Funcionarios de prisiones se concentran frente a las delegaciones del Gobierno para denunciar las graves agresiones registradas en los últimos días

por | julio 15, 2022

CSIF y ACAIP-UGT se concentraron ayer frente a las delegaciones de Gobierno de todas las comunidades autónomas con centros penitenciarios dependientes de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias para denunciar las graves agresiones sufridas recientemente por este colectivo y para reclamar mejoras en sus condiciones laborales.

El presidente de CSIF prisiones, Jorge Vilas, y el de ACAIP-UGT, José Ramón López, denunciaron el martes en una rueda de prensa las «deficiencias» del sistema penitenciario español y cómo afecta a sus trabajadores, «con un déficit de personal de cerca de 3.000 plazas y una agresión cada 36 horas a un trabajador penitenciario».

Denuncian «falta de medios materiales y humanos, con más del 58% de vacantes de médicos, lo que dificulta la atención de enfermedades mentales cuando el 30% de internos padece alguna de estas patologías», así como falta de formación y la visión «parcial» de la realidad penitenciaria por parte del Gobierno.

También critican el «parón» en la elaboración de la ley de Función Pública Penitenciaria, que incluirá mejoras de las condiciones laborales de los empleados públicos penitenciarios. 

Los sindicatos exigen al Ejecutivo que habilite los medios y recursos suficientes para garantizar promoción y estabilidad laboral, la prevención de riesgos laborales, un protocolo específico de actuación frente a agresiones, formación especializada y la implantación del teletrabajo.

AGRESIONES

CSIF y ACAIP-UGT destacan que algunas de las últimas agresiones han sido «especialmente graves» y han puesto en serio riesgo la integridad física de los funcionarios de prisiones, como la ocurrida el pasado 1 de julio, cuando un interno del centro penitenciario Murcia II atacó a un trabajador con la tapa de una lata de conservas causándole un corte en el cuello.

Tan solo cuatro días después, tres funcionarios de la cárcel de Picassent (Valencia) tuvieron que recibir asistencia hospitalaria tras sufrir una agresión por un interno experto en artes marciales, uno de ellos con rotura de pómulo y tabique nasal y con un ojo afectado. Además, otro trabajador de la prisión de Estremera (Madrid) también resultó herido con contusiones en la cabeza de diversa consideración tras sufrir el ataque de un recluso.

CSIF y ACAIP-UGT hacen hincapié en que los datos que manejan muestran que todas estas agresiones no son incidentes aislados, ya que el pasado año se registraron una media de 456 incidentes regimentales graves o muy graves, mientras que este año se situaba en 280 a fecha de 31 de mayo, último dato disponible.

MÁS DE CUATRO AÑOS DE MOVILIZACIONES

Según explican estos sindicatos, estas movilizaciones se enmarcan dentro del conflicto colectivo que mantienen con la administración penitenciaria, «por la nula capacidad de ésta de atender las necesidades del colectivo y la negociación de mejoras de sus condiciones laborales».

Manifiestan que el colectivo de prisiones lleva más de cuatro años de movilizaciones «sin que los distintos gobiernos hayan atendido sus reivindicaciones de mejora salarial, de reconocimiento de agentes de autoridad, de formación universal y de mejora de medios materiales y humanos», a lo que suma una política de “buenismo”, que se centra más «en tener buenas estadísticas de terceros grados que en atender a aquellos internos inadaptados, aplicando regímenes de vida que no se ajustan a su perfil penitenciario».

«Es decir, tenemos muchos internos que deberían tener un régimen de vida más restrictivo conviviendo en módulos de vida ordinario, lo que ocasiona graves problemas en los centros penitenciarios entre los propios internos y con los trabajadores, que deben enfrentarse a reos muy peligrosos sin las medidas de seguridad adecuadas», explica CSIF.

En la concentración en Madrid, los representantes sindicales fueron recibidos por la delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Mercedes González, a quien le entregaron un escrito con los principales problemas a los que se enfrentan estos trabajadores en su día a día.

Además, pidieron la intermediación con la administración penitenciaria para desbloquear la negociación y que sean atendidas las reivindicaciones de estos profesionales, «menospreciados por sus propios dirigentes».

La delegada del Gobierno en Madrid (en el centro), junto a los concentrados.

Al término de la reunión, la delegada de Gobierno en Madrid salió de la Delegación para intercambiar unas palabras con los trabajadores penitenciarios concentrados.

Los sindicatos denuncian «el abandono que sufren los trabajadores penitenciarios» y reiteran sus reivindicaciones de más medios materiales y humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *