El pago de deudas judiciales pasa de 3 años a 19 días gracias al fichero de morosos

Cuarenta meses de media

El último caso de éxito: 19 días

Aval de jueces 

Mejora de los ingresos anuales para los abogados

Presentación del Registro de Impagados Judiciales

En menos de un año de vida, el Registro de Impagados Judiciales (RIJ) ha logrado reducir de 3 años y tres meses a 19 días días el pago de deudas. Este fichero de morosos ha llegado a los juzgados españoles como solución legal gracias a una cláusula que los abogados de la parte acreedora pueden incluir en el escrito de demanda.

En ella, advierten al deudor de que si no cumple con lo acordado en el fallo de la sentencia, se incluirán sus datos en el RIJ, lo que causará que cualquier autónomo, pyme o entidad bancaria pueda aportar, publicar y consultar información sobre incumplimientos de obligaciones de pago en fase prejudicial o judicial y estarían sujetos a que se les cerrara el mercado de pronto.

Cuarenta meses de media

El nuevo sistema de notificación judicial del RIJ, desarrollado por la Abogacía Española, es pionero en el mundo y ha nacido para dar respuesta a los datos del Consejo General del Poder Judicial, que sitúa el período medio de pago de las ejecuciones de impagados en cuarenta meses.

Así lo han informado fuentes del fichero de morosos a Confidencial Digital y han insistido en los beneficios que conlleva para la justicia el cobro exprés de las sentencias, pues se puede conseguir una “justicia más justa ágil y eficaz” con ello.

Cabe destacar que los datos del CGPJ de 2022 apuntan que la deuda judicial jamás se cobra en seis de cada diez sentencias, de manera que las que sí que se pagan son las que tardan más de tres años en cobrarse.

El último caso de éxito: 19 días

Hace dos meses ECD reveló que el RIJ había conseguido reducir el plazo de la deuda en 50 días. Sin embargo, a finales de 2023, el fichero de morosos ha anotado otro logro: bajarlo a 19 días.

En un procedimiento en ejecución por incumplimiento de una sentencia firme de julio de 2022, el condenado decidió pagar inmediatamente después de recibir la advertencia de inclusión en el fichero de morosos, sin que fuese necesario llegar a los treinta días de margen para darle de alta en el registro.

“Esta agilidad en el cobro, ha sido posible a que esta deuda ya no se gestiona de forma silenciosa ni duerme en un cajón” ha explicado el director general del RIJ, Enrique Rodríguez Zarza.

La existencia de este registro, el cual es gratuito y accesible, “afecta a la capacidad crediticia y a la reputación social y empresarial del deudor, lo que acelera exponencialmente el recobro, además, de poner fin a costosísimos procedimientos judiciales, que se eternizan en el tiempo”, ha aseverado.

Aval de jueces 

La implementación de esta cláusula de advertencia está avalada por jueces y letrados de la Administración de Justicia, quienes según el RIJ ya aceptan su utilización en los juzgados de todo el territorio nacional para impulsar el cobro de deudas con plena garantía jurídica.

Asimismo, cumple con la normativa vigente en materia de Protección de Datos y el Tribunal Supremo ha dado su visto bueno al dictar una jurisprudencia que afirma que se trata de un instrumento legal válido para comunicar al deudor la voluntad del acreedor de incluirle en un fichero de morosidad.

Mejora de los ingresos anuales para los abogados

La drástica reducción de algunos de los procedimientos judiciales del ámbito civil principalmente han sido claves para aliviar los asuntos en los juzgados, que este 2023 se han visto afectados por las huelgas generales de diversos sectores de la justicia.

Esta eficiencia temporal, señala el director del RIJ, también beneficia a los abogados y a los clientes, que ahorran tiempo y recursos económicos.

“Según nuestros cálculos, los abogados que están haciendo uso de la tecnología del Registro de Impagados Judiciales pueden mejorar sus ingresos anuales entre un 10 y 30 %”, ha concluido.

Deja un comentario