El empleo de los mayores de 45 años tiene que ser un asunto de Estado, según la Fundación Adecco

por | junio 19, 2022

Los mayores de 45 años representan el 49 % de los trabajadores en nuestro país y el 42 % de los desempleados, porcentajes en aumento a tenor de la crisis demográfica.

A pesar de este peso cada vez mayor, se produce una paradoja, ya que las personas sénior encuentran dobles barreras para acceder al mercado laboral.

En la actualidad, 1.329.200 personas mayores de 45 años buscan trabajo en España y el 58 % es desempleado de larga duración, una cifra que desciende hasta el 47% para el resto de la población.

Curiosamente hace unos días la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, lanzaba la idea de poder gravar el despido de los mayores de 45 años con una mayor indemnización de la que existe en el mercado laboral.

 Una iniciativa que previsiblemente se discutirá en la mesa del diálogo social, siempre que Díaz la lleva a dicho escenario. 

PESO CRECIENTE Y ASUNTO DE ESTADO

Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco, advierte que “las personas sénior están adquiriendo un peso creciente y dominante en nuestra economía como trabajadores, consumidores y ciudadanos, por lo que su discriminación laboral supone un profundo contrasentido”.

Sin embargo, no solo es importante garantizar la no exclusión de los profesionales sénior, sino que es aún más estratégico reconocerles como indiscutibles agentes activos de crecimiento y desarrollo de la sociedad, siendo su participación en todas las esferas sociales, y particularmente el empleo, esencial para un futuro sostenible y competitivo”, destaca.

A este respecto, Mesonero cree que “el empleo de los mayores de 45 años debe considerarse un asunto de Estado, un elemento crítico para que nuestro Estado del Bienestar sea sostenible en el tiempo.”

“De hecho, España no podrá mantener su posición competitiva global sin la fuerza laboral sénior”, advierte.

Por decimocuarto año consecutivo, la Fundación Adecco presentaba el informe #TuEdadEsUnTesoro, un análisis cuyo objetivo es reconocer el talento sénior como motor indiscutible de nuestro mercado laboral, siendo su participación crítica para garantizar un futuro sostenible y competitivo.

La sociedad envejece de forma imparable, siendo este fenómeno uno de los más determinantes de este siglo, con unos efectos muy visibles en el mercado laboral.

Francisco Mesonero es director general de la Fundación Adecco.

La contracción de la tasa de natalidad (hoy en mínimos históricos, con una fecundidad de 1,1 hijos por mujer) y la esperanza de vida récord (que ya alcanza los 83 años) se trasladan al mundo del empleo, dando como resultado una fuerza laboral cuya media de edad alcanza hoy los 43 años, frente a los 39 de 2007, y que en 2026 llegará a los 50 años, según previsiones del INE.

Así, del total de personas que tienen trabajo o lo buscan en España (23.259.400), casi la mitad (11.231.400, el 48 %) ya tiene 45 años o más, un porcentaje que en la última década ha crecido a una velocidad media de 1,2 puntos porcentuales al año ‒en 2012, alcanzaba el 36 %‒.

Con este ritmo de crecimiento, todas las estimaciones indican que en el año 2030 rozarán el 60 % de la población activa.

Mirando solo al grupo de ocupados (personas con empleo,) la representación sénior es aún mayor, ya que los mayores de 45 años suponen el 49% del total de los trabajadores en España.

En cuanto a los desempleados sénior, representan el 42 % de la fuerza laboral disponible. Estos porcentajes irán inevitablemente en aumento, a tenor de la crisis demográfica.

Fuente: EPA (IINE): 1T 2002.

La paradoja del talento sénior: motor de futuro, pero dobles barreras

A pesar de que las personas sénior tienen un peso creciente en el mercado laboral, como demuestran los indicadores de actividad, ocupación y desempleo, su búsqueda de trabajo se torna mucho más difícil que para el resto de los desempleados.

Así lo acredita el porcentaje de paro de larga duración, que en el caso de los parados mayores de 45 años roza el 60%, frente al 47% de media general.

En concreto, actualmente 1.329.200 personas mayores de 45 años buscan trabajo en España y el 58% es desempleado de larga duración, una cifra que da cuenta de las dificultades adicionales de la fuerza laboral sénior para acceder a un empleo.

Dos factores principales subyacen tras esta mayor tendencia a la cronificación del desempleo:

El primero tiene que ver con los prejuicios y estereotipos sociales que se trasladan a las empresas en forma de reticencias a la hora de incorporar mayores de 45 años a los equipos de trabajo.

Algunas de estas erróneas creencias sostienen que las personas sénior tienen competencias obsoletas, que no encajarán en una plantilla mayoritariamente joven o que tendrán menos flexibilidad para viajar o hacer horas extra.  De hecho, el 52% de las empresas declara encontrar frenos para incorporar mayores de 45 años a la organización,

• “Estos estereotipos deben desterrarse en pro de una visión renovada de la fuerza laboral sénior, que ponga en valor cualidades que habitualmente ven reforzadas como la experiencia, la madurez, el pensamiento crítico, las habilidades sociales o la templanza”, destaca Begoña Bravo, responsable del plan de Integración de la Fundación Adecco.

El otro elemento tiene que ver con el desconocimiento desorientación y/o desánimo a la hora de buscar trabajo por parte de los propios desempleados sénior.

Frecuentemente, los mayores de 45 años pierden su empleo tras muchos años en la misma empresa o tras largos periodos de inactividad. Por ello, tienden a desconocer o a infra optimizar los canales de búsqueda de empleo, encontrando dificultades para construir su discurso profesional.

Este es uno de los grandes retos a los que tenemos que hacer frente, reforzando el apoyo y acompañamiento emocional para que puedan mantener una actitud positiva en la búsqueda de trabajo”, explica Bravo.

Begoña Bravo, responsable del plan de Integración de la Fundación Adecco.

LA MUJER SÉNIOR: EL DOBLE RETO DE LA INCLUSIÓN LABORAL

Por su parte, la mujer sénior se enfrenta a dobles barreras en el mundo del empleo. Si bien los hombres mayores de 45 años también encuentran dificultades, suelen tener experiencias laborales más recientes en el tiempo.

Además, la mujer afronta un estigma que le acompaña durante toda su vida activa: su carrera profesional tiene un menor reconocimiento social y, a menudo, es la primera en retirarse del empleo cuando la situación familiar lo requiere.

Ello explica que el porcentaje de desempleadas de larga duración mayores de 45 años ascienda al 61 % entre las mujeres y descienda hasta el 50% entre los hombres.

FUENTE: EPA (INE)- 1 T 2002.

Cabe señalar que la búsqueda de empleo de la mujer sénior acostumbra a producirse en un contexto diferente al de sus compañeros varones.

Estos últimos suelen provenir de sectores y profesiones tradicionalmente masculinizadas (oficios, industria, automoción, etc.) y, ante episodios de crisis, se quedan sin empleo, encontrado dificultades para reengancharse en sus áreas de procedencia.

“En este contexto de nueva normalidad, nos encontramos con muchas mujeres mayores de 45 años que perdieron su empleo en plena pandemia en sectores como el servicios que, a pesar de su habitual dinamismo, ya no están generando las mismas oportunidades profesionales”, comenta esta experta

“Es fundamental incidir en el acompañamiento individualizado, dotando a las mujeres de habilidades, conocimientos y competencias que les permitan conectar, en el menor tiempo posible, con los nichos de empleo emergentes como el sociosanitario, el logístico o la atención al cliente, evitando así la cronificación de su desempleo y la exclusión social», concluye Begoña Bravo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *