La segunda semana de agosto Tráfico «cazó» diariamente a 444 conductores que dieron positivo en drogas y/o alcohol

por | agosto 24, 2022

Un total de 3.015 conductores dieron positivo en alcohol y/o drogas en una campaña especial de vigilancia y control de esos factores de riesgo puesta en marcha por la Dirección General de Tráfico (DGT) entre el 8 y el 14 de agosto, lo que supone una media de 444 personas al día.

Los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil controlaron durante la campaña a 201.938 conductores, según informó ayer la DGT. Los controles se incrementaron en 48.000 más respecto al año pasado.

Según la última memoria del Instituto Nacional de Toxicología en víctimas mortales en accidentes de tráfico, un total de 291 de los 597 conductores fallecidos el año pasado en accidente de tráfico y sometidos a autopsia y análisis toxicológico (el 48,7 % del total) arrojaron resultados positivos a alcohol, drogas de abuso y/o psicofármacos, tres puntos porcentuales más que en 2019.

Esto supone que el 75 % de los conductores que perdieron la vida en la carretera mostraron una tasa de alcoholemia muy alta, igual o superior a 1,2 g/l.

De los 812 conductores fallecidos en accidentes de tráfico, y sometidos a autopsia y a un análisis toxicológico, 401 conductores arrojaron resultados toxicológicos positivos a alcohol, drogas de abuso y/o psicofármacos, aisladamente o en combinación.

En términos generales, resultaron positivas 2.591 pruebas de alcoholemia de las 200.731 realizadas. Contra 262 conductores se han abierto diligencias y han sido puestos a disposición judicial, bien por conducir con una tasa superior al límite permitido de 0,60 mg/l en aire o bien por negarse a realizar la prueba.

Respecto a las drogas, 514 fueron positivos y solo 12 pasaron a disposición judicial.

¿Control telemático del infractor?

Para Ramón Ledesma, abogado y exsubdirector general de Normativa y Recursos de la DGT, ahora asesor de Pons Mobility, los datos de esta campaña señalan que “la tasa de positividad nos da un 1.50 por cada 100 conductores. Es un dato estable. Nuestro país bajó del 5 % de positivos al 1.8 % de 2005 a 2015 y ahí se ha mantenido”.

Desde su punto de vista “es muy difícil bajar de esa tasa de positividad, pese a que se han incrementado los controles de forma notable.

“Habría que incrementarlos aún más de tal forma que cada conductor que pasa por esos tramos sufriera un control de alcoholemia, ahora estamos en el 1.3. El esfuerzo que hay que hacer es mucho mayor para bajar esta tasa de positividad”.

“Hay que poner encima de la mesa que determinados conductores como es el infractor del atropello mútlple de Rubí que son reincidentes, con varias condenas igual deberían estar controlados con dispositivos telemáticos», según Ramón Ledesma

En su opinión “hay que poner encima de la mesa que determinados conductores como es el infractor del atropello mútlple de Rubí que son reincidentes, con varias condenas igual deberían estar controlados con dispositivos telemáticos. No se puede tener a personas con dos o tres condenas sin cumplir y que campen a sus anchas”.

Este jurista recuerda que “estos ciudadanos no pueden volver a conducir. El problema es que siguen conduciendo. La eficiencia de la medida parece que no funciona en muchos casos. Si hay una L para el conductor novel puede habilitarse una pulsera para aquel reincidente para controlarlo mejor”.

Ledesma no cree que el incremento de penas en el Código Penal vaya a arreglar algo en este tipo de situaciones. “Es mejor que están controlado telemáticamente para evitar que se suban a un vehículo. El multiinfractor que tiene absoluto desprecio por la vida debe evitarse que conduzca de nuevo”.

Para este jurista este suceso de Rubí, con atropello de un grupo de ciclistas y fallecimiento de dos “va a generar una reflexión profunda en este tipo de situaciones. La solución no es tanto incrementa las penas que ya hay. Hay que acertar en el catálogo de medidas para frenar esta escalada existente de accidentes”.

Ramón Ledesma es abogado y exsubdirector general de Normativa y Recursos de la DGT; ahora es asesor de Pons Mobitlity.

Incluir el dolo eventual en Código Penal

Para Daniel Vosseler, socio director de Vosseler Abogados y experto en temas responsabilidad civil y accidentes de tráfico, “tenemos un verdadero problema que debe resolverse. No es solo los fallecidos sino los grandes lesionados causados por estas conducciones bajo el alcohol y las drogas. Los dos grandes problemas ahora son la ingestión de drogas y alcohol y el uso del móvil al volante”.

Hay que hacer grandes campañas de concienciación. «Con la pandemia los problemas de salud mental se han incrementado. Hay que poner mucha atención en las revisiones para el carnet de conducir.  Y si hay personas con adicción a estas sustancias, mientras no las superen y exista un certificado médico no podrían recuperar el carnet de conducir”.

Vosseler cree que, en ocasiones, en la franja entre el 0,25 y el 0,60 no sabes que estás bajo los efectos del alcohol. “Sería bueno que en todas las discotecas y restaurantes y máquinas te midieran el grado de alcoholemia que tienes. El conductor no lo sabe y cree que puede llevar el vehículo. Y no puede”

Destaca la problemática económica de estas situaciones. “Las compañias de seguros cubren los daños a terceros de este tipo de asuntos, pero luego actúan con la vía de repetición al propio infractor que generó dicho accidente con una sentencia que lo acredite. Un conductor implicado en este tipo de asuntos puede buscarse la ruina de por vida”.

Este jurista confiesa que en ocasiones, en la franja entre el 0,25 y el 0,60 no sabes que estás bajo los efectos del alcohol. “Sería bueno que en todas las discotecas y restaurantes y máquinas te midieran el grado de alcoholemia que tienes. El conductor no lo sabe y cree que puede llevar el vehículo. Y no puede”.

También es partidario de introducir el dolo eventual en nuestro Cödigo Penal. “Como así ha hecho la jueza de Rubí en su auto, que se dio a conocer este martes. Esto supondría doblar las penas y tendría un efecto disuasorio importante. El accidente de tráfico sería considerado como homicidio por su gravedad por sus repercusiones”.

Vosseler cree necesario que se endurezcan estas medidas y que “aquellos conductores con adicciones y sin estar recuperados no vuelvan a conducir hasta que sepamos que están ya recuperados. No puede haber impunidad al volante, las victimas no están resarcidas con penas de prisión de 4 a 6 años para los conductores infractores”.

Daniel Vosseler es socio director de Vosseler Abogados y experto en temas responsabilidad civil y accidentes de tráfico

Las penas son escasas

Por su parte, José Pérez Tirado, asesor jurídico de  la  Asociación de Ayuda y Orientación a las Víctimas de Accidentes de Tráfico, Stop Accidentes “lo mejor de estas estadísticas es que se están haciendo miles de pruebas. Sin embargo, los positivos siguen siendo altos. Creo que sería bueno crear una tasa de drogas, similar a la de alcoholemia. Solo 12 del total han pasado a disposición judicial y eso llama la atención”.

Pérez Tirado destaca que “en el caso de que tienes a pasar por estos controles hay una pena de prisión de seis meses a un año según el artículo 383 del Código Penal y de privación de carnet. Creo que falta una multa importante, que no hay ahora, y que las asociaciones de víctimas de tráfico hemos reclamado. En Francia las multas son de 4.500 euros por negarse y tres años de retirada del carnet”.

José Pérez Tirado cree que «la privación del permiso permanente para determinados sujetos puede salvar vidas de otros ciudadanos”

Respecto a los positivos por alcohol, señala que “hay 2.591 positivos y justamente el 10 %, 262 ha ido a la jurisdicción penal. Superan la tasa del 0,60, el resto tiene una sanción administrativa porque supera el 0,25. Se trata de perder de cuatro a seis puntos a una multa de 1000 euros. Creemos que estas sanciones se podrían incrementar porque hablamos de vidas humanas que se pierden”.

Otro dato destaca esta jurista es que hay 4.750 que han dado por debajo de la tasa de alcohol permitida. “De estos, es posible que algunos se han salvado por muy poco. Hay ya países de nuestro entorno, como Austria o Checoslovaquia cuya tasa es 0,0 de alcoholemia. Puede ser el momento de ajustar estas tasas. Solo el 2 % que dio positivo en alcohol ha acabado en los juzgados de lo penal”.

José Pérez Tirado es asesor jurídico de  la  Asociación de Ayuda y Orientación a las Víctimas de Accidentes de Tráfico, Stop Accidentes.

Se podría contemplar incluir el dolo eventual en el Código Penal. “Hay ya algún accidente donde se ha reconocido como es el kamizake de la M50 en Madrid. Se habla de homicidio doloso, de accidentes donde hay violencia vial y que podrían tener un reflejo en nuestro ordenamiento penal por su intencionalidad. Así reflejado en auto de la jueza de Rubí y el atropello múltiples de ciclistas”.

Pérez Tirado “cree que también hay que reflexionar sobre determinados comportamientos y retirar de la circulación a aquellos conductores con comportamientos reincidentes violentos. La privación del permiso permanente para determinados sujetos puede salvar vidas de otros ciudadanos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *