de politización, de manejo interesado por los políticos, que compromete su apariencia de neutralidad y la confianza en la Justicia”.

Carlos Lesmes y Reinders, acompañados de sus respectivos equipos, durante la reunión que han mantenido esta mañana en la sede del Tribunal Supremo.

El comisario de Justicia ha agradecido a Lesmes sus reiterados llamamientos a la renovación y las referencias hechas en el último discurso en el acto de la apertura del año judicial a la necesidad de modificar el procedimiento de designación de los miembros del Consejo, que están en línea con las demandas de la Comisión Europea.

Ambos han coincidido también en que la independencia judicial está absolutamente garantizada en España, de modo que esta cuestión no supone ninguna preocupación en Europa, pero Lesmes ha mostrado a Reynders su inquietud por el efecto que el enfrentamiento entre las fuerzas políticas en asuntos relativos a la Justicia -y singularmente su incapacidad para llegar a un acuerdo para la renovación del Consejo- pueda tener en la apariencia de imparcialidad e independencia del Poder Judicial.

LA LEY QUE LIMITA LAS COMPETENCIAS

Lesmes ha explicado al comisario que la urgencia en la renovación viene también determinada por las consecuencias de la entrada en vigor de la Ley Orgánica 4/2021, de 29 de marzo, que impide realizar nombramientos discrecionales establecida por la ley -cuyos efectos calificó de “devastadores” en el discurso de apertura del año Judicial, lo que está provocando «graves disfunciones» en los órganos judiciales y muy especialmente en el Tribunal Supremo.

Le ha explicado que el número de vacantes en el TS ascenderá a 20 en los próximos meses, lo que supone el 25% de sus efectivos, aunque este porcentaje se acercará al 30% en la Sala de lo Contencioso-Administrativo, que a finales de año contará con 9 vacantes de una planta de 33 magistrados, y al 40% en la Sala de lo Social, que el próximo mes de octubre acumulará cinco vacantes de una planta de 13 magistrados. Ello supondrá que, en breve, ambas Salas no podrán constituir sus salas de enjuiciamiento como prevé la Ley por falta de magistrados. 

Además, ha indicado que 49 de las 116 presidencias de tribunales que existen en España no están desempeñadas por un titular y el próximo 21 de diciembre la Sala de Justicia del Tribunal Militar Central dejará de actuar por falta de todos sus miembros procedentes del Cuerpo Jurídico Militar, al no poder ser repuestas las vacantes.

Además, le ha hecho saber que esta norma fue aprobada sin que el CGPJ fuera oído durante su tramitación, pese a su solicitud expresa de ser escuchado y pese a las recomendaciones de la Comisión Europea de que en este tipo de iniciativas se tenga en cuenta a todas las partes interesadas. 

INDEPENDENCIA JUDICIAL

Por último, ha expresado al comisario europeo su preocupación por el efecto que «el escenario político español -caracterizado por la lucha partidista y la incapacidad para llegar a acuerdos, que se extiende también a los asuntos relativos a la Justicia- pueda tener en la apariencia de imparcialidad e independencia de los jueces, aunque ha subrayado que, pese a la imagen de politización que pueda derivarse del sistema parlamentario de elección de los vocales del Consejo, la judicatura es absolutamente independiente en España, como reiteradamente ha señalado en sus informes el Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO) del Consejo de Europa al afirmar que “»no cabe duda de la independencia e imparcialidad de los jueces españoles en el desempeño de sus funciones».

Lesmes ha añadido que prueba de esa independencia son, además, los numerosos procedimientos judiciales relacionados con partidos políticos o con instituciones del Estado tramitados en los últimos años en España con absoluta normalidad, así como el resultado de los barómetros de opinión que periódicamente realiza la empresa Metroscopia para el CGPJ, que revelan que la inmensa mayoría de los miembros de la Carrera Judicial se siente totalmente independiente para tomar decisiones en el ejercicio de su función jurisdiccional.

Y ha incidido también en la condición de jueces europeos de los miembros del Poder Judicial en España, destacando que «su independencia no puede ser comprendida plenamente sin esta perspectiva y que resulta vital para la eficacia y aplicación uniforme del Derecho de la Unión», lo que justifica que las Instituciones europeas -como demuestran la presente visita del comisario Reynders y la realizada el pasado mes de junio por la vicepresidenta Jourová- presten la máxima atención a todo lo que se refiere al gobierno de los jueces en cada uno de los Estados miembros de la UE, así como a las garantías de su independencia.

Desde 2018, Lesmes se ha dirigido por carta a los presidentes del Congreso y el Senado hasta en cuatro ocasiones -el 10 de enero, el 10 de julio y el 23 de diciembre de 2019 y el 15 de julio de 2020- instándoles a cumplir con su deber y ha reclamado la renovación del CGPJ en su discurso de apertura del año judicial de 2019, 2020, 2021 y 2022. Llamamientos a los que se suman los efectuados por el Consejo y por otras instancias del Poder Judicial, como el realizado el pasado lunes por la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, y que han resultado todos ellos infructuosos.

También la Comisión Europea, en los capítulos dedicados a España en sus Informes sobre el Estado de Derecho de 2020, 2021 y 2022, ha mostrado su preocupación por la falta de renovación del CGPJ, sobre cuya urgencia han insistido personalmente durante sus visitas a España tanto la vicepresidenta de la Comisión Věra Jourová como el comisario Reynders, sin que estas advertencias hayan sido tampoco atendidas hasta la fecha por los partidos políticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *