Cuatro cosas que las empresas pueden hacer por sus trabajadores a través del canal de denuncias

por | abril 26, 2022

Con motivo del Día Internacional de los Trabajadores, que se celebra el 1 de mayo, IDBO Consultants y Procesia recuerdan las ventajas de implantar un canal de denuncias en las empresas, y destacan las ventajas que para el trabajador tiene estar en una empresa que ya dispone de dicho canal.

Este año, el Día Internacional de los Trabajadores se presenta con novedades respecto a años anteriores, como la Reforma Laboral y la obligación por parte de las empresas privadas de 50 o más trabajadores y de muchos organismos públicos a disponer de un canal de denuncias eficaz y que garantice los derechos de la persona que comunica una posible infracción, siguiendo la Directiva 2019/1937 de la Unión Europea, conocida como Directiva ‘Whistleblowing’.

El Gobierno aprobó el pasado 4 de marzo el Anteproyecto de Ley reguladora de la protección de las personas que informen sobre infracciones normativas y de lucha contra la corrupción. Una nueva ley que sancionará con hasta un millón de euros a quien tome represalias contra el alertador de corrupción u otras irregularidades.

«Aunque a primera vista parezca que esta normativa se articula únicamente para evitar delitos como la corrupción, el fraude y el blanqueo de capitales, la realidad es que sirve, entre otras muchas cosas, para prevenir infracciones en materia de seguridad y salud en el trabajo», señalan desde IDBO Consultants y Procesia.

Y destacan que la futura Ley ‘whistleblowing’ supondrá un antes y un después a la hora de proteger a los trabajadores que comuniquen infracciones e irregularidades de las que tengan conocimiento en el contexto laboral.

El canal de denuncias permite gestionar de forma segura las comunicaciones recibidas, garantizando la confidencialidad de los datos e incluso el anonimato, e impidiendo el acceso a personal no autorizado.

Alberta Zanata, abogada de IDBO Consultants especialista en canal de denuncias; Silvina González, coordinadora del departamento de ‘Compliance’ de esta consultora; Leticia de la Hoz, directora del departamento jurídico de la misma; e Hipólito Rodríguez, consultor en protección de datos de Procesia han analizado con lupa este anteproyecto y recientemente han destacado en Confilegal las novedades más importantes que introduce.

Ahora, con motivo del Día Internacional del Trabajador, señalan «cuatro cosas que las mercantiles pueden hacer por sus trabajadores a través del canal de denuncias».

Una de ellas, según explican, es «crear un ambiente favorable para comunicar infracciones». «Establecer un canal de comunicación seguro y fiable representa uno de los instrumentos más eficaces para prevenir malas conductas y detectar infracciones en una organización», señalan estos expertos.

«De hecho, gracias a este cauce confidencial y a protocolos elaborados al efecto, se crea un entorno de trabajo en el que los trabajadores sienten que pueden denunciar conductas indebidas sin preocuparse de sufrir consecuencias para su carrera, fomentándose así la comunicación de infracciones», añaden.

Otra ventaja que proporciona el canal de denuncias es la «prevención del acoso sexual o por razón de sexo». Estos expertos señalan que «tanto en este caso como en los demás, esta vía no sustituye a los tribunales», pero subrayan que «el canal ‘whistleblowing’ ayuda a prevenir y dar cauce a denuncias o reclamaciones que puedan formular trabajadores por situaciones de acoso sexual o acoso por razón de sexo». «Se trata de conductas que afectan a la dignidad y el lado más íntimo de las personas y, de nuevo, la confidencialidad y la posibilidad de anonimato son dos armas poderosas», apuntan.

En tercer lugar señalan que este canal ayuda a «evitar catástrofes sanitarias y medioambientales». En este sentido, argumentan que «estudios realizados por organismos internacionales han demostrado que el establecimiento de canales de denuncia seguros y fiables supone un recurso esencial para evitar desastres sanitarios y medioambientales».

«De hecho, por la actividad desarrollada en el seno de las organizaciones, muy a menudo son los trabajadores las primeras personas que tienen conocimiento de las amenazas o daños al interés público que surgen en estos ámbitos y, al comunicarlos, realizan una función social extremadamente importante», apostillan.

Por ello, sostiene que «con el fin de fomentar la presentación de alertas, es fundamental garantizar elevados estándares de protección».

Por último, hacen hincapié en que un canal de denuncias «proporciona una buena praxis empresarial». «Si un trabajador observa conductas o acciones sospechosas que pueden suponer una infracción legal, comprometer la seguridad o la salud o incumplir los códigos éticos o la normativa interna corporativa, puede comunicarlo a través del canal de denuncias y hacer que la situación cese», argumentan estos expertos. Y subrayan que una buena praxis «beneficia a todos y puede ser una palanca de cambio en el ámbito empresarial».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.