El SISEJ anuncia su disolución tras 17 de años de trabajo ‘por una justicia pública de calidad’

por | abril 11, 2022

El Sindicato de Letrados de la Administración de Justicia (SISEJ) ha anunciado hoy públicamente su disolución tras 17 años de trabajo «por una justicia pública de calidad que ponga al ciudadano en el centro de la administración de Justicia», y reivindicando la modernización de la Justicia, en el sentido de apostar por los tribunales de instancia, por el uso de las nuevas tecnologías y «por superar el concepto de letrado de la administración de justicia como simple depositario de la fe pública judicial».

«Siempre hemos buscado potenciar la función directiva y conciliadora de los miembros del Cuerpo», señala a Confilegal Raúl Asensio, hasta ahora secretario de organización del sindicato.

Fundado en diciembre de 2005, su primera portavoz fue María Ángeles Momparler Carrasco, cargo que ostentó hasta 2008, y la última, Marta Urbano, quien sucedió en el cargo a Abigail Fernández tras ser designada en febrero de 2020 como directora del Centro de Estudios Jurídicos (CEJ).

Marta Urbano, junto a su precedesora, Abigail Fernández, actual directora del Centro de Estudios Jurídicos.

Según informa el SISEJ en un comunicado, el pasado uno de abril, su Congreso Extraordinario de afiliados, celebrado en Barcelona, aprobó, por unanimidad, el comienzo del proceso de disolución.

Señala que, como había adelantado tras la asamblea del 27 de enero de 2022, han sido «factores determinantes» en este acuerdo de disolución la «involución corporativista que, al igual que numerosos sectores sociales en España y en el resto de Europa, experimenta el sector justicia, así como la alta exigencia de compromiso y dedicación que necesita un sindicalismo de calidad».

«Para una organización como la nuestra, resulta muy costoso de asumir» ese trabajo que conlleva un sindicalismo de calidad, «dada la carencia de un marco sindical adecuado de representación laboral, algo que, junto a la defensa del servicio público, ha constituido la premisa esencial y el objetivo del SISEJ desde su creación», explica el sindicato.

A este respecto, añade que con independencia de ello, quienes han integrado el SISEJ siguen creyendo «en la vía constitucional, la de la Ley Orgánica de Libertad Sindical, como única democráticamente aceptable» de representación laboral para los trabajadores de la Administración de Justicia y, de modo específico y propio, para quienes como Letrados dirigen las oficinas judiciales.

En el SISEJ entienden que «hay una deriva corporativista y que las asociaciones profesionales en el ámbito de la justicia apuestan por reivindicaciones particulares de sus propios colectivos, dejando a un lado una visión global de servicio público que ponga al ciudadano como centro de la administración de justicia».

LEGADO Y AGRADECIMIENTO

El SISEJ manifiesta que durante su período de actividad (de 2005 a 2022) la apuesta de esta organización por concebir la Administración de Justicia «como un servicio público y por superar el corporativismo tradicional ha sido el motor ideológico para la modernización de la justicia española». «Innovaciones como la superación tecnológica de la fe pública judicial, la apuesta por un cambio de modelo organizativo de la oficina judicial, los Tribunales de Instancia y la justicia de proximidad, que en su momento despertaron una fuerte resistencia corporativa, son hoy asumidas y promovidas con naturalidad», indica.

En ese contexto, agradece «a todos los agentes sociales, grupos parlamentarios, fuerzas políticas, órganos constitucionales, universidades, instituciones del Estado y de las Comunidades Autónomas, así como a los diferentes equipos que se han ido sucediendo en el Ministerio de Justicia y con los que han tenido interlocución, «haber escuchado y tenido en cuenta las propuestas siempre innovadoras del SISEJ».

«Como Letrados y Letradas de la Administración de Justicia, antiguos Secretarios Judiciales, es un orgullo que tales ideas hayan surgido de nuestro Cuerpo», apunta este sindicato.

También señala que SISEJ «nació con una vocación minoritaria, de calidad frente a cantidad, con una perspectiva progresista en un sector mayoritariamente conservador», y que sus afiliados, los miembros de todas las comisiones ejecutivas, así como todos los portavoces que ha tenido esta organización, han «afrontado con valentía numerosas dificultades y realizado un trabajo constante» que creen que merece reconocimiento, no solo del colectivo, sino de carácter general.

Por último, destaca que aunque SISEJ cese de actividad sindical esto no significa, en absoluto, la pérdida de vigencia de sus ideas ni el fin de su contribución al servicio público, y confían en que su legado «permanezca e incluso pueda ser rescatado y defendido no solo por otras organizaciones del ámbito jurídico, sino también, en general de la sociedad civil».

«Ojalá los partidos políticos, organizaciones y plataformas ciudadanas puedan incluir entre su ideario las grandes reivindicaciones de nuestro sindicato, en definitiva una justicia pública de calidad, al servicio de la ciudadanía», concluye Asensio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.