El TSJN confirma 17 y 16 años de prisión para tres de los cinco acusados de la violación grupal en Orkoien (Pamplona) en 2019

por | marzo 3, 2022

El Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) ha confirmado la sentencia de la Audiencia Provincial que condenó a 17 y 16 años de prisión a tres de los cinco acusados de una violación grupal perpetrada en Orkoien (Pamplona) a una joven de 23 años que presenta “retraso mental moderado”, con un grado de discapacidad psíquica del 67%.

El tribunal de la Sala de lo Civil y Penal corrobora la existencia de “intimidación ambiental” en los dos delitos de agresión sexual que considera probados. Se aplica así el criterio del Tribunal Supremo en el caso de ‘La manada’ de Pamplona, que si bien el Alto Tribunal no lo pudo aplicar porque no fue objeto de acusación, lo dejó fijado como posibilidad para futuros casos: Responsabilidad penal por hecho propio de agresion sexual y corresponsabilidad compartida penal por hechos de los demás a su presencia.

El Tribunal Superior de Justicia ha ratificado, asimismo, la absolución decretada por la Audiencia de los otros dos procesados.

Los hechos ocurrieron el 29 noviembre de 2019. Todos ellos son de nacionalidad marroquí y están en situación irregular en España.

La sentencia la firman los magistrados Joaquín Cristobal Galve Saura (presidente de la Sala y ponente), Francisco Javier Fernández Urzainqui, y Guillermo Leandro Barrios Baudor. Es la número 6/2022, de 28 de febrero.

Resolución que no es firme y que puede ser recurrida en casación ante el Tribunal Supremo.

El TSJ considera que, tras una relación sexual mantenida por uno de los tres condenados, T. E. D., con consentimiento de la víctima, los otros dos penados, M. B. e I. B., llevaron a cabo sendas violaciones.

La Audiencia condenó a 9 años de prisión a M. B. e I. B. como autores cada uno de ellos de su respectivo delito de agresión sexual, así como a 8 años más como cooperadores necesarios del delito de agresión sexual cometido por el otro. Respecto a la participación de T. E. D., si bien los jueces del tribunal sentenciador estimaron que su relación sexual fue consentida, le impusieron 16 años de prisión -8 por cada uno- como cooperador necesario de los dos delitos de agresión sexual.

Los tres condenados deberán indemnizar con 100.000 euros a la víctima, a la que no podrán acercarse ni comunicarse con ella durante 15 años los dos primeros y durante 13 el otro.

CONTACTARON A TRAVÉS DE UNA RED SOCIAL

Según los hechos probados, en noviembre de 2019, la víctima contactó a través de una red social con uno de ellos, que en el transcurso de la conversación consiguió el número de móvil de la joven. Posteriormente, este inculpado le pasó el número de teléfono a otro procesado.   

Con la intención de conocerla y mantener una relación con ella, T. D. H. se comunicó con la víctima los días 25, 26 y 28. Finalmente, quedaron para el día 29. Los procesados se desplazaron hasta Orkoien en un vehículo desde Cadreita.  

Sobre las 21.37 horas, según recoge la sentencia, los tres condenados y la víctima se dirigieron hacia un parque, donde en un momento dado, T. E. D. ofreció a la joven apartarse a una zona existente tras unos matorrales para mantener algún tipo de relación sexual, a lo que ella accedió “voluntariamente”. 

Tras mantener dos relaciones sexuales consentidas con este inculpado, M. B. e I. B. llevaron a cabo sus respectivos actos sexuales “en contra de la voluntad“ de la joven.

Un cuarto procesado, A. B., estuvo en el vehículo en que habían llegado a la localidad y, según el tribunal, no se ha acreditado que el quinto inculpado, Y. H., hubiera participado en la agresión sexual.  

La víctima, que fue examinada por un médico forense el 30 de noviembre, presentaba lesiones vaginales. A consecuencia de los hechos, la denunciante sufre de estrés postraumático.

