La APIF critica la falta de apariencia de imparcialidad en los nombramientos decididos por el fiscal general del Estado

por | septiembre 26, 2022

La Comisión Ejecutiva de la Asociación Profesional Independiente de Fiscales (APIF), la tercera por número de afiliados, critica la forma con la que el nuevo fiscal general del Estado, Álvaro García Ortiz, ha decidido los nombramientos tras la última reunión del Consejo Fiscal.

«No podemos sino asombrarnos de hasta qué punto y con qué argumentos se omiten méritos y trayectorias profesionaels de compaeñros para favorecer a otros fiscales del círculo más próximo sel Fiscal General. Los nombramientos se cuencen antes del Consejo, no se deciden en el Consejo», afirman en un comunicado.

«Lo ocurrido para el puesto de teniente fiscal de la Audiencia Nacional –Miguel Ángel Carballo, que obtuvo 7 votos (los de la Asociación de Fiscales y de la APIF), fue desplazado por Marta Durántez Gil, que consiguió 4 votos (de la Unión Progresista de Fiscales y de 2 miembros natos del Consejo Fiscal y miembros natos) al optar García Ortiz por ella–, o en la Fiscalía Togada –o en la Fiscalía Togada (Dolores Delgado, exfiscal general del Estado, obtuvo los mismos votos que Durántez, frente Luis Rueda García, el único fiscal con pasado de jurídico militar de la carrera, que se alzó con los mismos votos que Carballo) son continuación lamentable de esas políticas que conduujeron a que la Carrera Fiscal se pronunciara rotundamente en contra en las últimas elecciones al Consejo Fiscal», añade.

La APIF hace referencia al retroceso de la UPF, asociación a la que perteneció el fiscal general del Estado y su antecesora, en las que perdió dos vocales en beneficio de la Asociación de Fiscales, que pasó de 5 a 6, y de la APIF, que obtuvo un representante.

«Nos llama la atención que vocales voten a quien es -o quieren que sea- su jefe directo e inmediato (como en los casos del TSJ de Canarias, o en la Fiscalía Anticorrupción); o en el caso de la Fiscalía Togada, nos llama la atención la naturalidad con que se contempla que vocales que están en el Consejo Fiscal por decisión de una aspirante a un puesto -cuando era Fiscal General-, no reparen en que la apariencia de imparcialidad en la votación (y el prestigio del Consejo) padece de manera irremediable, especialmente cuando la antigua favorecedora se convierte en favorecida: tú me nombras a mí, y yo, luego, desde el puesto que tú me has
dado, te voto a ti. Y los demás candidatos, que esperen tiempos mejores», subraya la APIF.

NO SE PERMITIÓ VOTAL LA NECESIDAD DE QUE LA FGE DISPONGA DE UN PRESUPUESTO PROPIO

Además, también hace referencia a un hecho que consideran grave, que fue la imposiblidad de votar «una cuestión profesional capital para la Carrera Fiscal como es la necesidad de disponer de un presupuesto propio, tras haber incluido la propuesta en el orden del día», refiere esta asociación.

«Lo que solo puede explicarse por el interés del fiscal general del Estado en no encontrarse en una posición de confrontación aparente con el Gobierno dado el general
consenso de que esa es una necesidad vital para la Fiscalía. El fiscal general del Estado puede no votar, o votar en contra, pero opta porque no vote nadie a pesar de que no está vinculado por el resultado de la votación. Pero es que no quiere que haya un acuerdo sobre ello en el Consejo que pueda incomodar al Gobierno, lo que es todo un síntoma de lo que ocurre en la Fiscalía».

«La APIF considera que esto lesiona los derechos de los vocales y del conjunto de los fiscales que esperan acciones de sus representantes en el Consejo Fiscal, además de contravenir el contenido del artículo 14 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal», destaca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *