César Tolosa: «El Poder Judicial está sufriendo un injusto vaciamiento de sus competencias»

por | julio 16, 2022

«En el caso del Poder Judicial, la confrontación política ha llevado a un secuestro de las actuaciones que corresponden al órgano de gobierno de los jueces, que está sufriendo un injusto vaciamiento de sus competencias. Un vaciamiento que excede en mucho, a mi juicio, lo que son las potestades que legítimamente debería ejercer el poder político».

De esta forma tan rotunda se expresó ayer el presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, César Tolosa, durante la clausura de la 29 edición del Curso de Verano que la Asociación Profesional de la Magistratura (APM) organizó, con la Universidad Complutense, en San Lorenzo de El Escorial, Madrid; llevó por título «El Poder Judicial en la Constitución» y se celebró entre el 13 y el 15 de julio.

«Cuando se vacía de contenido el Consejo General del Poder Judicial [CGPJ] se está afectando, de forma muy directa, al funcionamiento mismo del poder judicial en cuanto al ejercicio de su potestad constitucional«, añadió Tolosa, en clara referencia a los efectos que está teniendo la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), llevada a cabo por el Parlamento en marzo de 2021, que impide al CGPJ realizar ningún nombramiento al haber cumplido sus cinco años de mandato.

Actualmente el CGPJ sigue en funciones después de tres años y siete meses debido a que PSOE y PP no se ponen de acuerdo en su renovación.

«Cuando se dan interferencias de los poderes político y legislativo, en el ámbito de decisión del Poder Judicial, estamos ante una mera ficción de la estructura constitucional del Estado«, precisó.

EL BLOQUEO EN LA RENOVACIÓN DEL CGPJ ESTÁ AFECTANDO AL FUNCIONAMIENTO DEL PODER JUDICIAL

«La situación de la Sala Tercera es absolutamente delicada. A duras penas podemos seguir manteniendo la estructura de funcionamiento de las secciones que tradicionalmente la componen. Somos 25 magistrados frente a los 33 que tendríamos que ser», explicó.

«Si esto no se soluciona, y tengo que decir que no soy optimista, en el mes de diciembre tendremos otra baja. Y en el mes de marzo, otra más. En ese momento probablemente tengamos graves dificultades para conformar las mayorías necesarias para dar satisfacción a las demandas en algo tan importante como es el control de la actividad política y de los poderes públicos», subrayó de forma muy especial.

A juicio de Tolosa, el bloqueo de la renovación del CGPJ –fruto de la falta de entendimiento político entre los dos grandes partidos– está afectando a la estructura constitucional del Estado.

Al CGPJ le corresponden todos los nombramientos de los magistrados del Tribunal Supremo, de los Tribunales Superiores de Justicia, de las Presidencias de las Audiencias Provinciales y del presidente de la Audiencia Nacional y de los presidentes de las tres salas (penal, social y contencioso-administrativo).

Ramón Rodríguez Arribas, vicepresidente emérito del Tribunal Constitucional y presidente de la Fundación para la Magistratura, César Tolosa, presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, Miguel Ángel Casermeiro, director de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense, y Juan Ángel Moreno García, director del curso y magistrado de la Sección 9ª de la Audiencia Provincial de Madrid, clausuraron el curso «El Poder Judicial en la Constitución» que ha organizado por vigesimonoveno año consecutivo la Asociación Profesional de la Magistratura en El Escorial, Madrid.

EL PODER JUDICIAL ES UN PODER FUNDAMENTAL DEL ESTADO, NO UN MERO SERVICIO PÚBLICO

El Poder Judicial, dejó muy claro el presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, no es un mero servicio público ni tiene una función prestacional.

«El Poder Judicial es un poder fundamental del Estado. Quiero salir al paso de algunas afirmaciones que están tratando de devaluar su papel social convirtiendolo en un mero servicio público y afirmando que su función es esencialmente de naturaleza prestacional. No, su función es garantizar el correcto funcionamiento del Estado de Derecho», destacó con rotundidad.

El presidente de la Sala Tercera del Supremo terminó recordando que el Poder Judicial estuvo a la altura de lo que se esperaba de él durante la pandemia.

«Debemos afirmar, y debemos hacerlo orgullosamente, que hemos sabido estar a la altura de las circunstancias, asumiendo en muchas ocasiones funciones que difícilmente se justificaban que nos correspondieran ejercer«, declaró.

Para terminar, enviando un mensaje de esperanza: «Estamos viviendo una seria crisis estructural en la justicia. Pero que nadie tenga una duda de que el sentido de la responsabilidad de los jueces y magistrados y su compromiso con el Estado social y democrático del derecho está por encima de cualquier coyuntura, por muy grave que sea. Seguiremos cumpliendo nuestra función, pase lo que pase».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *