El Constitucional rechaza por unanimidad las recusaciones planteadas contra Espejel y Arnaldo

johnk

El Pleno del Tribunal Constitucional ha rechazado por unanimidad todas las recusaciones formuladas contra los magistrados Concepción Espejel y Enrique Arnaldo.

Las recusaciones fueron planteadas principalmente por lideres independentistas ante las nuevas incorporaciones al tribunal de garantías tras el el pacto entre PSOE y PP para desbloquear parte de las instituciones.

De este modo, Junto a Espejel y Arnaldo, a finales de noviembre también tomaron posesión como nuevos magistrados del TC Inmaculada Montalbán y Juan Ramón Sáez Valcárcel.

En un auto, el Pleno rechaza las 33 recusaciones planteadas y dedica un fundamento específico a poner de manifiesto la legitimidad de origen de los magistrados del tribunal, al ser elegidos por los tres poderes del Estado.

Algo, afirma, que se proyecta en la pluralidad de perspectivas jurídicas que confluyen en las deliberaciones y decisiones del órgano colegiado, expresión de la idea de pluralismo político.

El de hoy se trata del primer plenario al que asisten los nuevos magistrados después de su toma de posesión y tras un pleno gubernativo que celebraron para elegir presidente a Pedro González-Trevijano.

La resolución, según ha informado el TC, expresa que no es posible excluir a los dos magistrados recusados, pues el Tribunal quedaría sin el ‘quorum’ de ocho magistrados exigido para resolver.

Las recusaciones se basan en meras afirmaciones «huérfanas de todo sustento en hechos concretos»

«La salvaguarda del ejercicio de la jurisdicción constitucional reclama, y justifica al mismo tiempo que, para dictar esta resolución, no deba excluirse de la conformación del Pleno a ninguno de sus magistrados presentes«, «pues a la defensa de la jurisdicción del Tribunal todos sus magistrados están llamados, sin que quepa hacer distinciones entre los magistrados recusados y los abstenidos», afirma.

El Pleno destaca que las recusaciones se basan en meras afirmaciones «huérfanas de todo sustento en hechos concretos».

Asimismo, descarta «que pueda fundarse una duda legítima de imparcialidad sea por la exteriorización jurisdiccional de un criterio jurídico al resolver un proceso o al discrepar de lo resuelto a través de la formulación de un voto particular, sea por las manifestaciones vertidas en publicaciones académicas o en artículos de opinión antes de haber adquirido la condición de magistrado».

Afirma también que «no solo el Tribunal Constitucional sino también el resto de tribunales jurisdiccionales deben ser integrados por jueces que no tengan la mente vacía sobre los asuntos jurídicos sometidos a su consideración».

Deja un comentario