La Fiscalía marroquí se especializa en blanqueo de capitales y trata

Archivo – Cartel en la fachada del edificio de la Fiscalía General del Estado. – Eduardo Parra – Europa Press – Archivo.

La Fiscalía española ha finalizado el proyecto de apoyo a su homónima en Marruecos. Tras dos años y nueve meses de formación, Confidencial Digital ha podido hablar con María del Mar Ramos, la fiscal malagueña que ha estado destinada en Rabat durante este tiempo.

En un principio, cuenta la fiscal, el proyecto tendría que haber empezado en diciembre de 2020, pero se retrasó por la pandemia hasta marzo de 2021 y hace apenas dos semanas que se ha puesto punto y final al proyecto de hermanamiento entre ambos ministerios públicos, financiado por la Unión Europea y gestionado por la Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas (FIIAPP). No obstante, la comunicación y el deseo de continuar la cooperación sigue presente.

«Nunca se había desplazado un fiscal para trabajar directamente en la fiscalía marroquí. En este sentido es una experiencia pionera», apunta la fiscal.

La separación de poderes se estableció en 2011

La Fiscalía de Marruecos tiene una historia muy reciente. Con la Constitución de 2011 se estableció la separación de poderes en el país magrebí, antes centralizados en el Ministerio de Justicia, y se creó tanto la presidencia del Ministerio Público como el Consejo Superior del Poder Judicial, el cual es el equivalente al Consejo General del Poder Judicial en España.

Unos años más tarde, en 2017, se constituyó el proyecto de apoyo al desarrollo de esta fiscalía general en el marco de la financiación de la Comisión Europea y España fue el país ganador para ofrecer la formación, por encima de las propuestas de Bélgica y Alemania, que presentaron un proyecto conjunto, y de Francia.

Como la formación no comenzó hasta 2021 y la fiscalía marroquí ya inició los primeros pasos del proyecto, cuando llegó el equipo español a Rabat analizaron de nuevo los objetivos y apuntaron hacia el aspecto más “característico” del Ministerio Público español: la especialización.

Especialización “de hecho”

Tal como explica Ramos, en Marruecos aún no está establecida la especialización de la fiscalía por ley como la hay en España como tampoco hay una red de fiscales especializados. Sin embargo, sí que hay una tendencia a formar, sensibilizar y especializar los fiscales en determinadas materias como la trata de seres humanos.

Según la fiscal, eso ha llevado al país a tener una especialización “de hecho” en la que se intenta que en los territorios más importantes o los “puntos calientes” haya fiscales especializados en una materia en concreto.

Además de la trata, también se han interesado por asuntos como el blanqueo de capitales, el terrorismo, las drogas o la criminalidad organizada

Reuniones con la Policía

Como parte del proyecto de hermanamiento, el equipo español organizó seminarios sobre cooperación internacional en los que acudieron fiscales de distintos países europeos para explicar, por ejemplo, como se investigan los delitos de blanqueo de capitales y la colaboración entre autoridades.

Asimismo, los fiscales marroquíes han viajado diversas veces a España para conocer el funcionamiento de algunas fiscalías especializadas en seminarios más prácticos.

En materia de violencia sobre la mujer, Ramos explica que, además de describir el funcionamiento de esa delegación, ahondaron en los dispositivos de control telemático de las órdenes de alejamiento y visitaron el Centro Cometa, la entidad encargada de la colocación de estos y su seguimiento.

Cuando trataron sobre la protección del medioambiente, vino un fiscal de Irlanda, otra de la República Checa y el fiscal de Sala Antonio Vercher, que hablaron de las dificultades que se encontraron a la hora de investigar, de la ejecución de las sentencias y si eso supuso un cambio legislativo o adopción de nuevas medidas contra grandes empresas y las fábricas. En el marco de este seminario, también se reunieron con el Seprona -la unidad de la Guardia Civil especializada en esta materia- e incluso con la policía local para que vieran cómo trabajan en conjunto fiscales y policías.

Agente de la Guardia Civil del Seprona.

“No dio tiempo a aplicarlo todo”

No obstante, la fiscal admite que los dos años y nueve meses no han sido suficiente tiempo para ver materializados todos los avances.

En estos momentos justamente se está tramitando un proyecto de ley sobre un tema en el que les estuvieron formando: las penas alternativas a la prisión.

“Marruecos tiene un problema muy gordo con el hacinamiento en las prisiones”, asegura Ramos, que explica que el país magrebí recurre a la pena de prisión con mucha frecuencia y puede terminar siendo peligroso por los posibles motines y porque la gente puede llegar a estar encerrada sin juicio durante muchos años.

La población reclusa de Marruecos es la que tenía España en 1982

Según la fiscal, cuando vieron la estadísticas de la memoria de la fiscalía marroquí descubrieron que las cifras a actuales eran las mismas que tenía España en 1982.

De manera que con el proyecto, les enseñaron paso a paso todas las medidas que se adoptaron. La reforma legislativa, cuántas prisiones nuevas se crearon, cuál es el número de plazas de internos que puede haber por centro penitenciario y el sistema penitenciario de grados son algunos de los aspectos que trataron.

También lo que había supuesto para la población reclusa la existencia de penas alternativas a la cárcel que todavía no tienen contemplado en sus leyes: pagar una multa, trabajos en beneficio de la comunidad o la libertad provisional.

La Fiscalía española como referente

Si bien Ramos no ha podido confirmar que la voluntad de Marruecos sea adoptar el modelo de la fiscalía española, sí que ha sido un referente.

“Les ha dado distintos puntos de vista acerca de cómo trabajamos con la Policía y qué técnicas de investigación se utilizan”, explica la fiscal.

Al final, el objetivo ha sido proporcionarles las herramientas y las ideas para que los fiscales marroquíes puedan elaborar las propuestas concretas para poder cambiar su legislación -por ejemplo, para establecer esas especializaciones mediante una ley- o trabajar en conjunto con otros cuerpos como la Policía. 

Furgones de la Guardia Civil aparcados en la Prisión de Soto del Real

Cooperación entre fiscalías

La fiscal malagueña matiza que entre fiscales y jueces de la Unión Europea hay contacto más directo, sin embargo, para los países fuera de la zona como Marruecos todas las comunicaciones pasan por el Ministerio de Justicia y por el magistrado de enlace, que es la persona de referencia destinada en el país.

No obstante, Ramos afirma que el proyecto de hermanamiento “ha supuesto un antes y un después” en la comunicación informal entre los fiscales de ambos países y, sobre todo, una “red de conexión” para poder crear equipos de trabajo en un futuro. 

¿Futuros proyectos?

Ramos afirma que la fiscalía marroquí ha crecido muy rápido y que tienen un “equipo muy preparado y entusiasta”. A su juicio, el país magrebí sí que va a contar con otros proyectos, pero serán de materias más específicas.

“A nosotros nos encantaría seguir porque esto ha sido un paso muy importante de acercamiento entre las dos fiscalías”, explica la fiscal, aunque todo ello dependerá de la voluntad de ambas partes y de la financiación, ya que se trata de un proyecto europeo.

Deja un comentario