La conciliación y la igualdad enardecen el debate entre los aspirantes al decanato del ICAM

johnk

La discusión sobre el rol del Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) en la conciliación e igualdad en la profesión ha sido uno de los momentos más polémicos del debate organizado por Confilegal, en el que la discusión generó roces entre los candidatos al presentar sus respectivas propuestas y opiniones para mejorar las condiciones de los colegiados.

Uno de los puntos álgidos del debate giró en torno a la celebración del 425 aniversario del ICAM, un evento durante el cual las mesas de análisis y debate se organizaron prácticamente sin la participación de mujeres, como señaló en distintas ocasiones Beatriz Saura. Se refirió a la situación como un «escaparate de desprecio colectivo a la mitad de la abogacía».

«Si hay controles, pero quienes toman las decisiones los eluden, tenemos un nivel muy bajo», explicó, añadiendo como propuestas de su candidatura un programa de mentoría para abogadas y dedicar el 3 % del presupuesto a iniciativas de igualdad y diversidad.

También Miguel Durán calificó el 425 aniversario como «un sarao para mayor gloria y lucimiento de la Junta de Gobierno» en la que no quiso participar como patrocinador, añadiendo que «las mujeres necesitan una presencia más destacada, no por cuota, sino porque se abrirán camino sin necesidad de empujones si se les da margen».

El candidato señalado por estar en la Junta de Gobierno, Eugenio Ribón, no quiso hacer mención de la susodicha celebración, prefiriendo enumerar las medidas que se habían tomado desde el Colegio a favor de la igualdad, como la discriminación positiva a favor de las mujeres al presentarse las candidaturas a las secciones del Colegio.

Ribón hizo propuestas a favor de la conciliación que incluían un protocolo para que un médico certifique la situación de indisposición de los abogados y el Colegio se comunique con las organizaciones para suspender los plazos. «Tampoco es bueno para el cliente si el abogado no está en condiciones».

Juango Ospina, que dimitió como diputado de la Junta de Gobierno para lanzar su candidatura, se desentendió de las acusaciones sobre el evento y señaló que no formaba parte de la Comisión de Igualdad, que lo había organizado, así como que «no ocurriría nada parecido» si gana el decanato.

«No vengo a defender la gestión de Jose María Alonso», dijo.

En cuanto a su programa, prometió garantizar un periodo de carencia en el pago de cuota de seis meses para nuevos padres y madres, una «ludoteca» en el Colegio para los hijos de los colegiados y un teléfono con 24 horas de disponibilidad para los abogados que necesitan suspender los señalamientos, además de mejorar los planes de igualdad.

Ángeles Chinarro reivindicó a la Asociación Libre de Abogados y Abogadas (ALA) como «la única candidatura que siempre ha llevado propuestas de igualdad» a las elecciones al decanato del ICAM, destacando que ella era la sexta candidata mujer de la organización, mientras que los otros incorporaban estas ideas en sus plataformas «por primera vez».

De hecho, mencionó una enmienda a un proyecto estatutos de por «no respetar el lenguaje inclusivo», apegándose al masculino genérico, a lo que Ribón tuvo que responder que el proyecto inicial había sido «refrendado por la Real Academia Española«. «Todos estamos de acuerdo en que la cuestión de igualdad es nuclear», dijo Ribón.

Además, Chinarro criticó la falta de mención sobre las personas con discapacidad. «El Colegio debe participar en la mejora de sus condiciones y destinar recursos para que puedan acceder a los recursos y juzgados», dijo.

El plan de conciliación de Begoña Trigo también incluye guarderías y la colaboración con colegios e institutos para apoyar a las familias de abogados en la atención a los hijos, teniendo prioridad las familias monoparentales. Asimismo, propone un departamento que gestione las sustituciones en vistas «ya que los abogados no tienen consolidados los derechos a la salud y al descanso».

La contestación a acciones que atenten contra los derechos al descanso y la salud dependerá de un departamento de quejas planificado, según Trigo, que señaló algunos ejemplos específicos. «Sabemos que no tendremos vacaciones de Navidad», dijo, haciendo referencia a los retrasos en los anuncios al respecto. Una muestra de los conflictos que enfrentará el próximo decano.

Deja un comentario