El juez del caso Tándem rechaza aplicar al exdirectivo de Iberdrola la Directiva ‘Whistleblowing’ 

johnk

El magistrado de la Audiencia (AN) instructor del caso Tándem, Manuel García-Castellón, ha rechazado aplicar al exdirectivo de  Iberdrola José Antonio del Olmo la Directiva ‘Whistleblowing’, diseñada para proteger a quienes informan sobre infracciones del derecho de la UE.

Así lo ha dictaminado en un auto en el que también ha acordado el sobreseimiento libre respecto de este investigado, exdirector de control de funciones corporativas de Iberdrola.

El magistrado considera que está prescrita la querella presentada por Iberdrola contra del Olmo en los juzgados de instrucción de Bilbao y que posteriormente se acumuló a la pieza separada número 17 del caso Tándem. Además, el juez rechaza la ampliación de la querella que presentó Iberdrola contra este exdirectivo por los delitos de revelación de secretos y revelación de datos reservados de persona jurídica.

Del Olmo había solicitado a García-Castellón, titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional, que se le aplicara la Directiva 2019/1937 del Parlamento Europeo y del Consejo de protección de informantes de corrupción, para protegerse frente a las posibles «represalias» de la sociedad eléctrica, que preside Ignacio Sánchez Galán.

El presidente de ACS y del Real Madrid, Florentino Pérez, que tiene la condición de perjudicado en esta pieza separada de Tándem, también había solicitado al magistrado que aplicara la Directiva ‘Whistleblowing’ a Del Olmo, al considerar que «está siendo represaliado» por su antigua compañía mediante acciones legales por el informe que elaboró en 2004 sobre presuntas irregularidades en la eléctrica en relación con la contratación del comisario José Manuel Villarejo.

En esta pieza separada de Tándem, el juez investiga los trabajos ilícitos que el comisario jubilado habría llevado a cabo para Iberdrola desde 2004 y por los que habría cobrado más de un millón de euros. Entre los identificados por el magistrado, se encuentran los proyectos ‘Posy’ y ‘Black Board’, con los que habría espiado a Florentino Pérez y al entonces presidente de Endesa, Manuel Pizarro, respectivamente.

El mes pasado, el magistrado archivó la causa para el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, al considerar prescritos los delitos por los que se le investigaba por la contratación de Villarejo. También acordó el sobreseimiento respecto a otros dos investigados, José Luis San Pedro Guerenabarrena y Juan Carlos Rebollo, en cuanto al delito de cohecho, mientras que el de coacciones acordó remitirlo a un juzgado de Bilbao por no ser competente para instruir estos hechos

En ampliación

Deja un comentario