Cáritas tiene un problema de comunicación

por | abril 4, 2022

Resulta que, desde hace años, conozco a personas que dedican muchas horas a trabajar para Cáritas. Recuerdo, también, que en el programa El Día del Señor, emitieron un reportaje extraordinario sobre el trabajo que Cáritas estaba realizando en una parroquia de Extremadura.

Y di por sentado que esa era la idea que de Cáritas se hacían muchos españoles.

A la vez, periódicamente, con la fijeza de las aportaciones periódicas, aparecían unos portavoces de FOESSA, dependiente de Cáritas, que resultaban muy desmotivadores, como me hicieron saber varias amistades.

FOESSA, la palabra de la que muchos hablan, pero nadie define en la actualidad.

Entonces, me empecé a interesar por este asunto. Entré en Google y encontré que había tenido lugar el día 20 de Enero una Jornada de presentación del Informe FOESSA.

Para esta columna me he atenido a leer el Informe-Resumen de 632 palabras que facilitó Foessa.

Si queremos enterarnos bien de la historia de los Informes Foessa, hemos de ir a un artículo de Amando de Miguel de 2008. En ese artículo, él, que fue el creador de ese Informe define FOESSA así: “Fundación Fomento de Estudios Sociales y Sociología Aplicada”.

Tengo la costumbre de, ante cualquier estudio, ver si quien/es lo escriben saben definir, dividir/clasificar, ofrecen modelos y demuestran. En la Introducción, Guillermo Fernández Maíllo, coordinador del VIII Informe Foessa, no define en momento alguno qué significa FOESSA.

Supongo que las 632 palabras están para invitar a que el lector vaya a los 227 minutos que duran los videos en su conjunto. Pues bien, no me he visto animado a conocer lo que diversos autores decían en esos videos. La prosa que forman esas palabras estaba anticuada hace más de medio siglo.

¿Por qué hago esa afirmación? Porque Eric Berne murió en 1970 y ya se reía ese mismo año de una prosa como la que utilizan los autores de Foessa.

La prosa de los autores de FOESSA

Luis Ayala ha confirmado la necesidad de repensar para reimpulsar nuestro sistema de bienestar. Y que, si no resolvemos las carencias estructurales, no vamos a lograr resultados distintos en el futuro o en sucesivas crisis venideras”.

“Por su parte Gregorio Rodríguez reconoce también que, sobre la eficacia real de las políticas aplicadas, de momento solo tenemos pistas de análisis, pero que necesitamos de más tiempo para poder analizarlas con detalle”.

“Miguel Laparra ha mencionado la falta de información sobre evolución de la exclusión en nuestro país, en especial ante la enorme diversidad de perfiles afectadas por procesos y situaciones de exclusión social”.

“En el transcurso de la jornada, los participantes rellenaron un encuesta rápida señalando retos, cuyo resultados preliminares fueron también devueltos al auditorio, por parte de Pilar Pallero, aún pendientes de una mayor trabajo de sistematización”.

Conclusión: Lo que los principales autores del Informe están pidiendo es tiempo y que falta mucho trabajo de investigación por hacer.

FOESSA y el “Subjuntivo de Berkeley”

Eric Berne, el fundador del Análisis Transaccional, examinaba una y otra vez el lenguaje que utilizaban en su tiempo.

Después, lo trataba humorísticamente.

Creo que Berne hubiera incluido la prosa de los autores de FOESSA dentro del Subjuntivo de Berkeley, que se cultiva, sobre todo, en los campus universitarios. La expresión clásica es: «Debería hacerlo, y lo haría si pudiera, pero…». No se separan de los subjuntivos ni de los condicionales.

Hay variantes como ésta: «Si al menos ellos lo hicieran, yo podría, y creo que probablemente debería, pero…», o ésta: «Yo debería, y probablemente podría, pero entonces ellos harían…». Esta actitud de subjuntivo se formaliza en los títulos de libros, tesis, trabajos y deberes estudiantiles. Ejemplos corrientes son: «Algunos factores implicados en…» (= si al menos), o «Hacia una teoría de…» (= lo haría si pudiera, y sé que debería).

En el caso extremo, el título dice: «Algunas observaciones introductorias referentes a factores implicados en la recolección de datos de cara a una teoría de…» (título verdaderamente modesto, pues es evidente que pasarán unos doscientos años antes de que la teoría propiamente dicha esté lista para publicarse). «Es obvio que la madre de este hombre le dijo que no asomara la cabeza”.

“Su siguiente trabajo probablemente será: «Algunas observaciones intermedias referentes…, etc.», y luego «Algunas observaciones finales referentes…, etc.». Habiendo acabado ya con las Observaciones, probablemente los títulos de sus obras sucesivas serán cada vez más cortos.

«Cuando tenga cuarenta años habrá acabado con los prolegómenos y aparecerá su obra número seis, «Hacia una teoría de…» pero casi nunca viene la teoría propiamente dicha. Si viene, y la séptima obra es la teoría misma», luego vendrá una octava obra titulada: «Lo siento. Volvamos al viejo ordenador” Siempre está en camino, pero nunca llega a la siguiente estación”.

