El TC anula parte de la ley catalana que limita el precio de los alquileres

johnk

El Pleno del Tribunal Constitucional (TC), por unanimidad, ha estimado parcialmente el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por más de 50 diputados del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso de los Diputados contra varios artículos de la Ley catalana 11/2020, de 18 de septiembre, de medidas urgentes en materia de contención de rentas en los contratos de arrendamiento de vivienda, al entender que invade competencias estatales.

La sentencia, cuyo ponente ha sido el magistrado Ramón Sáez, declara inconstitucionales y nulos los artículos 1, 6 a 13, 15 y 16.2; las disposiciones adicionales primera, segunda y tercera; la disposición transitoria primera; la disposición final cuarta, letra b); la disposición adicional cuarta y la disposición final tercera.

El TC explica en la resolución, que ha sido avanzada y se conocerá íntegra en los próximos días, que esos preceptos suponen una invasión de esta Comunidad Autónoma en las competencias del Estado que reconoce el artículo 149.1.8 de la Constitución y referido a la competencia en materia civil para regular las bases contractuales.

Señala que el mismo artículo, al reservar al Estado la fijación de las bases de las obligaciones contractuales, le atribuye la competencia para establecer los criterios de ordenación general del sector de la contratación privada en aquellos territorios autonómicos que cuenten con legislación propia.

UN LÍMITE DESDE LA CONSTITUCIÓN

La finalidad de la reserva estatal en materia de derecho de contratos estriba en la necesidad de garantizar un común denominador en los principios que deben regir las obligaciones contractuales, lo que se logra cuando las categorías generales son las mismas en todo el territorio nacional.

En este sentido, siguiendo la jurisprudencia constitucional, la competencia estatal de las «bases de las obligaciones contractuales» del citado artículo debe ser entendida como una garantía estructural del mercado único y supone un límite en sí -un límite directo desde la Constitución- a la diversidad regulatoria que pueden introducir los legisladores autonómicos.

Por otra parte, el TC limita los efectos de la declaración de inconstitucionalidad. De este modo, no afecta a las situaciones jurídicas consolidadas, en base al principio de seguridad jurídica y al legítimo fin de procurar la estabilidad en las relaciones contractuales preexistentes.

Los efectos, por tanto, serán pro futuro por lo que los contratos de arrendamiento de vivienda celebrados con anterioridad a esta resolución se mantienen en sus términos.

Noticias relacionadas:

Los propietarios de viviendas creen que es anticonstitucional que el parlamento catalán apruebe el control de precios del alquiler

El Ayuntamiento de Barcelona multa con 9.000 euros a un propietario por cobrar un alquiler demasiado alto

Las claves del magistrado Vicente Magro para solucionar el problema de la ‘okupación’, con 13.389 casos hasta septiembre de 2021

Un juzgado de Barcelona plantea una cuestión de inconstitucionalidad sobre el decreto de la Generalitat para las rentas de los locales

Deja un comentario