El Colegio de Registradores crea Jubilare, una comisión científica multidisciplinar para profundizar en los desafíos actuales de los mayores

por | septiembre 23, 2022

El Colegio de Registradores ha constituido una comisión científica llamada Jubilare «para debatir y profundizar en los desafíos que el paso del tiempo plantea en la actualidad a las personas mayores».

Se presentó en sociedad ayer por la tarde, en un acto en la sede del Colegio de Registradores, en el número 21 de la madrileña calle Diego de León.

La Comisión está presidida por María Paz García Rubio, catedrática de Derecho Civil de la Universidad de Santiago de Compostela y vocal permanente de la Sección Primera (Civil) de la Comisión General de Codificación del Ministerio de Justicia, y la integran expertos de diferentes profesiones.

Según informa el Colegio de Registradores, Jubilare supone «una apuesta para superar el edadismo, un foro para combatir los prejuicios y estereotipos que acaban discriminando a las personas únicamente por razón de su edad». Pretende ser un lugar donde «hacer visible la enorme riqueza de esta etapa de la vida y donde reconocer la experiencia y la capacidad que los mayores derrochan».

«La Institución Registral se abre, una vez más, a la realidad social, con vocación de servicio y con el objetivo de ser útiles a la sociedad, en este caso, a las personas mayores. Un colectivo que tiene actualmente en España 1,2 millones de mayores de 65 más que en los últimos diez años», destaca el Colegio.

Nuestro país contaba en 2021 con 9,3 millones de personas mayores de 65 años, y en 2011 la población de esta franja de edad se situaba en los 8,1 millones, un 15,1% menos, según los datos del INE. Las previsiones, apunta el Colegio, son que «en 2050, España sea uno de los países más envejecidos del mundo».

«Muchos y variados serán los temas para tratar en los debates que se van a celebrar en diferentes formatos, pues los miembros que la integran proceden de muy diversos ámbitos profesionales, lo que enriquecerá, sin duda, las conclusiones y actividades que se acometan», afirma.

LOS MIEMBROS DE LA COMISIÓN

Jubilare está integrada por Adela Asua Batarrita, consejera permanente del Consejo de Estado y catedrática emérita de Derecho Penal de la Universidad del País Vasco; Victoria Camps Cervera, consejera permanente del Consejo de Estado y catedrática emérita de Filosofía Moral y Política de la Universidad Autónoma de Barcelona; Loles Díaz Aledo, periodista y presidenta de la Asociación de Mayores del siglo XXI y de la Fundación Grandes Amigos; José Augusto García Navarro, presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología; Antonio Garrigues Walker, presidente de honor de Garrigues.

También Asunción Gómez Pérez, investigadora especialista en Inteligencia Artificial, académica de la RAE y vicerrectora de la Universidad Politécnica de Madrid; Esther Koplowitz y Romero de Joseu, empresaria; Fernando Muñoz Cariñanos, registrador de la propiedad, mercantiles y de bienes muebles, jubilado y consejero de la Revista Crítica de Derecho Inmobiliario; Gonzalo Muzquiz Vicente-Arche, secretario general de Unión Profesional; Rafael Puyol Antolín, ‘seniors’ de Españoles para la Cooperación Técnica y exrector de la Universidad Complutense de Madrid y Ángel Puyol González, catedrático de Ética en la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro del Comité de Bioética de Cataluña.

La comisión ejecutiva está compuesta por varios registradores: el presidente de la Comisión de Atención a la Discapacidad y Mayores, Alberto Muñoz Calvo; la directora de Responsabilidad Social Corporativa, Dulce Calvo González- Vallinas, y la censor-interventor y directora del Servicio de Previsión Colegial, María del Pilar Rodríguez Álvarez.

Son miembros de honor la directora general de Seguridad Jurídica y Fe Pública, Sofía Puente Santiago, y la decana del Colegio de Registradores de la Propiedad, Mercantiles y de Bienes Muebles de España, María Emilia Adán García.

La Comisión explica en su texto fundacional que nace “con la convicción de que hemos de superar cualquier tipo de connotación peyorativa asociada al proceso de envejecimiento de las personas, desterrando una idea que por una indebida inercia cultural pueda subyacer todavía en el subconsciente colectivo».

«Nuestra convicción parte de entender esta época de la vida como una nueva etapa de renovación y de recuperación de sueños, objetivos y proyectos que la rutina laboral, a menudo, nos impide acometer. Sin duda, de esa vejez ilusionante y activa se verá también favorecida toda la sociedad”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.