Ha fallecido el magistrado Sagrario Arroyo García, a los 63 años

por | junio 22, 2022

El magistrado de la Audiencia Provincial de Madrid (Civil) Sagrario Arroyo García falleció el pasado lunes por la tarde.

Una muerte inesperada.

«Era una persona entrañable, de pocas palabras aunque todo el mundo lo entendía, con un corazón abierto e inmenso, que se hacía querer por todo el mundo que lo conocía y lo había tratado», ha señalado a Confilegal el magistrado Juan Uceda Ojeda, compañero de Arroyo en la Sección 14ª, en la que servía desde 2015.

Nacido en octubre de 1958, en un pueblo de Ciudad Real, Arroyo ingresó en la Carrera Judicial en 1988, por oposición. Es de la promoción 35. En 1990 ascendió a la categoría de magistrado.

Sus primeros destinos fueron entre 1988 y 1989 el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Salas de los Infantes (Burgos) y entre 1989 y 1990 el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Alcázar de San Juan (Ciudad Real).

Después, ejerció en el Juzgado de Primera Instancia número 13 de Madrid, entre 1990 y 2005, fecha en la que se incorporó al Juzgado de Primera Instancia número 77 de Madrid, donde estuvo destinado entre 2007 y 2011, y posteriormente, en el Juzgado de Primera Instancia número 97 de Madrid, hasta que tomó posesión como magistrado de la Audiencia Provincial.

El magistrado Juan Uceda destaca que era «un perfecto compañero, un magnífico jurista, de lo que deja constancia en sus sentencias», que le consta que habitualmente son consultadas y aprovechadas por sus compañeros, así como «un trabajador incansable que siempre iba al día, cumpliendo todos los plazos con una exactitud envidiable».

«En definitiva, una pérdida muy lamentable para toda persona que lo haya tratado, evidentemente para los compañeros y funcionarios de la Sección 14ª de la Audiencia de Madrid, en la que deja un evidente vacío que tardaremos en tapar y, especialmente para su familia, su esposa Elena e hijos Manuel, Carlos y Miguel a los que será imposible olvidar», manifiesta Uceda.

«Era muy buena persona y una gran jurista», sentencia también a este diario la magistrada de la Audiencia Provincial Begoña Pérez Sanz.

Descanse en Paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *