Álvaro García Ortiz reclama mayor autonomía para la Fiscalía

johnk

El nuevo fiscal general del Estado, Álvaro García Ortiz, reclamó ayer en su toma de posesión mayor autonomía para la Fiscalía. Una reivindicación histórica de sus antecesores en el cargo que, sin embargo, no ha sido atendida y que pasa principalmente por presupuesto propio y no depender del Ministerio de Justicia.

En definitiva, cortar el «cordón umbilical» de la Fiscalía con el Ministerio y blindar a la institución de injerencias políticas para hacer realidad el funcionamiento «mediante órganos propios» que proclama el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal (EOMF), porque, como han venido exponiendo los diferentes fiscales generales, la vinculación orgánica del Ministerio Fiscal con el Poder Ejecutivo continúa siendo un lastre para la imparcialidad plena.

García Ortiz también ha reivindicado el protagonismo de los fiscales en la reforma estructural del sistema de justicia penal, “una cuestión de Estado”, y ha dicho que «asumir cuotas de autonomía supone la exigencia de más responsabilidad e instrumentos de contrapeso, pues en democracia, en un Estado de Derecho, ningún estamento o institución puede pretender ejercer sus funciones de manera absoluta”.

Además, ha destacado que la Carrera Fiscal debe encontrar «mecanismos internos de promoción y motivación para superar bloqueos estructurales que supongan un freno al desarrollo de las legítimas aspiraciones de las nuevas y no tan nuevas promociones de fiscales».

Así lo señaló en su discurso en la Fiscalía General del Estado (FGE) tras tomar posesión del cargo, en el que explicó las prioridades que se ha fijado, que son «el desarrollo del proyecto comenzado hace dos años y medio», y anunció varias iniciativas. Un acto al que asistieron las máximas autoridades del ámbito judicial, ministras del Gobierno y numerosos miembros de la Carrera Fiscal.

DIGNIDAD EN EL TRATAMIENTO A LAS VÍCTIMAS

García Ortiz ha situado como prioridad de la Fiscalía la lucha por el respeto a la dignidad del ser humano, cualquiera que sea su situación y condición, y la tutela eficaz de los derechos fundamentales de los ciudadanos, especialmente de quienes están en situación de mayor vulnerabilidad.

«Nos verán en el combate contra la violencia de género, contra la trata de seres humanos en todas sus modalidades. En la protección de los derechos de los migrantes y en la contundente persecución penal de las redes criminales. Dignidad en el tratamiento a las víctimas, con el recorrido más amplio posible, porque el proceso -en especial el proceso penal- es un instrumento para la acción de la justicia, nunca un fin en sí mismo ni carente de humanidad», explicó.

En este sentido, el nuevo fiscal general prepara una circular en la que abogará porque se considere como prueba preconstituida la declaración que haya realizado la víctima de agresión sexual durante la instrucción, lo que posibilitaría que no tengan que testificar dos veces.

En su intervención, el fiscal general ha anunciado la creación de una unidad especializada de la Fiscalía General contra los delitos de odio y discriminación, en virtud de la Ley 15/2022, de 12 de julio, integral para la igualdad de trato y la no discriminación, que «constituirá una de las unidades más vanguardistas de la Fiscalía española», y un nuevo fiscal de Sala en materia de derechos humanos y memoria democrática, tal como se recoge en el proyecto de Ley de Memoria Democrática.

También implantará la figura del promotor de la acción disciplinaria, como tiene la Carrera Judicial, que «dará plenas garantías a los fiscales en la tramitación de los expedientes sancionadores». Y aboga por la regulación de la unidad de protección de datos, «todavía una asignatura pendiente de desarrollo orgánico y legal».

Asimismo, dijo que «habría mucho que hablar sobre el impulso a los métodos alternativos de resolución de conflictos, la mediación, la justicia restaurativa, la intervención en los procesos colectivos, la defensa de los consumidores o la responsabilidad ambiental». «

García Ortiz dedicó en su discurso unas palabras de especial reconocimiento al empuje y al trabajo que 2.613 fiscales desarrollan al servicio de la ciudadanía, “muchas veces supliendo con su voluntad, entrega y capacidad las limitaciones de medios de los que estructuralmente adolece la justicia y la Fiscalía en este país”.

En el acto recordó, «pues parece que algunos discuten su legitimidad y la discrecionalidad de su elección», que es al Gobierno, al Poder Ejecutivo, a quien constitucionalmente corresponde proponer al candidato o candidata a fiscal general del Estado para su posterior nombramiento por el Rey».

Y destacó que ante los mandatos constitucionales para la configuración de nuestras instituciones no hay alternativa, tanto cuando se trate de nombramientos discrecionales, como de otros sometidos a otros sistemas de designación, y dijo que el cumplimiento de ese mandato es imperativo e indispensable para el funcionamiento y la credibilidad de nuestras instituciones, para el fortalecimiento de la democracia. «Quienes creemos en el Estado de Derecho sabemos que no se elige el cómo o el cuándo y que el cumplimiento de la norma no se condiciona», ha señalado el fiscal general.

También tuvo unas palabras de agradecimiento y reconocimiento a su predecesora en el cargo, Dolores Delgado, quien dimitió por motivos de salud y actuó como madrina en su toma de posesión junto a la teniente fiscal del Tribunal Supremo, María de los Ángeles Sánchez Conde.

Comenzó su discurso con palabras de agradecimiento hacia ella por su trabajo al frente de la Fiscalía General del Estado y aseguró que va a continuar desarrollando el proyecto puesto en marcha hace dos años y medio. También agradeció al Gobierno su confianza para el desempeño de tan alta responsabilidad.

«Gracias a todas las personas que compartimos el pensamiento de que estamos aquí para hacer, construir y mejorar», concluyó.

Por la tarde, el nuevo fiscal general entregó al Rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela la Memoria Anual de la Fiscalía correspondiente al ejercicio 2021. Una reunión en la que García Ortiz explicó al monarca los aspectos más relevantes de la misma.

El Rey y el fiscal general volverán a coincidir mañana en la apertura del Año Judicial que se celebra en el Tribunal Supremo. Un acto en el que García Ortiz dará a conocer los datos de la Memoria Anual, que recopila la actividad de las diferentes Fiscalías territoriales, así como las Fiscalías especiales y las Áreas especializadas, en la que se incluyen referencias sobre la evolución de la criminalidad, la prevención del delito y las propuestas de reformas legislativas para una mayor eficacia de la Justicia.

Deja un comentario