Pienso que es lo que les ocurre a los subjuntivistas de FOESSA.

Hace falta que alguien analice a fondo el FOESSA

Creo que el Informe FOESSA debería ser sometido a una lectura-estudio de otros expertos en Estadística. Estoy pensando en Alejandro Macarrón, director de la Fundación Renacimiento Demográfico.

Hace unos días, él difundió el siguiente cuadro:

La pregunta que cabe hacerse es la siguiente: Si los de FOESSA presentan un futuro de pobreza cada vez más negro, ¿cómo se explica que España sea un atractor tan grande?

A ver si va a ocurrir que la percepción de que España es cada vez más pobre no es compartida por quienes nos ven desde fuera. A ver si va a ocurrir como en la presentacion del informe FOESSA, a la que no acudió apenas gente. Porque cuando se ve un salón vacío las palabras sobran.

Y que no vengan aplicando el Lecho de Procusto.

Eric Berne ya advertía sobre este bandido mítico del Ática, que secuestraba a personas y les obligaba a tumbarse en una cama que él les tenía preparada: “El científico tiene una teoría, y entonces estira, recorta o contrapesa los datos para que encajen en ella, a veces pasando por alto variables ocultas, a veces ignorando elementos que no encajan, o a veces incluso manipulando los datos con endebles excusas para que encajen mejor”.

Las afirmaciones emocionales

Hay otras serie de afirmaciones del Informe-Resumen que se ocupan de aspectos más ligados a la emoción:

Manuel Bretón, presidente de Cáritas y de FOESSA, tras agradecer el esfuerzo de todos cuantos colaboraron en la realización del informe y la jornada, nos invitó a la esperanza y a la acción en favor de aquellos que lo están pasando peor.

Igualmente Raúl Flores, director técnico de FOESSA, invitó a combinar el principio de realidad con el de esperanza para que el primero no nos desmovilice en el pesimismo.

“Clausuró la jornada Natalia Peiró, secretaria general de Cáritas y directora de FOESSA, que lanzó algunos retos al conjunto social, a las entidades del tercer sector y a las administraciones públicas, para que cada quien desde su responsabilidad arrime el hombro en la apuesta por una sociedad sin exclusión social”.

Es muy importante escribir historias, relatos sobre quienes dedican a Cáritas muchas horas de su tiempo

Y yo pregunto: ¿Han visto ustedes una prosa tan cursi, tan vaga, que no agradece el trabajo de miles de voluntarios/as que trabajan desinteresadamente para Cáritas?

Desde luego, hay que escribir muchas historias sobre estas personas sin las que Cáritas sería vacía, como FOESSA para quienes ni siquiera la definen.

Y para no ser un subjuntivista, propongo escribir una historia sobre una persona muy concreta: Isidro Marcos Sevillano, que lleva cuarenta años trabajando para Cáritas en la Parroquia San Pedro Apóstol, de Carabanchel Alto.

Ya no están el obispo jubilado don Francisco Algora ni el sacerdote Juanjo Beltrán, los dos muy amigos de Isidro. Al primero se lo llevó el Covid y al segundo, un infarto.

Y como ellos ya no pueden presentar una charla en profundidad con Isidro, entonces le pido a Carlos Berbell, director de Confilegal, que le entreviste él. Ya sé que las entrevistas le llevan muchísimo tiempo al director.

Lo que sí le garantizo es que se va a encontrar con una persona real. En los tiempos que corren, eso es decir mucho. Se va a evitar las apariencias falaces que recubren a muchos personajes.

Isidro me ha asegurado que ahora dedica más horas a Cáritas que cuando trabajó, durante muchos años, en el Banco. Incluso, más que cuando dirigía una sucursal.

Y después de Isidro, contar la vida de muchas más personas.

Sobre los portavoces de Foessa

Por mi parte, agradeceré muy mucho a cualquier persona que envíe al director todos los cortes de telediarios en los que hayan aparecido portavoces de FOESSA. Quiero hacer un estudio comunicativo de sus expresiones y palabras.

Ya he publicado varios estudios sobre personajes públicos. Por ejemplo, sobre Albert Rivera y sobre Julio Rodríguez, el general de Podemos.

Cuando Albert Rivera parecía que iba directo hacia la Presidencia del Gobierno, el estudio de su actuación en un debate, que ilustré con fotografías, indicaba su hundimiento en los momentos decisivos.

En cuanto a Julio Rodríguez, un video y la lectura de su biografía Mi patria es la gente, mostraba a una persona que tanto en su conducta no verbal como en sus escritos, ocultaba  aspectos fundamentales de su vida, como su primera mujer, madre de varios de sus hijos, o sus dos derrotas electorales en Zaragoza y Almería.

Antes, el portavoz de Foessa era un personaje rubio con cierto acento extranjero. Si la memoria no les falla a una amiga y un amigo. Después, han aparecido hace menos de un mes, tres personajes más tristes todavía que el anterior.

Sí, Cáritas tiene un problema de comunicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *