Alfonso López de la Osa: “Vamos a formar mentes libres, capaces de actuar ante cualquier reto que se les presente”

johnk

Cada año por estas fechas decenas de miles de egresados salen de las universidades españolas con sus títulos de Derecho bajo el brazo. Por delante, tienen el reto de convertirse en los mejores de su ámbito, y un amplio abanico de posibilidades para ejercer la disciplina: Desde la carrera judicial, pasando por la asesoría jurídica y, cómo no, el ejercicio de la abogacía.

Pero para llegar al final de ese camino primero tendrán que abrirse paso en un mercado laboral exigente y competitivo, que busca a juristas y profesionales que sean capaces de desenvolverse en un entorno cada vez más multidisciplinar, cambiante y aferrado al impulso de las nuevas tecnologías.

Una gran forma de prepararse para esas necesidades futuras es buscar un posgrado que ofrezca ese algo diferente, un plus extra a los posgrados convencionales, para desmarcarnos y para adquirir habilidades profesionales que nos permitan destacar en el sector de la excelencia y la diligencia profesional.

Es necesario, también, buscar una formación esté pensada por y para profesionales, ya que solo con los mejores profesores y expertos podremos alcanzar los mejores resultados en nuestro trabajo.

Para ampliar este tema, hablamos con Alfonso López de la Osa, decano de la Facultad de Derecho y de Relaciones Internacionales de la Universidad Nebrija, sobre sus nuevos másteres «premium» en Derecho y Recursos Humanos creados en colaboración con Sagardoy Business & Law School y la Universidad Nebrija.

¿Cree que las universidades responden a las nuevas demandas de las empresas? ¿Son realmente los puentes de empleabilidad más robustos?

Las universidades en nuestro país juegan un papel determinante a la hora de formar a los futuros profesionales, por supuesto en la transferencia de conocimientos, pero también en las capacidades profesionales.

A todo ello se suma el papel y el valor que aportan las prácticas en empresas, un modelo que no solo facilita la incorporación laboral del alumno, sino que genera un canal directo de comunicación con éstas, mientras adaptamos la formación a las verdaderas demandas y necesidades del mercado.

Por nuestra parte, es primordial conocer cuáles son las necesidades demandadas por el mercado, para capacitar y formar a los egresados aunando conocimientos y competencias, con el objetivo de que sean capaces de adaptarse a los cambios, ya que la sociedad, en general, está en un continuo proceso de transformación, social y tecnológico.

Con profesores de primer nivel, reflejo de la diversidad del mundo actual, profesionales destacados de diferentes ámbitos del mundo del derecho, y con la ayuda de programas formativos adaptados a dichas necesidades, lo conseguimos.

El objetivo, formar alumnos que deben estar preparados para resolver problemas, en ocasiones en tiempo real, con gran capacidad de decisión y de iniciativa. Todo ello, sin olvidar su capacidad de estar preparados para seguir aprendiendo y adquiriendo competencias a lo largo de toda su vida.

¿Qué está demandando el ámbito jurídico, un sector en permanente aprendizaje, a los futuros profesionales?

El sector jurídico es uno de los sectores más transversales que existen y más conectado con la multidisciplinariedad.

Un graduado en Derecho puede desarrollar su labor profesional en cualquier ámbito, ya que el Derecho irradia prácticamente todas las áreas de conocimiento.

Cualquier esfera de la sociedad puede tener una transcendencia jurídica. La necesidad de transformar las organizaciones, incluso tecnológicamente, se ha convertido en una de las grandes prioridades para las grandes empresas y despachos, lo que supone un desafío para los responsables de los departamentos de Recursos Humanos.

Un abogado de éxito hoy es un profesional adaptable, polifacético, estudioso y multidisciplinar que puede ofrecer un servicio jurídico innovador e imaginativo, con criterio y calidad, en un mundo donde la transformación social y digital son las grandes protagonistas.

¿A quiénes se dirigen los másteres premium en Derecho y Recursos Humanos creados por Sagardoy Business & Law School y la Universidad Nebrija?

Están dirigidos a estudiantes que, habiendo obtenido el grado en Derecho dentro del sistema universitario español, deseen distinguirse con una cualificación puntera de posgrado relacionada con el Derecho Empresarial Internacional, el Derecho Laboral o los Recursos Humanos.

Se trata de formarse con los mejores para poder trabajar con los mejores. Además, y al mismo tiempo, se cursa la formación habilitante necesaria para poder presentarse y superar el Examen de Acceso a la Abogacía.

¿Qué tipo de profesional es el egresado de estos programas?

Estos programas dobles integran lo mejor de los dos mundos, el de la formación académica y el de la práctica profesional. Sus estudiantes, sin de dejar de aprender y de “saber derecho”, aprenden a moverse desde los comienzos de su carrera en ámbitos prácticos y en entornos profesionales de excelencia. No se trata de desarrollar meras estrategias de superación de exámenes de acceso, sino de formar mentes libres con altos conocimientos jurídicos, capaces de actuar ante cualquier reto profesional que se les presente.

¿Qué papel desempeña la tecnología en esta oferta formativa?

Para nuestros estudiantes, la tecnología es objeto de análisis constante y está presente no solo como contenido en diversas ramas del Derecho, sino que también se emplea como medio o instrumento en asignaturas cuya metodología de impartición lo permite, y utilizan las herramientas tecnológicas necesarias para permitir un manejo de datos y fuentes de información de alta especialización y precisión.

¿Cuál es la aproximación metodológica de estas titulaciones?

Las asignaturas de estos posgrados incorporan prácticas profesionales en los mejores despachos y organizaciones y Trabajos de Fin de Máster con tutorización personal. El papel del tutor o «coach» es fundamental en el desarrollo personal y profesional de los estudiantes.

Este canal de comunicación directo permite a los estudiantes detectar rápidamente las cuestiones legales en conflicto y resolverlas con conocimiento del Derecho y siempre con imaginación, tan necesaria igualmente en la práctica profesional.

¿Cómo definiría al claustro de profesores que compone este programa educativo premium?

El estudiante valora enormemente ser guiado por profesores que representen una buena combinación entre profesionales de muy alto nivel y miembros destacados del ámbito académico. Nuestros alumnos están expuestos a un abanico variado de formas de transferir conocimiento, que sin duda enriquece su preparación futura.

El espíritu crítico que desarrollan en un contexto de libertad es un fiel reflejo de la gran calidad del claustro de profesores que participa en estos másteres, del que nos sentimos especialmente orgullosos.

¿Qué recomendaciones prácticas y teóricas les puede dar a los estudiantes que están a punto de terminar su formación en Derecho?

En primer lugar, que consideren el estudio del Derecho una constante en su vida. Han llegado hasta ahí por su pasión por el Derecho, que nunca la pierdan. Que la alimenten con el saber, el intercambio de ideas y la imaginación. Igualmente, que sigan buscando aprender todo sobre las tecnologías punteras que vayan surgiendo.

Con toda seguridad en pocos años estaremos utilizando otro tipo de herramientas digitales y plataformas, es fundamental adaptarse. Por otro lado, es importante que cuiden las relaciones profesionales, socializando entre colegas: el networking, sin olvidar una cuestión esencial hoy en día, como es la ética profesional o profesionalismo que debe abarcar absolutamente toda esfera de su actividad laboral, en su trato con los colegas y con los clientes.

Una buena praxis deontológica es crucial para forjarse una buena reputación que perdure en el tiempo. También, les invitaría a hacer un ejercicio de prospectiva sobre su carrera profesional, proyectándose sobre cómo se ven en diez años.

Así, podrían marcar tres hitos: dónde están ahora, dónde querrían estar a medio plazo y cuál sería el objetivo final y que lo hagan con una mente abierta. Y por supuesto, una vez que sepan lo que quieren, luchen por conseguirlo y, sobre todo, que no se olviden de disfrutarlo.

Deja un comentario