El agresor de un guardia civil, condenado a indemnizar al agente con más de 200.000 euros

johnk

El suceso ocurrió el 7 de diciembre de 2014, sobre las 8.00. El ahora condenado, Toufik Akkad, conducía un turismo pese a no tener permiso de conducir, ya que había perdido la totalidad de los puntos, y se encontraba bajo los incapacitantes efectos del alcohol. En el vehículo le acompañaban tres personas.

Al llegar a un operativo de control de alcoholemia y ser requerido por uno de los agentes para que se sometiera a las pruebas de impregnación alcohólica, aceleró bruscamente de forma súbita e inesperada. Ante el riesgo de ser atropellados, los guardias civiles tuvieron que apartarse mientras que el conductor emprendía una huida a gran velocidad, saltándose los semáforos en fase roja, hasta que a unos 500 metros se introdujo en un camino sin asfaltar en el que quedó atascado a causa del barro acumulado.

Dos agentes realizaron el seguimiento en un vehículo policial hasta que le alcanzaron, pero a la hora de la detención el hombre se resistió enérgica y violentamente. En el forcejeo, agredió a uno de los guardias civiles, causándole una luxación en el hombro derecho, con necesidad de desplazamiento en ambulancia hasta el hospital más cercano.

Una vez detenido, se le practicó la prueba de detección alcohólica, la cual arrojó un resultado de 074 mgrs/litro de aire espirado en ambas pruebas.

Según informa la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), como consecuencia de los golpes, al guardia civil se le comunicó que presentaba la “abolición total de la movilidad del hombro derecho”. Esto ha ocasionado al agente «un calvario de dolores e intentos de recuperación en vano; declarándose la inutilidad del mismo brazo junto a la total incapacidad laboral», y ha tenido que pasar a jubilación forzosa.

En la sentencia, dictada el 12 de mayo (185/2022), la magistrada titular del Juzgado de lo Penal número 6 de Sevilla, Eva María Medina Zamora, ha fallado que Toufik Akkad deberá asumir las consecuencias por cuatro delitos: Por el de conducción etílica tendrá que abonar una cuota diaria de 3 euros durante 6 meses, por el delito de conducción temeraria cumplirá una pena de prisión de 6 meses, por el de resistencia, cinco meses más de prisión y por el de lesiones otros 6 meses de cárcel.

Además, no podrá conducir vehículos de motor ni ciclomotores durante un año y un día.

Por el lado económico, tendrá que indemnizar al agente con 218.557,02 euros por la lesión incapacitante. La cuantía base por la lesión era de 68.557,02 euros, pero el letrado de AUGC Sevilla, José Luis Ganfornina Falcon, solicitó un aumento de 150.000 euros por la gravedad.

También tendrá que asumir las costas del procedimiento.

Es una sentencia de conformidad. El condenado, que tiene antecedentes penales cancelables y está en situación administrativa regular en España, alcanzó un acuerdo de conformidad con la Fiscalía y la acusación particular, que ratificó ante la magistrada el pasado 12 de mayo, por lo que la pena es firme.

La magistrada ha ordenado que se proceda a la ejecución.

«Desde AUGC celebramos este triunfo histórico jurídico de nuestra asociación», declara a Confilegal Pedro Carmona, portavoz nacional de la AUGC. Destaca que tras un arduo trabajo jurídico, la AUGC ha conseguido con esta pena la mayor indemnización lograda por esta asociación para uno de sus afiliados, y el agresor también tendrá que entrar en prisión.

Esta asociación denuncia el aumento de las agresiones a guardias civiles «sin que el Gobierno tome medidas para evitarlas».

En ampliación

Deja un comentario