Condenado a dos años y nueve meses de cárcel un boxeador profesional que intentó matar a golpes a su vecina

johnk

La Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a dos años y nueve meses de prisión a un hombre, boxeador de profesión, que intentó matar a su vecina, a la que golpeó en repetidas ocasiones la cabeza contra el suelo.

Además de la pena de cárcel, el condenado -nacido en 1970 y con antecedentes penales- tendrá que indemnizar a la víctima con 8.000 euros, y no podrá acercarse ni comunicarse con ella durante diez años. Además, se le han impuesto siete años de libertad vigilada.

Es una sentencia de conformidad, dictada por los magistrados María Begoña Solaz Roldán (presidenta), Ana Canto Ceballos y Alberto Blasco Costa (ponente) después de que las acusaciones y la defensa llegaran a un acuerdo sobre los hechos y la pena.

Ha sido condenado por un delito de homicidio en grado de tentativa, tipificado en los artículos 138, 140 bis, 96.3, 105.2, 16 y 62 del Código Penal, en el que concurren las atenuantes de alteración psíquica por alcoholismo y de reparación del daño, ya que puso a disposición de la víctima parte del dinero de la indemnización -7.146,22 euros- antes de la vista oral. 

Y tendrá que pagar las costas procesales, excluidas las de la acusación particular.

La sentencia es la número 149/2022, de 4 abril, y se ha conocido hoy.

LOS HECHOS PROBADOS

Los hechos sucedieron el 2 de junio de 2021, sobre las cuatro y media de la tarde. El penado, «con ánimo de acabar con la vida de su vecina», se dirigió al domicilio de ésta, en la ciudad de Valencia, en estado de alteración y gritando fuertemente, y cogió una bombona de butano a modo de «ariete» para tratar de abrir la puerta, llegando a impactar en varias ocasiones.

La mujer cogió un cuchillo de la cocina y abrió la puerta, tratando de mantener la distancia con el agresor, pero éste se abalanzó sobre ella, le quitó el cuchillo cogiéndolo de la hoja con la mano y comenzó a golpearle la cabeza, llegando a caer al suelo la denunciante. Una vez en el suelo, le golpeó la cabeza en repetidas ocasiones contra el pavimento.

La víctima pidió auxilio, temiendo por su vida.

Cuando llegaron los agentes de la Policía Nacional, presenciaron cómo el condenado «se encontraba estrangulándola con el antebrazo sobre su cuello y ayudándose a hacer presión con el otro brazo en una estrangulación braquial», y lo redujeron. 

La víctima sufrió lesiones consistentes en traumatismo cráneo encefálico leve, contusión facial, desprendimiento de vitro en ojo izquierdo, contusión cervical y dorso lumbar, contractura cervical postraumática, que ha precisado de una primera asistencia facultativa sin tratamiento médico ni quirúrgico, y tardó en curar 90 días de perjuicio personal básico, 90 días de perjuicio personal moderado, con secuelas consistentes en algias cervicales postraumáticas y persistencia de moscas volantes a nivel ojo izquierdo, no valorado en puntos por el médico forense.

El condenado permanece en prisión provisional por esta causa desde el 3 de junio de 2021.

Según recoge la sentencia, presenta un largo historial de abuso de alcohol, habiéndose sometido en ocasiones a tratamiento de deshabituación con interrupciones y recaídas. La Audiencia indica que su alcoholismo ha determinado una ligera merma de sus facultades volitivas lo que acontecía al tiempo de perpetrar los hechos.

Deja un comentario