El Tribunal Federal de lo Social alemán dictamina que un hombre que se cayó por la escalera al bajar al despacho de su casa sufrió un accidente laboral

johnk

El demandante es un jefe de ventas de R-GmbH, una filial de la multinacional de vehículos Volkswagen. El accidente laboral sucedió a primera hora de la mañana del 17 de septiembre de 2018, cuando procedía a iniciar su jornada laboral en su domicilio en el formato de teletrabajo.

Bajaba desde su dormitorio al despacho de su casa, un piso más abajo, a través de una escalera de caracol, donde suele empezar sus labores profesionales, sin desayunar.

El ejecutivo tuvo la mala suerte de resbalar, caer y romperse una vértebra torácica.

La empresa aseguradora BG se negó a pagar las prestaciones demandadas por el hombre, a consecuencia de lo ocurrido. BG argumentó que el accidente sufrido no estaba cubierto por el seguro contratado por la compañía que tenía empleado al jefe de ventas.

La primera instancia le dio la razón al demandante.

No así la suplicación (equivalente a la apelación en las jurisdicciones civil o penal), que revocó el primer fallo, afirmando que el trayecto que el hombre recorrió, desde su habitación hasta el despacho de su casa, no estaba asegurado sino que era un «un acto preparatorio no asegurado que sólo precede a la actividad real asegurada».

En su recurso de casación, el empleado argumentó que los trabajadores que prestan sus servicios desde su domicilio no deberían recibir menos protección del seguro de accidentes que el resto de los miembros de la empresa.

E hizo especial hincapié en que durante la actual pandemia, muchas personas, en Alemania, trabajaban desde casa.

De hecho, el Gobierno promulgó una norma de teletrabajo de enero a junio que obligaba a los empresarios a dejar que los empleados trabajaran a distancia debido a la pandemia de coronavirus.

La Segunda Sala del Tribunal Federal de lo Social, especializada en seguro de accidentes, en su sentencia número B2U4/21 R, de 8 de diciembre pasado, le dio la vuelta a la suplicación, dando la razón al trabajador.

Subrayó que, en casos excepcionales, también puede existir una vía de acceso a la empresa en una zona doméstica si el apartamento y el lugar de trabajo están en el mismo edificio.

Otros factores que deben tenerse en cuenta, de acuerdo con el Tribunal Federal de lo Social, es la «tendencia objetiva de la acción del asegurado, es decir, si quería realizar una actividad al servicio de la empresa en la actuación que condujo al suceso del accidente», así como las circunstancias objetivas del caso concreto.

Por lo tanto, de forma excepcional es concebible el desplazamiento al trabajo en el ámbito doméstico si el domicilio y el lugar de trabajo se encuentran en el mismo edificio, y cita la sentencia de 5 de julio de 2016 B2U5/15 R.

Lo ocurrido, y ha sido el dictamen de este tribunal, debe ser considerado como accidente de trabajo, por lo que está cubierto por la póliza de seguro de accidentes laborales contratado por la empresa empleadora.

El Tribunal Federal de lo Social es el más alto tribunal de la jurisdicción social en Alemania y, junto con el Tribunal Federal de Trabajo, el Tribunal Federal de Finanzas, el Tribunal Supremo Federal y el Tribunal Administrativo Federal, es uno de los cinco tribunales superiores de la Federación.

La jurisprudencia sobre esta problemática en España es escasa. El artículo 16 del Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia, que lleva por título «Evaluación de riesgos y planificación de la actividad preventiva» no hace ninguna referencia a este tipo de accidentes y solo considera espacio de trabajo a la zona habilitada para la prestación de servicios, «no extendiéndose al resto de zonas de la vivienda o del lugar elegido para el desarrollo del trabajo a distancia».

Deja un comentario