Cisma en el ICAM: Raúl Ochoa acusa al decano de «vendetta» por pretender competir por su puesto en las próximas elecciones

por | abril 23, 2022

La Junta de Gobierno del Colegio de la Abogacía de Madrid (ICAM) tomó la decisión, en su reunión del pasado jueves, de destituir a uno de sus miembros, Raúl Ochoa, como responsable de Formación, después de cuatro años y medio de gestión. Y sustituirlo por Luis Fernando Guerra García, socio director de Deloitte legal.

De acuerdo con fuentes oficiales del ICAM, «este es un tema puramente organizativo. No tiene nada que ver con que Raúl Ochoa se vaya a presentar a decano en las próximas elecciones. Lo importante es que el decano quiere asegurarse que el nuevo Curso de Acceso a la Abogacía va a ir controlado para su lanzamiento. Es su proyecto estrella del decano. Estaba preocupado».

Y añadieron: «Era necesario que alguien le diera un empujón importante. Se ha considerado que Luis Fernando Guerra era el mejor para eso. El que le causa más confianza. No hay más razones que estas».

Una opinión con la que no coincide en absoluto el afectado Raúl Ochoa, socio director de Ochoa-Marco & Asociados, con una trayectoria de 32 años de ejercicio profesional, 30 de ellos dedicado a la formación, y diputado octavo del ICAM.

«Esa justificación no tiene ninguna base. El Curso de Acceso a la Abogacía está cerrado desde hace un mes. Ahora es una cuestión de marketing. A estas alturas, no sé qué puede aportar Guerra», explica Ochoa.

Para él, las razones de su cese al frente de Formación del ICAM no pueden estar más claras.

«Esto es una ‘vendetta’ política del decano, aunque lo niegue 40 veces», afirma. «Hace dos semanas lo llamé por teléfono y le comuniqué mi intención de presentarme a decano en las elecciones del próximo mes de diciembre», cuenta.

«‘José María‘, le dije, ‘antes de hacerlo público quiero que lo sepas: voy a liderar una candidatura como decano’. Alonso me contestó que le parecía muy bien pero me pidió expresamente que dimitiera. Le respondí que ¿por qué tenía que hacerlo?, ¿cuál era la razón? ¿Acaso tenía previsto dimitir él en el momento en que decidiera presentarse a la reelección o aguantaría como decano en funciones? Yo fui el diputado más votado en las elecciones a las que nos presentamos. Y mi trabajo al frente de Formación no puede ser mejor», relata.

Porque «jamás antes el Centro de Estudios del Colegio ha tenido los resultados que hemos conseguido, bajo mi dirección. Tanto en alumnos, como en ingresos, como en cursos, como en transparencia. Yo formé parte de esta candidatura por, precisamente, mi experiencia en formación, que está fuera de toda duda. El trabajo que he hecho es muy bueno. Quizá está mal que yo lo diga, pero las cosas como son», explica.

Raúl Ochoa jurando su cargo como diputado octavo de la Junta de Gobierno del Colegio de la Abogacía de Madrid en una foto tomada hace cuatro años y medio. Las próximas elecciones están previstas para diciembre de este año.

Según Ochoa, la reunión de esta Junta de Gobierno en la que ha sido destituido estaba «cocinada» de antemano.

A su juicio, Alonso la convocó para «blanquear su decisión. Hizo votar a sus componentes cuando no hacía falta. Porque es un acuerdo que no había que someter a la Junta. Durante la reunión llegó a decir ‘si alguien no funciona, como en Garrigues, lo destituyo’. Es evidente que tiene un concepto tiránico del decanato».

Su cese, en la responsabilidad sobre el área de formación, ratifica aún más, si cabe, a Ochoa en su decisión de presentarse a decano.

«Me voy a presentar para ganar. Me voy a presentar porque me lo han pedido muchos compañeros. Me voy a presentar para recobrar la ilusión. Me voy a presentar para acabar con esta época gris. Me voy a presentar para dar un impulso definitivo al Colegio. Para devolverle la vida que le corresponde», concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.