El magistrado García-Castellón alerta sobre los ataques contra la independencia judicial y pide más protección

johnk

Manuel García-Castellón ha alertado sobre los ataques a la independencia judicial, algunos destinados a destruir al objetivo «como persona pero también profesionalmente», al tiempo que ha reclamado una mayor protección para los jueces y magistrados frente a ellos.

Ha sido en el marco de la XI Edición de los Premios Puñetas, de la Asociación de Comunicadores e Informadores Jurídicos (ACIJUR), celebrada hoy, en la que ha recibido el galardón de manos de la presidenta de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, María Luisa Segoviano, vallisoletana como él.

Así se ha pronunciado el titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional en el breve discurso que ha ofrecido al recoger el premio ‘Puñetas de Plata’, con el que ha sido galardonado «por haber instruido juicios de enorme relevancia política y económica con profesionalidad e imparcialidad».

García-Castellón ha explicado que cuando pensó en solicitar plaza en la AN, en 1993, consultó antes con el magistrado Siro García, entocnes presidente de la Sala de lo Penal de ese órgano judicial, quien le advirtió de que sus decisiones serían atacadas por vías legales, mediante los recursos pertinentes, pero también por «medios ilegales de todo tipo donde lo que se buscaría sería destruir a la persona como persona pero también profesionalmente».

«¿Qué he comprobado en este tiempo que ha transcurrido desde entonces? Que Siro tenía razón, que es mucho peor de lo que dijo», ha aseverado.

Para añadir que, «efectivamente, se utilizan todo tipo de medios» para rebelarse contra decisiones judiciales porque «en la Audiencia Nacional se residencian todos aquellos asuntos de trascendencia nacional y con poderosísimos intereses».

Manuel García-Castellón recibió su Premio Puñetas de Plata de manos de su compañera, María Luisa Segoviano, presidenta de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.

García-Castellón ha subrayado que, si bien estos ataques a la independencia judicial no son «un mal español», ya que por su experiencia como juez de enlace en Francia e Italia se dan «en aquellos lugares donde se residencia algún tipo de poder poderoso», la diferencia radica en las herramientas con las que cuentan jueces y magistrados para defenderse de estas embestidas.

«En esos países, por no hablar de los anglosajones, el Estado residencia poderes a los órganos rectores de la magistratura que hacen que esos ataques puedan tener respuesta por parte del Estado», ha asegurado.

En España, en cambio, ha indicado que el Consejo General del Poder Judicial no tiene esa potestad.

«En los casos de los ataques más injustificados se limita a una nota de prensa y esa nota de prensa, a efectos prácticos, pues a pocos sitios va», ha lamentado.

García-Castellón ha aclarado que no pide «tanto» como en esos países, «pero sí un mínimo», recalcando que dichos ataques acabarán afectando a «generaciones futuras de jueces» porque «no atacan al juez o al profesional, es la piedra que se lanza en el estanque», es un «aviso general a futuros navegantes».

En la misma línea, ha avisado de que «cuando se ataca a la independencia no se está atacando al juez solo sino a la sociedad» en su conjunto. «Conservemos que tenemos un país excelentemente democrático, con todos los fallos que queramos», ha concluido.

Deja un comentario