El Covid dispara el fraude al seguro: Los partes falsos subieron un 21% en 2020

johnk

Redes que simulan siniestros para blanquear dinero procedente del narcotráfico, mafias que fingen atropellos a ciclistas, artistas que reclaman miles de euros mientras actúan en teatros o modestos deportistas que reclaman una incapacidad permanente mientras hacen footing en parques públicos. Estos son algunos de los casos que los especialistas de Línea Directa Aseguradora han logrado desenmascarar durante los dos últimos años y que recoge el ‘VI Barómetro del Fraude en el Seguro de Autos y de Hogar’, presentado hoy.

En él se analizan casi 75.000 intentos de estafas destapados por la compañía en ambos ramos en los dos últimos años. Además, detalla la evolución que ha tenido el fenómeno del fraude al seguro en los últimos 12 años (2009-2020) y analiza las actividades de las mafias organizadas.

La principal conclusión del último del Barómetro de Línea Directa es que «el Covid-19 dispara el fraude al seguro del coche, ya que la frecuencia, es decir, la proporción de partes falsos subió un 21% en 2020 a pesar del confinamiento y de las restricciones de movilidad». Esta circunstancia sitúa a los partes fraudulentos en el máximo de toda la serie histórica, ya que, a cierre de ese ejercicio, «siete accidentes de cada 100 eran falsos. 

Hay más fraude al seguro, pero de menor importe que en otras ocasiones. De hecho, en el conjunto de los dos últimos años el porcentaje de estafas al ramo de Autos llega al 7% frente al 5,7% del anterior Barómetro (2017-2018), pero los costes de los engaños bajan notablemente hasta alcanzar los 1.130 euros por caso (-13%), «algo característico de las épocas de recesión.

Las conclusiones del último barómetro han sido presentadas por la directora del área de personas, comunicación y sostenibilidad de Línea Directa, Mar Garre, en una rueda de prensa ‘online’, vía ClickMeeting.

Mar Garre, directora del área de personas y comunicación Interna de Línea Directa

La estafa más más habitual se produce en el seguro del coche y lo suelen realizar hombres jóvenes con trabajos precarios que tratan de incluir en el parte daños ajenos al siniestro, generalmente materiales. Por otra parte, más de la mitad de las personas que trataron de engañar a la compañía durante los dos últimos años, afirman que lo hicieron por la situación económica generada por la pandemia de la Covid-19 (55%).

“La situación económica generada por la pandemia ha disparado los intentos de estafas al seguro, llevándolo a sus máximos históricos tanto en el Ramo de Autos como en el de Hogar», ha destacado Mar Garre. «Por eso, es importante recordar en este momento que este tipo de fraude lo pagamos entre todos los asegurados, ya que, además de encarecer las pólizas, puede estar conectado con delitos muy graves y organizaciones muy peligrosas”, ha señalado.

LAS REDES ORGANIZADAS, EN APUROS

También ha destacado que el confinamiento vivido de marzo a mayo de 2020 puso en «graves apuros» a las redes organizadas de fraude al seguro, «ya que sus actividades se vieron afectadas por las dificultades logísticas y de movimiento». Línea Directa identificó 74 mafias en 2020 y 111 en 2019, «cifras alejadas de las 123 registradas en 2018». Con todo, la compañía ha destapado las actividades de casi 700 bandas en menos de una década. 

Estas redes suelen ser de dos tipos, explica Mar Garre: las que simulan siniestros y las que los causan implicando a terceros inocentes.

Según expone, suelen presentar una estructura muy jerarquizada y una cúpula formada por dos o tres cabecillas que se centran en reclamar las indemnizaciones por daños corporales debido a su mayor importe, siete veces superior al de otros intentos de fraude. Esto explicaría, según Línea Directa, que, de media, los costes de las estafas de las redes multiplica casi por siete a los engaños habituales.

Su ‘modus operandi’ suele ser el llamado “fraude en carrusel”, en el que estas organizaciones van estafando a distintas aseguradoras de forma sucesiva. 

MÁS FRAUDE EN EL SUR

Línea Directa también ha actualizado su ‘Mapa del fraude en España’ mediante el análisis de los más de 65.000 fraudes detectados durante los dos últimos años en su cartera del Ramo de Autos, que cuenta más de 2,5 millones de coches asegurados.

A tenor de los resultados, el fraude de particulares se localiza en el sur del país, ya que, además de Murcia, cinco provincias andaluzas se sitúan entre las 10 primeras. Pero esta realidad tiene matices, ya que, en esta edición, también ha repuntado en algunas zonas del norte.

De hecho, Cantabria (9,4%) encabeza el ranking del último barómetro, seguida por Cuenca (8,6%) y Málaga (7,6%), todas ellas muy por encima de la media nacional, situada en el 6,3% de los partes. Las provincias en las que se ha registrado menos intentos de estafas al seguro en los dos últimos años son Soria (2,9%), Teruel (3%) y Palencia (3%). 

En lo referente a las mafias, Línea Directa ha establecido una proporción entre el número de redes organizadas detectadas durante los dos últimos años y la población de cada Comunidad medida en millones de habitantes. El ranking resultante lo lidera de forma muy destacada la Región de Murcia, seguida a mucha distancia por Andalucía y País Vasco.

HOGAR, MÁS FRAUDE DEL ESPERADO

En el barómetro también analiza los fraudes cometidos en el ramo de Hogar, un negocio en el que cuenta con más de 700.000 viviendas aseguradas.

La proporción de fraudes en este sector se ha incrementado de forma muy moderada, pasando del 2,4% del anterior estudio al 2,5% del actual. Sin embargo, 2020 ha marcado «un máximo histórico», con un 2,7% de partes fraudulentos, lo que confirma la escalada del fraude en este negocio. 

Garre ha explicado que estos seguros tienen «características diferentes», como la dificultad de incluir daños corporales en los partes, lo que implica que sean «menos atractivos».

En lo referente al coste medio, el importe alcanza los 687 euros por parte falso, un 12% menos que en 2018 y casi un 40% menos que en el seguro del coche, algo comprensible teniendo en cuenta que estos fraudes se centran más en los daños materiales. En cuanto a la tipología, los montajes o las simulaciones de accidentes son los intentos de fraude más comunes en el seguro de Hogar (38%), seguidos de la declaración de daños producidos antes de la contratación (22%). 

OPINIÓN SOBRE EL FRAUDE AL SEGURO

Para complementar el estudio, Línea Directa ha querido pulsar la opinión pública sobre este tema, «con algunas relevaciones sorprendentes, ya que más de tres millones de conductores españoles reconocen haber dado conscientemente información falsa al seguro». ¿Los motivos que alegan para mentir? «La situación económica, la cultura del engaño que hay en España, que lo hace menos censurable, y los precios de los seguros», afirma señala la aseguradora. 

Aunque la mayoría de los españoles desaprueba el fraude al seguro (63%), el 37% lo justifica en algunos casos y más de la mitad de las personas que han mentido a sus compañías en los dos últimos años (51%) no se arrepiente de haberlo hecho. Línea Directa también resalta que especialmente llamativo es que tres de cada cuatro españoles estaría dispuesto a denunciar a otra persona que comete fraude a la compañía de seguros a cambio de un beneficio económico.

Puede acceder al barómetro pinchando aquí.

Deja un comentario