El Supremo debe reconocer el daño moral causado al hombre por la paternidad atribuida del hijo fruto de las relaciones extramatrimoniales de la esposa

johnk

“Tanto la doctrina científica como los pronunciamientos judiciales reconocen hoy el derecho a exigir responsabilidad civil debida a daños causados, dolosa o culposamente, entre miembros del núcleo familiar”, explicó ayer el magistrado emérito, Julio Picatoste Bobillo, en la conferencia que impartió en la Real Academia Gallega de Jurisprudencia y Legislación (RAGJYL) sobre “Responsabilidad civil en el ámbito del Derecho de Familia”.

En la misma abordó la cuestión de «la responsabilidad civil por daño moral en los casos de fraudulenta atribución al marido de la filiación del hijo nacido de relaciones extramatrimoniales de la esposa, con ocultación de la verdadera paternidad”.  

El ponente -académico numerario en posesión de la Medalla número 34 de la Real Academia Gallega de Jurisprudencia- aludió al daño moral en este tipo de casos.

“Una de las hipótesis más frecuentes y conflictivas es la de la responsabilidad civil derivada del daño causado al marido por esa atribución de una filiación ajena”, explicó.

Y añadió que mientras las resoluciones de los tribunales se van orientando en sentido favorable al reconocimiento de la existencia de un daño moral resarcible económicamente, y esa evolución es clara en los pronunciamientos de las Audiencias Provinciales, no ocurre lo mismo con el Supremo.  

“El Tribunal Supremo se mantiene en una línea jurisprudencial enormemente restrictiva que está necesitada de una rectificación urgente”, defendió Picatoste Bobillo.

Insistió en que en los últimos años, el derecho de daños, rompiendo moldes anteriores especialmente enraizados en el derecho anglosajón ha ido haciendo acto de presencia efectiva en el ámbito de las relaciones familiares en relación con acciones o conductas causantes de un daño efectivo.  

ELECCIÓN DE NUEVOS ACADÉMICOS DE NÚMERO  

Antes de la conferencia, el Pleno de académicos y académicas de número de la RAGJYL eligió al Fiscal Superior de Galicia, Fernando Suanzes Pérez como nuevo Académico de Número para ocupar la vacante de la Medalla nº 18. 

Su candidatura fue presentada por los académicos Julio Padilla Carballada, Luis Rodríguez Ennes y Domingo Bello Janeiro

El plenario acordó también el ingreso de Lourdes Carballo Fidalgo, decana del Ilustre Colegio de Abogados de Vigo, como académica de Número para ocupar la vacante de la Medalla nº 21.

Su candidatura fue presentada por los académicos Modesto Barcia Lago, Consuelo Castro Rey y Julio César Picatoste Bobillo. 

Deja un comentario