El TS confirma 23 y 18 años de prisión a dos hermanos por asesinar a un hombre en Don Benito

por | abril 8, 2022

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha confirmado la condena impuesta por el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) que condenó a dos hermanos a 23 y a 18 años de prisión por el asesinato de un hombre de un disparo con una escopeta de caza en Don Benito (Badajoz) en 2017.

La sentencia del TS desestima el recurso de casación interpuesto por los dos acusados, Emilio Sánchez Mauriño y Manuel Sánchez Mauriño, y su sobrina, Petra Sánchez Carrera, a quien se le impone una pena de un año y tres meses de prisión por un delito de encubrimiento, por esconder los cartuchos.

El tribunal, formado por Andrés Martínez Arrieta, Miguel Colmenero Menéndez de Luarca, Ana María Ferrer García, Pablo Llarena Conde y Ángel Luis Hurtado Adrián como ponente, confirma las citadas penas de prisión por delitos de asesinato y de tenencia ilícita de armas a los dos hermanos, apreciando la agravante de reincidencia en el caso del autor del disparo, y por un delito de encubrimiento a la mujer.

Se da la circunstancia que en el primero concurre el agravante de reincidencia, ya que fue condenado en el pasado por homicidio, lesiones y tenencia ilícita de armas.

Asimismo, ordena el pago de una indemnización, en concepto de responsabilidad civil, de 125.000 euros a la viuda de la víctima y de 75.000 euros a cada uno de sus dos hijos.

En su sentencia, el tribunal considera probado que el acusado Emilio Sánchez Mauriño disparó por la espalda a la víctima con una escopeta el 23 de mayo de 2017, y que fue hermano, Manuel Sánchez Mauriño, quien le entregó el arma.

Asimismo, la Sala de lo Penal sostiene que, con la intención de acabar con la vida del hombre, en los días en los días previos habían estado realizando labores de seguimiento de la víctima, conociendo sus horarios y rutinas.

La víctima recibió el disparo mientras paseaba a sus perros y no se percató de la presencia del acusado, por lo que no pudo defenderse, recibiendo un impacto en el costado que le produjo la muerte.

Tras disparar, los dos condenados huyeron del lugar en una furgoneta, aunque fueron detenidos ese mismo día uno en Don Benito y otro en Mérida.

Poco después de los hechos, Emilio Sánchez Mauriño llamó a su sobrina y le pidió que se deshiciera de unos cartuchos que se encontraban en la vivienda en la que vivían sus tíos para que no se les pudiera relacionar con la muerte de la víctima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.