La Asamblea General de la ONU suspende a Rusia como miembro del Consejo de Derechos Humanos

por | abril 7, 2022

La Asamblea General de las Naciones Unidas ha votado hoy mayoritariamente a favor de una resoluicón impulsada por Estados Unidos para suspender a Rusia como miembro del Consejo de Derechos Humanos como consecuencia de las matanzas de civiles llevadas a cabo por soldados rusos cuando se retiraban de la región que rodea la capital de Ucrania, Kiev.

La propuesta ha salido adelante con 93 votos a favor, 24 en contra y 58 abstenciones. Otros, directamente, no se han pronunciado.

La suspensión de Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU requeriría una mayoría de dos tercios de los miembros de la AGNU que voten «sí» o «no», sin que las abstenciones cuenten en el cálculo. Y se ha conseguido.

La breve resolución expresa «una grave preocupación por la actual crisis humanitaria y de derechos humanos en Ucrania, en particular por las denuncias de violaciones y abusos de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario por parte de la Federación de Rusia, incluidas las violaciones y abusos graves y sistemáticos de los derechos humanos».

El ministro de Exteriores de Ucrania, Dimitro Kuleba, ha celebrado la aprobación del texto, alegando que «los criminales de guerra no tienen cabida en órganos de la ONU destinados a proteger los Derechos Humanos».

Ha agradecido a los países que han votado a favor porque han «elegido el lado correcto de la historia».

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU ya aprobó a principios de marzo la creación de una comisión independiente para investigar los presuntos abusos cometidos en Ucrania desde que Rusia lanzó su ofensiva militar el 24 de febrero.

Ante la Asamblea General, la delegación rusa se ha ceñido a las tesis expresadas por Moscú en estos últimos días y que pasan por considerar una farsa las matanzas de civiles denunciadas por Kiev y verificadas tanto por periodistas sobre el terreno como por imágenes de satélite.

La embajadora de Estados Unidos, Linda Thomas-Greenfield, hizo un llamamiento a principios de esta semana para que se despojara a Rusia de su puesto en el Consejo de Derechos Humanos, de 47 miembros, a raíz de los vídeos y fotos de las calles de la ciudad de Bucha sembradas de cadáveres de civiles.

«Creemos que los miembros de las fuerzas rusas cometieron crímenes de guerra en Ucrania, y creemos que Rusia debe rendir cuentas», declaró Thomas-Greenfield el lunes.

«No podemos permitir que un Estado miembro que está subvirtiendo todos los principios que apreciamos siga formando parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.