Isabel Pantoja niega haber cometido un delito de insolvencia punible

por | marzo 22, 2022

El Juzgado de lo Penal número 5 de Málaga ha juzgado hoy a la cantante Isabel Pantoja, acusada de un supuesto delito de insolvencia punible por participar la empresa Panriver, de la que era administradora única, en una operación presuntamente irregular relacionada con su casa de Marbella (Málaga).

La tonadillera ha declarado que desconocía las deudas que tenía Panriver con otras empresas y las operaciones realizadas para saldarlas, asegurando que dio un poder a su hermano, Agustín, para vender la casa de Marbella «o pagar lo que se debiera», ya que tenía todos sus bienes como aval de dicho inmueble. «Solo quería salvar mi patrimonio, no me importaba la casa», ha asegurado.

La Fiscalía la acusa de dicho delito, regulado en los artículos 259 a 261 bis del Código Penal, como supuesta cooperadora necesaria, y pide tres años de cárcel para ella y para otro acusado.

Pantoja ha llegado a los juzgados poco antes de las 10.00 horas, acompañada por su hermano, que ha declarado como testigo. La vista se ha celebrado en la misma sala en la que tuvo lugar el juicio por blanqueo de capitales por el que fue condenada a dos años de prisión y a pagar 1.147.148 euros.

Isabel Pantoja, a su llegada a la Ciudad de la Justicia. Foto: Álex Zea/EP

Las acusaciones sostienen que Panriver y otra empresa, Codabe, a la que la primera debía 114.000 euros, actuaron «en perjuicio de los derechos de créditos» de una tercera sociedad, con la que Codabe había reconocido una deuda de más de 800.000 euros, y llegaron a un acuerdo para pagar la deuda, con una quita importante.

La cantante ha manifestado que desconocía los procedimientos o deudas que existían y los embargos sobre las fincas, asuntos para lo que tenía a sus asesores fiscales, «que algunas veces lo han hecho bien y otras mal», y abogados. 

Ha señalado que estando en prisión por su condena por blanqueo de capital le llegó una notificación relacionada con la hipoteca y dio un poder a su hermano «para vender la casa o para que el banco se la quedara para pagar lo que fuera» ya que se iba a hacer ejecución del préstamo hipotecario. «Lo que mi hermano haya hecho, lo ha hecho bien, confío plenamente en él, moriría por mí y no me haría ningún daño», ha afirmado.

«Mi problema no era la casa, mi problema grande era primero donde yo estaba. Yo no quería esa casa, era realmente del banco, yo estaba pagando una hipoteca, pero el problema era que avalé esa casa con todos mis bienes», ha manifestado entre lágrimas, apuntando que si estaba privada de libertad «no podía pagar, porque no podía trabajar».

El otro acusado ha declarado que firmó dos reconocimientos de deuda de unos 300.000 euros cada uno, pero que «estaba mal psicológicamente» y «no sabía lo que estaba firmando». Ha dicho que le «llevaron a una notaría en Córdoba» y firmó lo que le pusieron. «Estaba amenazado», ha afirmado. Además, ha asegurado no saber de levantamientos de embargos ni de acuerdos con la sociedad de Pantoja, con la que ha dicho que no tuvo contacto.

El hermano de la cantante ha indicado que firmó la escritura de venta de la casa, que le dijeron que era sin remuneración porque el dinero iba a pagar acreedores, asegurando que firmó porque el notario le dijo que todo estaba bien. Además, Agustín Pantoja ha apuntado que no recibió instrucciones de su hermana para la quita.

El fiscal ha mantenido su acusación para ambos. Sostiene que cometieron un delito de insolvencia punible, en el caso del responsable de Codabe como autor y en el de la cantante como cooperadora necesaria, ya que considera que «colaboró» para el alzamiento de bienes, no de su empresa, sino de la otra.

El representante del Ministerio Público ha hecho hincapié en que Isabel Pantoja diga que no tenía conocimiento «de absolutamente nada» de las deudas, cuando era administradora única de Panriver, ni de los embargos sobre las fincas, apuntando que se da la circunstancia de que se procede a la venta extrajudicial de las mismas a los pocos días de dicho levantamiento. «Esta señora tenía conocimiento de estos hechos», ha subrayado.

La acusación particular también ha mantenido su acusación, mientras que las defensas han pedido su absolución.

El letrado de la cantante ha reclamado que «se le ponga fin al martirio» de su cliente, mientras que el que representa los intereses de la empresa ha aludido en este mismo sentido a que la acusación particular se habría aprovechado de la «repercusión mediática» de Pantoja para cobrar una deuda que no le correspondía.

Noticias relacionadas:

Isabel Pantoja extinguió su condena de dos años de cárcel el 28 de octubre de 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.