Cs lleva al Congreso una iniciativa para ‘garantizar’ la transparencia y buenas prácticas de la RFEF 

johnk

El vicesecretario general de Ciudadanos, Edmundo Bal Francés, y el diputado Guillermo Díaz Gómez han registrado este mes una Proposición No de Ley (PNL) en el Congreso de los Diputados para «garantizar» la transparencia y buenas prácticas de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) de cara a la candidatura hispano-lusa para el Mundial de Fútbol 2030, para su debate en la Comisión de Cultura y Deporte.

En la iniciativa, instan al Gobierno a tomar cuantas acciones sean necesarias, a través del Ministerio de Cultura y Deporte y del Consejo Superior de Deportes, para «maximizar» las oportunidades de la candidatura ibérica al Mundial de Fútbol de 2030, «garantizando la transparencia en su gestión».

También plantean llamar a la Real Federación Española de Fútbol a garantizar también la total transparencia de su gestión, aprobando un nuevo plan general de buenas prácticas, y elevar al TAD, sin dilación, cualquier irregularidad que el Gobierno crea de su incumbencia en referencia a la RFEF.

Recientemente, la Fiscalía Anticorrupción ha abierto una investigación por presuntas irregularidades en la gestión de Luis Rubiales al frente de la Federación, las cuales incluirían el contrato para que la Supercopa de España se dispute en Arabia Saudí. Tras la investigación, el Ministerio Público decidirá si archiva el asunto o lo judicializa para que la investigación continúe en los tribunales.

El caso parte de la denuncia que presentó el pasado 19 de abril el presidente del Centro Nacional de Formación de Entrenadores de Fútbol (CENAFE)Miguel Ángel Galán, a raíz de unos audios publicados por El Confidencial, y que ha ampliado hace un par de semanas para que la Fiscalía investigue su sueldo.

Además, el presidente del Cenafe también ha presentado una denuncia contra Rubiales ante el Comité Ético de la FIFA, por el presunto incumplimiento del Códico Ético, por supuestos delitos de corrupción y cohecho, y ha pedido al presidente del Consejo Superior de Deportes, José Manuel Franco, que abra un expediente sancionador a Rubiales para «la destitución del puesto» y la suspensión cautelar de sus funciones.

Bal pidió el pasado abril la dimisión de Rubiales «por respeto al buen nombre del deporte español» tras conocer el pacto de comisiones millonarias para celebrar la Supercopa en Arabia Saudí.

LOS MOTIVOS

Bal, abogado del Estado en servicios especiales, y Díaz, abogado no ejerciente, relatan en la exposición de motivos, que desde que a principios de año, la candidatura británica decayese en su propósito de organizar el Mundial de Fútbol de 2030, la candidatura conjunta lanzada por España y Portugal ha quedado como la única candidatura europea para albergar el evento más importante del fútbol a nivel global. Tendrá que medirse frente a otras candidaturas de América, Asia y África que, por otro lado, aún no se han hecho oficiales.

Cs recuerda en la iniciativa que la organización en España y Portugal de este evento deportivo, sólo superado en importancia por los Juegos Olímpicos, supondría un espaldarazo al deporte español, a nuestra economía, y a múltiples proyectos como las conexiones ferroviarias de alta velocidad con nuestro país vecino. «Ello es especialmente cierto teniendo en cuenta las enormes dificultades que, a nivel institucional y político, está encontrando la candidatura española para acoger los Juegos Olímpicos de Invierno de manera conjunta entre Aragón y Cataluña», destaca.

Sin embargo, indica que además de la estabilidad política y capacidad de infraestructuras que un evento como el Mundial requiere, también es fundamental disponer de un sistema institucional y empresarial transparente y fiable, y en este sentido subraya que son «muy preocupantes» las noticias que se han venido publicando sobre el presidente de la Real Federación Española de Fútbol, entidad encargada de gestionar la parte española de la candidatura al Mundial y, en su caso, la celebración del mismo en nuestro país.

El partido liderado por Inés Arrimadas recuerda, además, que tras la polémica suscitada por las revelaciones sobre la venta de la Supercopa de España a Arabia Saudí, el grupo parlamentario Ciudadanos introdujo varias enmiendas al Proyecto de Ley del Deporte, con el objeto de aumentar la transparencia y prohibir la celebración de este tipo de eventos y competiciones en países donde «no se respeten los principios de igualdad de trato y no discriminación».

También es preocupante, añade, en términos de transparencia, «que el puesto en cuestión traiga asociada una remuneración ocho veces superior a la del presidente del Gobierno, dos veces superior a la de su homólogo alemán, o cinco veces superior a la de su antecesor en el cargo, también investigado por corrupción en su día».

BAL: RUBIALES ‘NO PUEDE ESTAR AL FRENTE DE LA RFEF’

«Ciudadanos tiene en su ADN, como bandera que prácticamente sólo nosotros defendemos con nuestros hechos y nuestras acciones, que las personas que gestionan los intereses de todos deben tener una ejemplaridad a prueba de toda sospecha. Todos los ciudadanos deben comportarse con arreglo a la Ley evidentemente, pero las que gestionan los intereses generales deben ser honestas, transparentes, demostrar mérito, tener capacidad para el ejercicio de esas funciones de cuyo éxito depende el futuro y el progreso y bienestar de todos», ha señalado Edmundo Bal a Confilegal.

«Lo hemos defendido desde siempre y para todos los sectores de la actividad pública, exigiendo el apartamiento de quienes no cumplían tales requisitos cuando establecimos alianzas de gobierno o apoyo político tanto con el PP como con el PSOE. Cuando Ciudadanos entra en la ecuación, cuando somos decisivos, las personas que ni siquiera tienen la apariencia de honestidad, salen por la puerta», agrega.

Bal manifiesta que eso es lo que pasa en este caso. Afirma que lo publicado por El Confidencial, después de la polémica por la organización de la Supercopa fuera de España, «pone de manifiesto que Rubiales no puede estar al frente de la RFEF, que es una entidad que gestiona intereses públicos, además de los estrictamente privados de la asociación de los clubes».

«Nos estamos jugando mucho: La organización de un Mundial de Fútbol no es cualquier cosa, en términos, desde luego, de excelencia deportiva para España, pero también respecto a su imagen internacional -tan deteriorada por la negligencia del actual Gobierno-, su desarrollo económico, la potenciación de infraestructuras y aunar esfuerzos y estrechar lazos con nuestro país vecino, Portugal», concluye.

Deja un comentario