LA FISCALÍA PEDÍA 54 AÑOS DE CÁRCEL PARA CUATRO DE ELLOS Y 52 AÑOS PARA EL QUINTO

En el juicio, celebrado el pasado mes de junio, a puerta cerrada, el fiscal solicitó 54 años de prisión para cuatro de los acusados: 15 años para cada uno como autores de un delito de agresión sexual y 13 años como cooperadores necesarios de los delitos perpetrados por los otros tres. Para el quinto reclamó 52 años: 13 por cada delito en concepto de cooperador necesario. Las defensas, por su parte, reclamaron la absolución.  

La Audiencia destacó en la sentencia que la denunciante presentaba unas características que hacían que la valoración de su testimonio resultara “especialmente dificultoso”, debido al retraso madurativo y de lenguaje que presenta.

“Ahora bien, a pesar de dicha discapacidad y de las citadas características de la denunciante, ello no impide que la misma pueda realizar un relato de hechos vividos por ella y que dicho relato pueda resultar eficaz y suficiente para vencer la presunción de inocencia, no obstante, las dificultades que conlleva su valoración”, sostuvieron los jueces de la Audiencia.

La Fiscalía y las defensas de los dos acusados absueltos solicitaron la confirmación de la sentencia, que fue recurrida por las dos acusaciones particulares -ejercitadas por el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Orkoien-, así por los tres condenados.

Las defensas de los acusados basaron sus recursos en una pretendida vulneración de los principios de presunción de inocencia e in dubio pro reo -en caso de duda, a favor del reo-, al considerar “insuficiente” y “contradictorio” el testimonio de la víctima, de la que, según ellos, desconocían su discapacidad. Además, alegaron que las relaciones sexuales fueron consentidas, sin que mediara intimidación alguna.

Al respecto, la Audiencia resaltó que, en supuestos como el presente, en el que se producen agresiones por varios sujetos, es claro que tiene lugar una efectiva disminución de su capacidad de respuesta, dando lugar todo ello a un aumento cualitativo de la intimidación de la víctima y de la gravedad de la situación. “Existió, por tanto, en este caso, intimidación, siquiera ambiental”, concluyó.

LA DECLARACIÓN DE LA VÍCTIMA ES ‘VÁLIDA’ Y ‘SUFICIENTE’

El TSJ de Navarra estima que, a pesar de la discapacidad de la víctima, “ello no impide que pueda realizar un relato de hechos vividos por ella y que dicho relato pueda resultar ser eficaz y suficiente para vencer la presunción de inocencia”. Al igual que la Audiencia, concluye que “la declaración de la víctima reúne el conjunto de circunstancias que permiten considerarla prueba válida y suficiente”. 

En relación con el recurso de uno de los tres condenados, los magistrados entienden que concurren todos los requisitos jurisprudencialmente exigidos para considerar a T. E. D. como cooperador necesario de las dos agresiones sexuales perpetradas por los otros dos condenados.

Asimismo, el tribunal considera “plenamente” acreditada la participación en las agresiones sexuales de los otros dos condenados, M. B. e I. B., quienes son responsables de la violación realizada por ellos, así como, en concepto de cooperador necesario, de la agresión sexual perpetrada por el otro.

La Audiencia Provincial no apreció pruebas de que concurriera el subtipo agravado contemplado en el Código Penal de haber cometido los hechos contra una persona que se halle en situación de especial vulnerabilidad. Los magistrados no vieron base probatoria suficiente para poder afirmar que existiese ese conocimiento previo de la discapacidad de la víctima por parte de los acusados y un concierto entre ellos para actuar abusando de esa discapacidad o con aprovechamiento de la misma y por ello de su vulnerabilidad.

Este criterio es refrendado por el TSJ, que argumenta que fue precisamente aquella actuación conjunta la que produjo el efecto intimidatorio.

Noticias relacionadas:

Caso Manada: José Ángel Prenda admite la violación de Pamplona y pide perdón a la víctima

La Fiscalía pide entre 19 y 21 años de cárcel para ‘la manada’ de Callosa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *