Gonzalo Pérez Ponferrada, director del nuevo diario Fuentes Informadas: «La investigación será el plato fuerte de cada día»

por | mayo 16, 2022

El director del nuevo diario, Fuentes Informadas, Gonzalo Pérez Ponferrada fue, durante 13 años y medio, director de Comunicación del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) –entre 2005 y 2018– y antes subdirector de Tribunal Televisión (1997-2002), la primera cadena de televisión por satélite (Vía Digital) dedicada al mundo de la Justicia y del Derecho de Europa y la segunda del mundo, después de Court TV.

Durante los últimos tres años había venido dirigiendo su propia agencia de comunicación, GoperGlobal. Pero como se suele decir, la cabra tira al monte. Y Pérez Ponferrada es periodista. Veterano, es cierto, curtido en mil batallas, poseedor de una experiencia que solo se adquiere con la vida. Su definición más aproximada sería la de un «Alatriste del periodismo».

O quizá la de un Ed Hutcheson, el papel que interpretó Humphrey Bogart en el filme «El Cuarto Poder» (1952), como director del periódico ‘The Day’, que va a ser vendido por su propietaria a unos compradores que quieren cerrarlo. Para impedir que siga publicando información sobre los oscuros negocios de un importante jefe mafioso y la corrupción del sistema democrático del momento.

Con Fuentes Informadas Pérez Ponferrada vuelve a los orígenes. Al comienzo de su carrera. Al periodismo de investigación.

¿Por qué un diario de periodismo de investigación a estas alturas?

El periodismo actual ha acusado la crisis económica. Los periódicos de papel cada vez se venden menos. En los últimos años han venido aligerando sus plantillas, desprendiéndose de lo que de verdad les da valor: los periodistas con fuentes. Con información.

Como consecuencia, la calidad de la información se ha resentido. Hay muchos medios, es verdad, pero la profundidad de su información no ha sido tan superficial como la que hay ahora. El periodismo actual vive una crisis profunda, es un hecho.

Lo que queremos, mi equipo y yo, es volver a la casilla de salida. A contar aquello que otros medios no quieren, por lo que sea, o no pueden publicar. Por eso creo que hay un claro nicho que viene a llenar Fuentes Informadas.

La opinión pública tiene derecho a conocer. Para eso hemos nacido. Ya le adelanto que la investigación será el plato fuerte de cada día.

¿Qué aporta usted?

Mi larga experiencia y mi criterio profesional. Desde el comienzo de mi carrera he trabajado a los dos lados de la trinchera. En periódicos, en radio, en televisión, pero también en una oficina de comunicación oficial, como es la del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

En ese campo fui un pionero, lo mismo que en la televisión, con «En Tela de Juicio» y después con «Tribunal Televisión».

¿Cuál es el público al que va dirigido Fuentes Informadas?

El derecho a la información se fundamenta en el artículo 20 de la Constitución. Es la piedra angular, de hecho, de la democracia. Para que la ciudadanía pueda votar a una formación política o a otra es necesario algo previo, esencial: información. ¿Si no, cómo van a valorar si un partido u otro lo hace bien o mal?

Fuentes Informadas ha sido pensado para el ciudadano crítico, que no compra lo que le cuentan de primeras, que quiere conocer la verdad, lo que hay detrás, quién maneja los hilos. Nuestro compromiso es hacia esas personas que tienen opinión, que deciden, que influyen.

¿Va a tocar el espacio jurídico, teniendo en cuenta su pasado: subdirector de Tribunal Televisión, director de Comunicación del TSJ de Canarias…?

Mentiría si dijera que no, pero sí. ¿Cómo voy a negarlo? Han sido más de 20 años trabajando en este sector. También le digo que no nos vamos a centrar en la información de tribunales solo. El nuestro es periodismo de investigación. Publicaremos sobre la política, la economía, la justicia, la moda, inclusive, todo aquello que considere relevante e importante para la opinión pública.

Y vamos a hacerlo como Dios manda, contrastando la información. Hablando con unos y con otros. Porque el problema que existe hoy en día es que solo se cuenta lo que dice una de las partes. A la otra no se le suele dar voz.

Nosotros vamos a hacerlo. Esa va a ser una de las marcas de Fuentes Informadas.

Viniendo de donde usted viene, supongo que Fuentes Informadas tendrá un cierto sesgo legal, ¿no?

De la misma forma que un tigre no puede negar sus rayas o un leopardo sus manchas, yo no puedo negar mi pasado. Han sido muchos años informando sobre la Justicia, primero, e informando desde la justicia, después. Conozco muy bien el mundo de los jueces, de los fiscales, de los abogados.

No soy, en absoluto, un neófito. En un mundo, como este, basado en el estado de derecho, el conocimiento de la ley es fundamental.

No conozco ningún otro periodo histórico, en los últimos cien años, en los que la Administración de Justicia haya tenido el peso y la presencia que tiene ahora. Haremos uso de ese conocimiento en nuestras publicaciones.

Si le avanzo que el lenguaje que vamos a utilizar es el de Gonzalo de Berceo, el román paladino, el lenguaje de la ciudadanía. Porque lo que buscamos es comunicar y que se nos entienda.

¿Va a combatir las «Fake News»?

Las «Fake News» son un peligro mortal para el sistema democrático y para la Constitución, que defenderemos a muerte porque es la que permite nuestra existencia. Me preocupan, se lo confieso, la emergencia de querulantes, de denunciantes patológicos o malvados, que presentan denuncias o querellas falsas, contra personas relevantes, basándose en información falsa, fabricada por ellos.

El actual estado de cosas, la existencia de las redes sociales, propicia su existencia. La lentitud de la justicia les permite crear mentiras gigantes que, la mayor parte de las veces, no tienen ningún recorrido pero que contribuyen a crear estados de opinión que no responden a la realidad.

Joseph Goebbels, el ministro de la Propaganda nazi, acuñó una frase histórica: «Una mentira que se repite mil veces se convierte en verdad». Y es cierto. En España tenemos un dicho, «el que calla otorga».

Muchos de los afectados prefieren seguir callados porque consideran que si les contestan públicamente, o si les ponen una querella o una demanda, les van a dar oxígeno mediático. Y prefieren seguir callados. Creo que se equivocan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.